JULÍAN MOZO Y LAS LEYENDAS DE LA LIGA NACIONAL: DEL 100 AL 91

Julián Mozo, columnista de la Liga Nacional, se animó a armar el Top 100 de jugadores nacionales en la historia de la La Liga. En esta nota te desgrana los criterios que tuvo en cuenta para armar un ranking que contó con una profunda investigación, más allá de las apreciaciones personales del autor. Cada día se conocerán diez elegidos (con su fundamentación) hasta llegar al N° 1. Un trabajo que permite recordar, homenajear, analizar y debatir.

Julián Mozo, columnista de la Liga Nacional, se animó a armar el Top 100 de jugadores nacionales en la historia de la La Liga. En esta nota te desgrana los criterios que tuvo en cuenta para armar un ranking que contó con una profunda investigación, más allá de las apreciaciones personales del autor. Cada día se conocerán diez elegidos (con su fundamentación) hasta llegar al N° 1. Un trabajo que permite recordar, homenajear, analizar y debatir.

La idea siempre había estado en la cabeza al ver los rankings, actuales e históricos, que hacen los portales que cubren la NBA. ¿Por qué no hacerlo con la Liga?, era la pregunta recurrente. Quizá faltaba el empujón final, el que terminó dando el sitio Mundo D cuando decidió armar un listado con los 100 mejores jugadores de la historia La Liga, gracias a un esforzado trabajo de los periodistas Marcelo Chaijale, Jorge Arrieta y Sebastián Roggero. La motivación de esa publicación aceleró el proceso de armar una lista propia, aunque con la diferencia de que sea sólo de nacionales (sin extranjeros, que sentía no podían ser comparados con los argentinos por distintos motivos). Fueron 45 días a full, de activar la memoria, de hacer una profunda investigación (en guías oficiales, libros y en toda la web) y de consultar a colegas con más años en la profesión (sobre todo para volver a “vivir” las tres primeras LNB). Recordar, buscar, analizar, debatir, comparar, pensar y volver a pensar. Así, día  a día, hasta lograr dar a luz este Top 100 que no hace más que reflejar lo grande que ha sido la Liga Nacional en estos primeros 34 años, desde aquella Liga de Transición en 1984.

La idea fue armar este ranking con criterios definidos para que cada uno de ustedes sepa claramente cuáles son los parámetros que se utilizaron porque esto no es un juego. Es más bien un trabajo exhaustivo que busca, dentro de la subjetividad de este autor (aclaración clave), ser lo más riguroso posible. Seguramente hay cuestiones personales, de gustos, pero siempre estuvo la búsqueda de minimizarlas… El objetivo no fue construir este listado de acuerdo a los jugadores que gustaron más, porque eso sería demasiado arbitrario y no aporta a la consideración general. Ni siquiera se armó pensando en quiénes jugaron mejor. O al menos no sólo en eso. No es un ranking de juego. El nivel mostrado fue muy importante, sin dudas, pero hay otras cuestiones que se tuvieron en cuenta. Quizá la fórmula que mejor refleja el combo usado fue la relación entre el tiempo que jugó, lo bien que lo hizo, cuán importante fue en sus equipos y el contexto de las ligas que disputó. Cuándo (y cuántos años) jugaron bien esos jugadores, en qué equipos (no es igual si se destacaron en campeones, candidatos o clubes más humildes, por ejemplo) y con qué roles (superestrellas, figuras u obreros). También sumó mucho para cada causa cuánto ganó ese jugador (hablamos títulos y sus distintos valores) y, en menor medida, premios y récords conseguidos a lo largo de su carrera en esta competencia.

Eso sí, ante la paridad de varios rubros, se privilegiaron argumentos de apreciación de este autor. Por caso, jugadores que fueron determinantes, aunque sea por pocos años,resultaron privilegiados. Así sucedió con los casos de Campazzo, Oberto, Deck y Racca, entre otros. Todos dominantes en poco tiempo. Aunque, claro, todo tiene un límite. Hay que ver hasta dónde cada uno sube (en el ránking) porque el problema es cuando empieza la comparación con aquellos que jugaron muy bien (sin ser decisivos) durante mucho más tiempo. Por ejemplo, el de Emanuel Ginóbili, que jugó sólo tres temporadas, es un caso testigo. Y polémico. En la primera fue revelación, en otra se destacó y en la última la rompió. Todo con 18/21 años. Manu, entonces, ¿es para la LNB más o menos que Sepo, su hermano, que jugó mucho más tiempo (y logró más cosas) pero nunca alcanzó el nivel de su hermanito? ¿Y que Matías Sandes, que fue un rol valioso en varios campeones pero nunca brilló en una temporada como MG en su tercera? Difícil, muy difícil. Y subjetivo, por supuesto.

Otro punto decisivo para aclarar es que el listado se armó por lo que cada uno hizo en la Liga Nacional, no en su carrera como basquetbolista. Por eso hay cracks mundiales, como Ginóbili, Nocioni o Pepe Sánchez, en lugares no tan destacados para lo que fueron sus trayectorias. Jugaron muy bien en la LNB, sí, pero pooc tiempo y no al nivel del resto de su carrera. O figuras de otra época, como Raffaelli o Cadillac, que jugaron bien en la Liga, pero lo mejor lo mostraron en los años previos a la creación de La Liga. Por último, hubo un mínimo de tiempo de permanencia para ser tenido en cuenta para este Top 100: el jugador debió haber disputado al menos 3 temporadas.

Cada puesto se analizó a fondo. Y se comparó con los ubicados antes y después. Habrá diferencias con varios de ustedes, porque existen cuestiones de apreciación (cuán bueno fue tal o cual, cuán importante resultó en tal equipo y cuán valorado resultó en un contexto puntual de la LNB) que son muy difícil de acordar, pero nada se hizo con liviandad. Y nada fue fácil. Ni siquiera elegir al 1° de la historia. Por ejemplo, en este caso, hubo tres nombres que en mi mente pelearon hasta el final. Cualquiera pudo llevarse el título de “mejor de la historia”, realmente.

No resultó sencillo, tampoco, comparar jugadores de distintas épocas. Por dos cosas además de la lógica dificultad: primero porque hubo que analizar en qué épocas la LNB fue más o menos poderosa. No fue lo mismo brillar entre 1995 y 1998, quizá la mejor etapa, que luego de la crisis económica del 2001, cuando había menos y peores extranjeros, por caso. Y segundo, porque uno tiende a creer lo pasado fue mejor y, en realidad, hay jugadores actuales que, cuando uno se detiene a analizar, no fueron menos que varios históricos. También, además de los complejos que uno puede tener, hubo que luchar contra la memoria. La propia. Fue habitual pensar en un jugador y rápidamente tener un concepto sobre él que tal vez se potenciaba o minimizaba a la hora de buscar otros argumentos, como números y títulos, o de recordar partidos, situaciones y momentos de esos jugadores.

Incluso se dio pelea contra los estereotipos y se evaluó el mayor o menor “marketing o prensa” –como se dice en la tribuna- que han arrastrado ciertos jugadores. Marcos Mata es un ejemplo. Alguien sin los números o el nombre de otros cracks, pero con el enorme respeto y valoración de compañeros y técnicos. Acá no cuenta cómo jugó en la Selección, sí que fue pieza decisiva del Peña tricampeón y del San Lorenzo bicampeón. Hablamos de nada menos que el sexto jugador más ganador de la historia. ¿Cómo no va a estar bien arriba en la consideración? El caso de Martín Leiva es otro. Jugador nada vistoso, pero determinante en seis campeones de la LNB. Quizás mucho de ustedes crean que el Loco Montenegro fue mejor jugador. Y posiblemente lo fue. ¿Pero quién hizo más en la LNB? Todo un debate. El juego y la calidad, como verán, no es lo único que se consideró y por eso será normal que vean jugadores por encima de otros que tal vez, en calidad, eran mejores o más vistosos… En este apartado, entonces, hubo además que pelear con los gustos propios. Tal vez a este autor algunos no le gustaban tanto cómo jugaban, pero ¿cómo no valorarlos o incluso poder ponerlos por encima de otros que gustaban más, si realmente hicieron cosas más trascendentes y valiosas?

Así, con estos parámetros, se armó el Top 100, sin pretensiones de dar verdaderas reveladas ni sentencias absolutas. Sólo con la idea de recordar, homenajear, opinar, analizar y debatir entre todos los amantes de nuestra amada Liga Nacional.

TOP 100: Puesto 100° al 91°

100-Marcelo Duffy: Ala pivote bajo, fuerte, de carácter, muy buen defensor y con buenos aportes ofensivos. Arrancó muy bien en River, del 85 al 87, sus mejores producciones las tuvo en Gimnasia de Pergamino (promedió 22.6 pts y 8.4 rebotes en el 88) y las últimas cuatro campañas fueron en Olimpia de Venado, la 91/92 resultó la última con protagonismo.

99-Nicolás De los Santos: Suma 13 temporadas en la LNB (10 en Comodoro, en tres etapas: 04/07, 08/10 y 13/17) y, por su madurez, desde hace cuatro años en uno de los mejores bases de la competencia. Con Gimnasia fue clave en la conquista del subcampeonato de Liga en el 2015 y del Súper 4 en el 2014. Integraba el equipo pero jugaba muy poco en el título de Comodoro en el 2006.

98-Sebastián Acosta: Controvertido jugador el Negro. Jugó 13 temporadas en las que mostró las dos caras, problemas fuera de la cancha y de indisciplina, pero adentro exhibió personalidad, talento físico y capacidad anotadora. En sus últimas ocho campañas estuvo por encima de los 10 pts de promedio, tocando techo en la 2004/2005 con 18.2. Fue elegido el mejor escolta en la 2007/2008. Integró el Boca campeón de 1997 (no jugaba), la Sudamericana 2002 con Libertad y el Súper 8 del 2008 con Regatas.

97-Luis Cequeira: Base muy veloz, con tremenda potencia de piernas, que fue mejorando en la toma de decisiones, aunque le costó pulir el tiro (30% triples en su carrera). Junior, chaqueño surgido de Quilmes, tiene cuatro títulos, la LNB con Boca en el 2007 (fue Mejor Sexto Hombre), dos Copas Argentina con el Xeneize y el Súper 8 del 2008 con Regatas. A nivel internacional, dos Sudamericanos (Boca) y un Interligas (Obras). Su muy buen nivel en LNB lo llevó a la Selección. Sigue activo, en su 17a campaña.

96-Luis González: Pivote enorme (2m10) que amenazó con ser el interno que Argentina necesitaba en los 80 pero se quedó en promesas. Igual, en la LNB fue valioso, sobre todo en Ferro. En la temporada del campeonato en 1986 promedió 11 puntos y 4 rebotes. Luego pasó por San Andrés, Boca, Independiente (N) hasta que regresó a Caballito para cerrar su carrera en la LNB. Se retiró a los 36, acuciado por las lesiones.

95-Jonathan Treise: Base talentoso y de muy buena capacidad física y goleo. En Quimsa, entre 2007 y 2011, logró las mejores cosas. Llevó al equipo a un subcampeonato de LNB (2008) y a dos títulos, la Liga Sudamericana y la Copa Argentina (ambos en 2009). Luego tuvo idas y vueltas y hoy, a los 33 años, es el titular de un candidato. Está jugando la 14ta temporada. Tiene 10.2 puntos y 3 asistencias de media en su carrera. Ostenta hoy en el 10° puesto histórico en pases gol.

94-Juan Pablo Cantero: Está en 11ra temporada. Irrumpió como un talento en Sionista (12.3 puntos con 40% triples hasta llegar fugazmente a la Selección) y fue elegido el Mejor Base y Mayor Progreso en la 08/09 y Mejor Sexto Hombre en la 09/10. Luego, entre 2010 y 2014, tuvo muchos problemas con las lesiones y eso lo tira para atrás en la lista. En las últimas temporadas, cuando estuvo sano, demostró ser un muy buen anotador y un base que fue progresando en el juego y la toma de decisiones.

93-Fernando Martina: Aspero pivote de gran intensidad, buena defensa y que fue puliendo sus condiciones ofensivas hasta convertirse en un interno muy valioso en las últimas LNB. Lleva 13 temporadas hasta hoy, que sigue activo. El cordobés fue valioso en el primer título de San Lorenzo y en los subcampeonatos de Regatas (2014) y Lanús (2013).

92-Juan Pablo Figueroa: Base de la cantera de Atenas que demostró ser un gran defensor (controló a David Jackson en la final ganada ante Peñarol) y un muy buen conductor, con un respetable tiro de tres. Integrante del Griego dos veces campeón (2003 y 2009), fue elegido el Mejor Sexto Hombre en la 08/09. También ganó Top 4 (2003), una Sudamericana (2004) y una Copa Argentina (2008). Lleva 11 temporadas en la elite, muy buenas las primeras y hoy buscando recuperar el interesante nivel que tuvo.

91-Federico Aguerre: Alero enorme (2m04), de gran capacidad atlética que surgió como una gema en Boca y se fue a España en 1999 (21 años). Le sirvió para progresar y madurar. Cuando regresó ya era mejor y siguió creciendo hasta llegar a ser el mejor alero en la 2014/2015. Hoy es muy valioso por lo que aporta en cada rubro: tiene tiro, defiende bien y es temible de contra o cerca del aro. Todo lo hace en silencio, le dicen el Mudo. Brilló en el Súper 4 que ganó Comodoro y también fue finalista de la LNB. Era un pibe cuando fue campeón LNB (07) y de la Copa Argentina (06) con Boca.

Fuente:
La Liga Contenidos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.