🇯🇵🇦🇷 JULIO LAMAS: “JAPÓN ME OFRECIÓ EXTENDER EL CONTRATO PARA DIRIGIR EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS PERO NO ESTÁ HECHO”

El prestigioso entrenador, cinco veces campeón de la Liga Nacional, ex técnico de la selección argentina y actual del combinado de Japón, pasó por un nuevo Instagram Live en diálogo con Matías Traversa.

Julio Lamas fue el nuevo invitado al Instagram Live de la cuenta oficial de la Liga Nacional. El prestigioso entrenador, uno de los más grandes dentro de la historia del básquet argentino, hizo un repaso por su actualidad pero también con hincapié en toda su extensa trayectoria, multicampeón en nuestra Liga y recordando además su paso por la selección argentina como así también el presente con el combinado nacional de Japón.

En este último punto, Lamas aceptó la propuesta de ser el entrenador de la selección japonesa en un proyecto rumbo a los próximos Juegos Olímpicos. Ante toda esta situación de aislamiento, el técnico explicó primeramente un poco cómo es su situación contractual actual con respecto al seleccionado asiático.

“Mi contrato con Japón termina en septiembre, cuando se suspendieron los Juegos Olímpicos me ofrecieron extender hasta septiembre del 2021 para dirigir en los Juegos. No está hecho, pero me lo han ofrecido. Tengo que regresar a Japón y hablarlo personalmente, lo estoy viendo con la JBA para ver cómo se mantiene el vínculo en estos momentos. Estamos viendo de hacer cosas tácticas incluso por esta plataforma”.

Sin dudas que la vida de Julio ha dado un giro desde que tomó el desafío de dirigir a Japón, con cambios radicales a nivel sociedad y cultura, donde más allá de que el deporte es el mismo, por su parte los desafíos y necesidades fueron diferentes, lo que fue conformando un combo de situaciones con las que el entrenador tuvo que trabajar.

“Cambié muchas cosas personales y además las herramientas profesionales. Las necesidades y la cultura entre Argentina y Japón son totalmente distintas, por lo cual tuve que hacer un aprendizaje y una adaptación”.

“Cuando me ofrecieron ir a Japón tuve dudas al principio, estaba en San Lorenzo y había desafíos por delante. Tuve que buscar la respuesta en sensaciones que me dieron. Un proyecto serio, con bases sólidas, pero había mucho por hacer, e incluso todavía hoy hay mucho por hacer. Era un desafío grande, y lo tomé. En el primer año a veces al final del día estaba frustrado, el segundo fui mejorando y en el tercero vi producto de varias cosas. Hoy soy mejor entrenador del que era cuando acepté. La experiencia fue sumamente enriquecedora”.

“Conocí un país del primer mundo, fuerte económicamente. Un país muy respetuoso, muy respetuoso con los viejos. Aprendí hasta a callarme la boca cuando tenía que hacerlo (risas). La verdad es que fue una experiencia muy grande para mí. Todavía no he tomado una decisión de extender el vínculo o no, no nos hemos sentado a conversar”.

Refiriéndose a su paso posterior a la vida como entrenador, proyectando un poco a futuro para cuando decida dejar su rol como entrenador, Lamas explicó que le gustaría seguir vinculado a este deporte que ha sido casi toda su vida y a su vez confesó algunas interesantes inclinaciones sobre qué ramas le gustaría posiblemente explorar.

“La gestión deportiva me atrae mucho, o sino trabajar en los medios de comunicación del deporte. Son cosas que me interesan, objetivos que voy teniendo pensando en lo que vaya a hacer cuando deje de ser entrenador y piense en dirigir desde otro lado”.

En una retrospectiva hacia sus inicios en esta carrera de entrenador, Lamas recordó la importancia que tuvo la final perdida contra Atenas estando al mando de Sport Club de Cañada de Gómez hace 30 años, y en lo que fue la definición de la Liga de 1990.

“Tenía 25 años, era muy joven, así que esa final me consumió muy rápido. Nos ganó Atenas, era muy superior a nosotros. Milanesio era el mejor jugador del básquet argentino, Garrone lo preparó bien, pero para mí esa final fue un paso adelante. En esa temporada con Sport creo que di un paso adelante, con jugadores como Oroño o Maggi que me ayudaron muchísimo. Yo le debo muchísimo a ese año, me armó de experiencia para lo que después sería todo mi camino”.

Luego también recordó lo que fue su primer título de la Liga Nacional, con Boca en la 1996/97 y antes de su llegada al seleccionado argentino. Lo explica el propio entrenador cuando dice que haber ganado ese campeonato lo hizo graduarse como entrenador. Luego Lamas terminaría volviendo a ganar otro título de liga con Ben Hur en el 2005.

“Ese fue un punto de inflexión más. Ahí tenía 32 años y me iba a la selección, entonces salir campeón de la Liga me hizo sentir que me recibía como entrenador. Para mí era importante ir a la selección como el entrenador campeón de La Liga”, dijo.

“Ben Hur me hizo feliz como entrenador porque se pasaban la pelota como los dioses. En el básquet el pase es la muestra de si un equipo juega bien o no, y la verdad es que fui muy feliz en ese periodo con Ben Hur de Rafaela. La satisfacción que tuve con ese equipo fue la más alta que uno puede tener”.

“Acá en Ben Hur, lo primero es que los jugadores querían, querían pasarse la pelota, no se decía nada e iban cada vez más para arriba. Los jugadores hacían todo lo que yo les pedía, pero por eso te digo que los jugadores querían. Por eso el equipo es el que más efectividad tiene en la historia de la Liga con ese 86%. Lo que pasa es que ese equipo nuestro quería ganar todo… el hambre, la dedicación y el esfuerzo era todo lo que se podía tener”, agregó el surgido en San Andrés.

Siendo asistente de León Najnudel, el padre de la Liga Nacional, Julio tuvo una enseñanza única y absorbió enormes conocimientos en el periodo que compartieron juntos. Sobre esa imagen y ese tiempo junto a León, el entrenador de 55 años también hizo una referencia llena de cálidos elogios al respecto.

“Ser ayudante de León con 22 años me dejó cosas increíbles, fue algo que para mí, no solo del punto de vista romántico y de la admiración, fue un regalo que el destino me puso en el camino. Lo admiraba enormemente, tomé cosas del mejor entrenador del básquet argentino y desde ahí ya sabía que iba a ser entrenador para siempre. Seguía su huella, su carrera, su legado. Absorbía todo como una esponja todo el tiempo. Cuando llegué pasaba muchísimas horas con él”.

Consultado sobre la selección que disputó el Mundial 98, en un equipo que fue un proceso de recambio para lo que después terminaría siendo y convirtiéndose en la Generación Dorada, Lamas explicó.

“En mi opinión esa selección era el mejor equipo que se podía formar. El equipo era heterogéneo porque había un mix de jugadores en los que se había apoyado la selección en ese último tiempo, con Nicola, Sconochini que venían de los europeos, más Milanesio, Espil, De La Fuente, y como jóvenes Pepe, Manu y Fabri. Hizo un buen torneo, jugaba bien, era bueno técnica y tácticamente, la inteligencia adelante era buena y jugábamos igual que los equipos europeos. En la diferencia con el 2002 donde los jugadores estaban mucho mejor obviamente pierde, pero el del 98 era un buen equipo”.

También, dentro de estas generaciones que han ido pasando llegando a la actual selección subcampeona del mundo en China 2019, habló de la importancia y el mensaje que arroja este básquet argentino siempre prestigioso.

“De acá en adelante las presiones van a ser positivas, no van a estar esas comparaciones. El equipo en China jugó al mismo nivel que en el Mundial del 2002, salvo en la final. Antes de la Generación Dorada había cosas buenas, ellos lo llevaron a lo más alto de la historia, y que ahora, después de la Generación Dorada, esta selección volvió a hacer algo muy bueno, muy bueno”.

“Tiene que ver con el entrenador y el cuerpo técnico, que es top 3 en el mundo. Me parece que la rompieron y es lo mejor que puede pasar, porque acá uno no puede pedir al pichón de Oberto, o pensar que Campazzo es el pichón de Prigioni… entonces con estas situaciones, donde estas selecciones han quebrado todas las formas, hacen que sea algo muy positivo para el básquet argentino”.

Por último, Julio hizo una reflexión final sobre la Liga Nacional, sobre la importancia que tuvo desde sus inicios y la cual se mantiene y mantendrá por siempre. La federalización del deporte, la organización de los clubes y la importancia del cuidado de la misma, son las claves que Lamas puso para seguir por este mismo rumbo tan valioso.

“Yo soy un hijo de la Liga, la Liga nos permitió crecer al máximo de las posibilidades, y creo que fue el primer gran motor del crecimiento del básquet argentino. Después claro hay muchos más, pero la Liga está bien parida, la Liga ya era federal cuando ningún deporte lo era. La Liga siempre cuidó a los clubes”.

“Faltaba una competencia que ordene y organice a todos los clubes de barrio del país, y la Liga ha tenido la capacidad hasta de superar crisis que hemos tenido como país. La Liga siempre ha sabido sobreponerse y es lo principal, lo que todos tenemos que cuidar. El compromiso con la competencia, los clubes y los jugadores, hay que protegerlos. Si hacemos eso, vamos a estar por un buen camino”.

Texto y Foto: La Liga Contenidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .