ÁNGEL MATÍAS, UN PROYECTO EN CIERNES EN CAPITANES DE ARECIBO

Las oportunidades llegan cuando uno menos espera. Quién sabe sí ese el caso de Ángel Matías De León con los Capitanes de Arecibo…

Ángel Matías

Las oportunidades llegan cuando uno menos espera. Quién sabe sí ese el caso de Ángel Matías De León con los Capitanes de Arecibo…

El alero de 6’4” y 24 años no imaginó que el domingo fuera la noche de su destape en el BSN; una prueba inequívoca que posee las destrezas y el ADN de un competidor de fogosidad y empuje, tal como su padre de idéntico nombre y apodado ‘El Monstruo”.

Contrario a su progenitor, la versión del Matías de hoy es una mejorada, con mayor refinamiento en el ataque, pero con los genes de un guerrero en ciernes.

La actuación frente a Humacao: 21 puntos en 24 minutos, el careo defensivo que trajo al rectángulo y su innato olfato para el ataque bajo el canasto e ir tras el rebote, evoca a Ferdinand Morales o Ángel (Búster) Figueroa; dos jugadores de empeño y garra en la historia de los Capitanes.

La marca que dejó ante los Caciques es un reclamo silente por más tiempo de juego en un equipo repleto de canasteros estelares y expectativa de revalidar. Y para un joven con habilidad se hace más arduo el camino en una franquicia como la de Arecibo donde hay roles definidos y la prioridad es el bienestar colectivo; ganar el campeonato.

Sin embargo, en su caso, es cuestión de aprovechar los minutos, contribuir, hacerse notar y sobre todo ser paciente. La energía que despliega está anotada en la bitácora del cuerpo técnico; por si acaso…

“Yo estoy muy orgulloso de cómo Matías se prepara y juega con tanta intensidad. Sí la gente pudiera venir a verlo se darían cuenta. Es incansable, trabaja fuerte y quiere mejorar cada día. Es de esos atletas que uno sabe está a punto de explotar y convertirse en un gran jugador en la liga”, dijo el entrenador jefe Pachy Cruz.

“Lo más importante es que le gusta escuchar, tiene el deseo de entrenar y siempre está listo cuando entra a cancha. Nada, yo espero que siga trabajando y mejorando cada día y pueda ayudarnos a la meta que tiene el equipo”.

El egresado de Georgia Southern University está consciente de su función en la escuadra arecibeña. Su motivación está en aprender y ayudar a conquistar el título.

“Trato de hacer lo que tenga que hacer para ayudar a mis compañeros para que se animen y podamos obtener victorias. Eso es mi motivo cuando me pongo este uniforme”, dijo Matías. “Cada vez que entro a la cancha le quiero dar energía al juego y que mis compañeros se contagien, que es casi siempre lo que pasa”.

Al preguntarle sí los 21 puntos contra Humacao demuestra su arsenal ofensivo, asintió sin reparos.

“Creo que tengo el potencial para hacer ese tipo de juego. Pero no se trata de mí sino del equipo, lo que cada uno pueda aportar para ganar. Esta es una liga bien competitiva y fuerte, con jugadores de mucha habilidad. Yo estoy cayendo en tiempo y siempre listo para cuando el Coach me llame”, comentó.

“Arecibo es la mejor franquicia del BSN y tiene sus exigencias y eso te hace mejor jugador. Lo importante es enfocarte cuando entras a cancha y aportar tu granito por el bien del equipo”.

Gustavo Cañas, quien fue su mentor en Arecibo Basket cuando Matías jugó Primera Categoría en 2014, lo refirió como “el proyecto de los Capitanes”.

“Ángel tiene talento de sobra y está reclamando su espacio en la rotación del equipo. Es un muchacho que le gusta entrenar porque quiere mejorar su juego cada día”, expresó el adiestrador de FIBA y asistente de los Capitanes.

“Él está en una transición de ser un poste a un jugador perimetral, lo que toma tiempo. Pero se nota su progreso”, añadió.

“Yo le digo Baby Búster, porque aunque es un poco más pequeño que Búster, tiene al igual mucha fortaleza bajo las tablas, con la diferencia que Matías puede poner la bola en el piso y tomar tiros brincados de frente, como hacía Ferdinand”.

“Para mí es un proyecto especial con el que se ha trabajado desde hace tres años y ya estamos viendo el fruto de su gran talento”, sentenció Cañas.

En su segunda campaña del BSN, Matías no cualifica para Novato del Año 2017, pues superó los 40 minutos de elegibilidad en el torneo pasado. Participó en 17 partidos y anotó 52 puntos. Llegó a los Capitanes mediante canje con Humacao por Onzie Branch.

Finalmente elogió a su padre (Monstruo Matías) y le agradeció todo el tiempo que le ha dedicado como hijo y atleta.

“Ese es mi héroe. Papi es mi orgullo, el que me llevado hasta aquí en las buenas y en las malas. Gracias a él soy quien soy. Tremendo padre, pero mejor que eso: mi amigo”.

Palabras que reflejan quien es Ángel Matías De León, cuya historia en el BSN apenas comenzó a escribirse…

Fuente:
Pachy Rodríguez/Prensa Capitanes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.