🎙️🇻🇪 JAVINGER VARGAS: “LO QUE MÁS ME MOTIVA ES VER LA EUFORIA DE LA GENTE”

Por José Miguel González (@14coto)

El venezolano se quedó en Portugal por la pandemia, esperando definir su futuro. De todo habló con Cancha Latina: cuarentena lejos de su familia, una liga más larga para su país, sus inicios en el básquet y la incredulidad por ser campeón de América.

Javinger Vargas (2,02 metros; 30 años) atiende con calma el teléfono al otro lado del Océano. Está retomando la normalidad luego de meses confinado en Portugal por el coronavirus, la pandemia que detuvo el deporte en todo el mundo. El venezolano, sin embargo, no pierde la tranqulidad, pese a que no sabe si continuará en el Illiabum, pues el equipo que lo acogió en Europa se vio fuertemente afectado económicamente. En esta conversación con Cancha Latina, el campeón de América con Venezuela en 2015, no escapa de nada.

¿Cómo van los días de cuarentena? “Aquí, en casa, ya con las restricciones un poco más levantadas. Al principio fue fuerte. No podíamos salir, solo a hacer compras y fue un poquito rudo. Ya ha ido mejorando y es lo que importa”.

¿Te quedaste en Portugal? “Sí, la pandemia me tomó jugando en la liga de Portugal, así que aquí me quedé”.

¿Cómo ha sido este periodo lejos de la familia? “Bastante rudo, porque llevo prácticamente un año fuera de casa, sin poder estar con mis hijos, que están en Venezuela. Todos los días los veo por videollamada. Están pendientes de mi y yo de ellos. Es el apoyo constante que te da ver a tus seres queridos, al menos por videollamada, y saber que siempre están apoyando y deseando lo mejor”.

¿Te mantienes en contacto con el Illiabum? “En Portugal dieron por terminada la liga por la pandemia. Yo estoy entrenando con mi entrenador personal, que está en Venezuela, siguiendo las cosas que me ha puesto para no parar”.

 

¿Hay calma, ansiedad, incertidumbre… cómo tomas este tiempo? “Un poco de incertidumbre, aunque por lo menos para mi ha sido bastante bueno, porque he podido descansar un poco y entrenar algunas deficiencias que tenía. He tenido mejores físicas, aunque no es lo mismo estar en una cancha a entrenar en tu casa”.

¿Cambió mucho tu rutina? “Bastante, pero ya poco a poco estamos retomando el baloncesto. Acá, por lo menos, ya se puede salir. Estamos con restricciones, pero volviendo a la vida normal”.

En Portugal vives tu primera experiencia profesional europea, pero ya estuviste en Europa. “Hace años. A los 17 me fui a España. Estuve tres años. Primero en el Gestibérica de Vigo, donde jugué junior y entrené con el primer equipo. Después estuve dos años en Santiago de Compostela, en el club Rosalía de Castro. Después me fui a Venezuela y me quedé jugando en América hasta que vine a Portugal”.

¿Cómo evalúas estos meses en el Illiabum? “Bastante buenos. Da una perspectiva de por qué el básquet europeo es tan bueno. Aunque Portugal no es una liga tan reconocida a nivel europeo, es una liga muy buena. Tengo muchas amistades de jugadores que militan en Europa y me hablaron muy bien de la liga, que es subestimada pero muy buena. Me sorprendió bastante”.

¿Tuviste otras ofertas antes de ir a Portugal? “Se estaba estudiando la posibilidad de ir a Argentina, a jugar la Liga Nacional, pero hace varios meses que quería jugar en Europa. Se me dio la oportunidad y no lo pensé dos veces”.

En adelante, ¿te perfilas en Europa? “Donde pueda. Donde tenga un contrato y buenas condiciones, ahí voy a jugar. Pero en tema personal, quisiera ficar en Europa”.

Se te salió el portugués en ese “ficar“, ¿manejas bien el idioma? “No muy bien, pero más o menos. Ya entiendo todo. Leo muy bien el portugués, pero la pronunciación me cuesta un poco. Ahí vamos”.

Desde tu experiencia, ¿qué falta para que más venezolanos salgan a jugar al extranjero? “Ya es un tema de querer hacerlo. Yo, por lo menos, he trabajado bastante para tener la posibilidad de que otras personas me tomen en cuenta, que clubes me tomen en cuenta. A Venezuela le falta una liga larga para que puedan mostrarse más jugadores. Hay mucho talento, impresionantemente. Lo que nos anula es no tener un sistema de competición constante para mostrarnos al mundo”.

¿Hay mala organización? “No sabría decirte, porque se ha visto que se quieren hacer cosas mejores por parte de la Federación. Se ha visto querer que los jugadores den un paso al frente, pero hay muchas limitantes en el país, como es lo político. Eso frena las acciones de las personas que han estado al mando de la Federación y no han podido hacer las cosas que quisieran”.

¿Un basquetbolista podría vivir del deporte en tu país? “Si se puede. Si la liga fuera un poco más larga, ningún venezolano se iría de su país. Venezuela, como tal, vive mucho la liga de su país, se ha demostrado con el compromiso de todos cada vez que juegan en liga y en la selección”.

En tu país jugaste en Trotamundos y Panteras. Si tuvieras que elegir a uno, ¿con cuál te quedas? “Jaja… Es una pregunta bastante difícil, porque Trotamundos es el equipo donde elegí estar desde el principio. Panteras es la ciudad donde crecí jugando baloncesto y donde he tenido mis mejores años en Venezuela. Yo creo que… sería…”

 

¿Cuándo decidiste ser basquetbolista? “Me acuerdo que jugaba fútbol aparte de baloncesto. Me llamaba más la atención. Pero me llamaron a una preselección de menores de básquet, a un Sudamericano en 2007. Ver un gimnasio de 10 mil personas, lleno, donde no cabía más gente… Ver ese sentimiento de gente apoyando, viviendo el baloncesto, aparte de cómo viví esa experiencia, quise dar un paso más adelante y ver qué me podía ofrecer el baloncesto. Me dieron una beca para ir a España y con eso decidí dedicarme totalmente. La decisión no fue mala”.

¿Qué es lo que más te gusta de jugar un partido? “Lo que más me motiva es ver la euforia de la gente. Sea a favor o en contra. Me encanta ver a la gente viviendo el deporte”.

¿Qué recuerdas de la AmeriCup del 2015, de la que fueron campeones? “Desde el primer día hasta el último, no lo podía creer. De verdad. No había jugado minutos importantes en la LPB de Venezuela. Nadie sabía quién era yo. Venir de la nada y estar en la selección, entre los 12 mejores del país y tener el papel que tuve, era algo que no me creía. Todos los días salía convencido de que podía aportar por lo menos un granito de arena a que pudiéramos ganar cada partido. Ni siquiera cuando clasificamos ante Canadá me lo creía. Fui el último en salir corriendo a celebrar cuando fuimos campeones. Recuerdo claramente las palabras de Guillermo Arriaga: ‘Goza, porque tú no sabes lo que acabas de hacer en este torneo. Acabas de hacer historia’. Yo estaba en shock”.

¿Qué significó para ti en lo profesional?” Un antes y un después. Hubo ofertas de trabajo, muchas ofertas. Me obligó a trabajar más en lo que me gusta. Puso que aquí está Javinger Vargas y viene a hacer lo mejor. Fue lo que siempre quise hacer, dar un salto de calidad”.

¿Qué sentiste cuando pusieron en tu cuello la medalla de campeón? “Quedó grabado para la historia. Mi cara está en la foto. Todos celebrando y yo con mi cara de incrédulo. Se puede ver en la foto. Todavía no me lo creía. Todavía no estaba consciente de lo que se había logrado”.

 

La próxima copa será en 2022, ¿cómo analiza el grupo que les tocó en las Clasificatorias? “Bastante complicado. Argentina es una potencia mundial, top. Colombia y Chile son naciones que han evolucionado increíblemente. Chile, más que todo. Lo viví, jugué allá y basquetbolísticamente han dado un salto de calidad impresionante, en comparación a años anteriores. Al igual que Colombia. Son equipos con los que tienes que sudar la camiseta para ganar. No es fácil”.

El rival directo de Venezuela sería Argentina, ¿por dónde pasará la clasificación? “Sí, pero sin menospreciar a Chile y Colombia. Lo que nos ha caracterizado durante estos cinco o seis años, es que no hemos menospreciado a ningún equipo, porque lo vivimos en años anteriores. Siempre nos menospreciaban y salíamos a dar lo mejor. En este caso, vamos a ir juego a juego”.

¿Podrías comparar el básquet latino que has conocido? “Los países están creciendo mucho en el baloncesto. A Ecuador fui dos años consecutivas y en cada año vi que la liga daba saltos de calidad, de un 50 u 80 por ciento. Uruguay siempre ha sido top en Latinoamérica. De Chile quedé impresionado por el talento que hay. Colombia ha evolucionado, hay que reconocerlo”.

¿Qué le dirías a un joven venezolano, que te toma de ejemplo, que sueña con ser profesional? “Para nadie es fácil, siempre hay que trabajar, dar lo mejor de si. Mientras estás descansando, hay otro que está entrenando y haciendo el doble para ser mejor. No te puedes quedar durmiendo, tienes que trabajar por lo que quieres”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .