SEBASTIÁN SABORIDO: “SE HAN PROBADO UN MONTÓN DE FORMAS Y LA LIGA SIEMPRE TERMINA SIENDO INTERESANTE Y COMPETITIVA”

Por Bruno Giardini (@Bgiardini95)

Conversamos con el entrenador de Libertad Súnchales previo al comienzo de la Liga Nacional. Los objetivos para este año en el club, las dificultades para armar el plantel y una imperdible anécdota de cómo conoció a Marcos Delía cuando tenía 13 años.

Reconocido en los campeonatos argentinos y en los torneos de ascenso, Sebastián Saborido disfruta de su segundo año en la máxima categoría del baloncesto argentino. El nacido en 25 de mayo, un pueblo a menos de tres horas de la Capital Federal, nos comenta las expectativas que tiene con Libertad, los problemas económicos que perjudican a los equipos y hace un repaso por su carrera. Lo más increíble que nos cuenta Sebastián es de la forma que conoció a un joven de 13 años que jugada al fútbol de seis en Huracán de Saladillo y que jamás había pensado en empezar al basquetbol. Ese chico hoy está en México y su nombre es Marcos Delía.

“Yo llegué en el año 2000 a Saladillo y estuve trabajando 10 años en el club Ciudad. Marcos tenía 13 años y nosotros en Saladillo teníamos muy pocos chicos en la categoría U13 y andábamos buscando chicos por la calle. Fue una casualidad que Marcos pasará por la puerta del club después de jugar con el primo a la pelota paleta. Los invité a jugar al básquet, inclusive a su primo y compañero del colegio llamado Agustín, él le insistió y Marcos se acercó al Club y a partir de ahí empezó desde los 13 hasta que a los 18 años se fue a Boca. Me siento muy orgulloso, no por los basquetbolístico propiamente dicho, sino por trasmitirle la pasión por el deporte. Muy contento por la carrera que ha hecho, me llena de orgullo, porque además es un gran chico, una excelente persona y siempre nos comunicamos, tiene una gran memoria de lo que vivimos.”

¿Le costaba los aspectos técnicos del baloncesto?

“Él jugaba de seis al futbol en el club Huracán de Saladillo. No era muy alto, recién a los 16 pega el estirón, aunque si era flaco y largo para la edad. Siempre fue muy coordinado pero como recién empezó a jugar a los trece, por lo que le costaba todo lo que era la motricidad del básquet, sin embargo la agarró muy rápido. Hay una anécdota muy divertida que en uno de los entrenamientos había un base zurdo que jugaba muy bien en el Club en su categoría y siempre que se la daba a Marcos cerca del aro, él la hacía pasar de largo y entonces se le reían. Un día me hizo enojar y le dije que no se le ría porque dentro de unos años va a estar jugando y lo vamos ver por la televisión y nosotros dos vamos a estar todavía aquí en el Club. Se llama Lautaro el base y siempre que nos vemos nos acordamos de esa anécdota cuando vemos a Marcos con la camiseta de la selección.”

¿Cómo se armó Libertad para esta temporada?

“No fue fácil este año rearmar el equipo. La temporada pasada Libertad había superado las expectativas previas, sin embargo esa buena campaña no nos permitió mantener una buena base de jugadores. Muchos tuvieron ofertas superadoras y el momento de Libertad, económicamente hablando, no posibilitó igualarlas. Nos vimos obligados a armar el plantel desde cero. Estamos muy contentos por la actualidad de los que fueron nuestros jugadores, como Martín Cuello en Instituto, Nicolás Copello en Quimsa, Figueredo en Brasil y Ariel Zago con una gran oferta en San Isidro. Necesitamos  empezar de nuevo y buscar jugadores en la segunda categoría o cambiar la estructura del equipo para la realidad económica de Libertad.”

¿La situación económica es clave en el éxodo a ligas vecinas de los jugadores nacionales?

“Este año se marcó mucho más. Se abrió un mercado importante en Brasil y Chile, sabiendo que la situación económica del país indudablemente juega. Hay jugadores que fueron determinantes en la Liga y que han emigrado, teniendo en cuenta también la posibilidad que tienen de probarse en otras competencias y que les brinda un crecimiento como profesionales.”

¿Es necesario que la Liga Nacional tenga un tope salarial como la NBA?

“Es muy difícil. En la historia de la liga se han probado todos los métodos viables para intentar igualar la competencia. Hay equipos que tienen un potencial económico y contra eso indudablemente uno no puede competir y se tiene que adaptar a la realidad. Creo que la historia de la liga siempre estuvo marcada por los poderosos y los que no. Más allá de esto, siempre ha habido competencia y ha sido atractiva. Lo que sí, esta situación económica, sobre todo hoy en día, obliga a los dirigentes a trabajar más, principalmente en la logística que es muy costosa, más que a diseñar un equipo.”

¿Qué opinión te merece este formato de torneo?

“Como entrenador no me gusta que haya más partidos que entrenamientos. Prefiero preparar bien el equipo, trabajar y tener la semana de trabajo. No lo veo tan malo al hecho de tener tantos partidos y constantes, porque si pierdes un partido tienes revancha rápido, sabiendo que vuelves al poco tiempo a jugar. Se han probado un montón de formas y la liga siempre termina teniendo eso que la hace interesante y competitiva. El formato perjudica más que nada a la cantidad de público en la cancha, sobre todo cuando se juega entre semana. No como antes que la gente iba como rutina antes los viernes y domingos, cuando los amantes del básquet sabíamos que ese era el día de ir a ver los partidos.”

¿Esto los exige a ir mejorando y trabajando sobre la marcha?

“A los jugadores les gusta jugar, estamos acostumbrados jugadores y entrenadores a ir mejorando sobre la marcha. Hoy pasó a ser importante el trabajo del preparador físico y del kinesiólogo, sumado al cuidado físico y la alimentación, para poder estar a la altura de la exigencia de la competencia. En nuestro caso, un extranjero llegó ayer a la mañana y el otro tuvo un solo entrenamiento. Nuestra preparación tuvo muchos problemas, ni que hablar con la última corrida del dólar, lo que complicó mucho la llegada de los extranjeros. Vamos a tener que ir haciendo cosas al andar indudablemente.”

Mejor progreso en la temporada 2018-2019, Agustín Caffaro sorprendió a propios y extraños en la Liga Nacional. Tal fue su desarrollo que le permitió viajar a China para formar parte de la Selección subcampeona del mundo. Saborido fue su entrenador durante su última temporada, sin embargo, ya lo conocía anteriormente por su pasado en las selecciones provinciales.

“Lo conozco a Agustín desde hace varios años de seguirlo en los provinciales de Santa Fe, dirigí seis años la selección de la Asociación santafecina y cuatro de la selección mayor de Santa Fe en los campeonatos argentinos. Este último año él pudo ir al campeonato argentino y después ficharlo en Libertad. Fue una grata sorpresa para todos. La evolución que tuvo dentro de la cancha en la última temporada, lo eligieron jugador de mayor progreso en la Liga y la oportunidad de ir a China. Estoy seguro que este año quedará marcado en la cabeza de Agustín por toda su vida.”

Argentina tiene la Escuela Nacional de Entrenadores de Basquetbol (ENEBA), la cual permite el desarrollo de los entrenadores formativos. El entrenador de Libertad fue director en Salta durante un año y medio y asegura la importancia que tiene para el futuro de este deporte

“Soy anterior a ENEBA. Tengo 50 años y soy del Instituto Nacional del Deporte. Considero que la creación del ENEBA fue muy importante en el desarrollo de los entrenadores, tuve la posibilidad de disertar para Eneba y ser director cuando estuve en Salta un año y medio. Es fundamental para el crecimiento y desarrollo de entrenadores en el país.”

Pocos conocían a Saborido antes de su llegada a Libertad. Después de haber viajado por todo el centro y norte del país, el entrenador desembarcó en Libertad. Aquí nos hace un recorrido de su carrera que comenzó en su pueblo, 25 de mayo.

“Yo empecé en el club 25 de mayo, que es mi pueblo, en el club Sportivo, con mi primera escuelita de básquet. Luego estuve 10 años en Saladillo y un paso por Ciclista de Junín en las formativas y siendo segundo asistente de Santangelo en Ciclista. Después estuve en Alma Júniors en Esperanza Santa Fe. En esa ciudad estuve cinco años y de ahí a Salta Basket con el proyecto liderado por Ricardo De Cecco en aquel momento y estuvimos dos años en el TNA y recaigo en Libertad en la segunda categoría donde tengo la posibilidad de ascender y ganar el top 4 e ir a la sudamericana. Ahora con este privilegio de estar por segunda temporada en la Liga Nacional con Libertad.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .