🎙️🇻🇪 ROSELIS SILVA: “QUIERO SER UN EJEMPLO PARA QUE NIÑAS Y NIÑOS CUMPLAN SUS SUEÑOS”

Por José Miguel González (@14coto)

La segunda mejor base de España comenta de todo. De la cuarentena y su nueva pasión: el yoga. De su futuro incierto, pero con sueños. De Venezuela, la WNBA y la lucha por un mundo más igualitario. Roselis es una jugadora completa.

Roselis Silva, como la vida misma, no escapa de temas complicados. Su conocimiento es bastante y sus vivencias le hacen ser voz autorizada para hablar no solo de baloncesto, sino de los cambios que vive el mundo para ser un lugar más amable para todos. Roselis, la base venezolana que es mucho más que una pelotera, habla de todo en esta entrevista para Cancha Latina, a la espera de resolver su futuro en las canchas.

¿Cómo has vivido este tiempo de cuarentenas? “Al principio lo tomé como un break de la temporada, nunca imaginé que sería tanto tiempo. Pensé que era un descanso y después de vuelta a entrenar. Me imaginaba una o dos semanas. Había esuchado cómo afecta la enfermedad, pero no llegué a imaginar que se prolongaría tanto. Después fue frustrante porque no podíamos salir y como vivo en un segundo piso, no podía hacer mucho ejercicio para no molestar a los vecinos”.

¿Cambió tu rutina de entrenamiento? “Muchísimo. Nunca he consumido drogas, pero sentía como que mi cuerpo necesitara jugar. No sé si la droga se siente así jajaja. Pero me lo imaginé así. Me volvía loca de querer entrenar y hacer algo. Después hice combat y cosas que no hacía antes, como practicar yoga. Ahí el día fue pasando mejor, con otras actividades no involucradas al baloncesto”.

¿Cuánto te ayudó practicar yoga? “Lo hago todos los días, 30 minutos en la mañana. Ayuda muchísimo, porque cuando te levantas no estás pensando si tienes la mente ocupada. Me cuesta hacer, porque no tengo mucha flexibilidad, así que era como un reto. Me ayudó bastante porque me acostumbré a estar en el momento presente, despejar la mente de lo que pasa en el mundo”.

¿Sabes si el yoga te traerá beneficios en el básquet? “Tengo alguna información. Cuando se normalice todo, voy a tomar algunas clases de yoga y meditación. La yoga ayuda mucho, porque trabajas con tu propio cuerpo y lo fortaleces. Son posiciones difíciles, pero si estás concentrada lo puedes lograr”.

¿Olvidaste el baloncesto o también entrenas? “Estoy trabajando con el preparador físico del club y con una fisio de Venezuela que está en Colombia. Hacemos una hora de fortalecimiento básico. Ella me ayuda por videollamada y hacemos core, movimientos de tobillo y cadera, más un trabajo de prevención para cuando empiece a entrenar, no sea un choque tan duro”.

¿Te queda contrato en España? “No, por ahora no tengo contrato”.

¿Estás viendo ofertas? “Por ahora estoy esperando ofertas. Todo está en una nube. No sabemos cómo se va a manejar la liga, no sabemos si empieza en septiembre o si no va a empezar. Estamos viendo la mejor situación para mi”.

¿Te quieres quedar en España? “Sí, pero no me cierro a ofertas. Me encantaría en España, pero si se presentan ofertas mejores, lo pensaría”.

¿Cómo evalúas la temporada que terminó por el coronavirus? “Estábamos haciéndolo muy bien. En la segunda ronda sacamos cuatro o cinco partidos contra equipos muy fuertes. En lo individual lo hice mejor, pero como cualquier atleta, siempre quiero seguir creciendo”.

¿Cómo te tomas el reconocimiento de ser la segunda mejor base de España? “Con mucho orgullo. Es un paso más de los objetivos que tengo como jugadora de baloncesto, pero tengo otras metas. Me encantaría jugar Eurocopa o Euroliga”.

¿Cuánto has crecido desde que llegaste a España? “Bastante, en términos de conocimiento de juego. Muchísimo. He adquirido más madurez de juego y la toma de decisiones son mejores en cuestión de segundos. He aprendido más de la lectura de juego, a jugar en colecitvo y a generar para mis compañeras”.

¿Te sientes una jugadora histórica de Venezuela? “No, porque pienso que para una ser historia, es cuando las camadas antes de ti logran también otros objetivos, no solo yo como atleta. Que por medio de mi puedan crecer otras personas. Aún no he hecho eso y es lo que quiero hacer. Quiero ser un ejemplo a seguir para niñas y niños que quieran cumplir sus sueños, abrir puertas para que las niñas después de mi tengan las mismas oportunidades”.

¿Hay apoyo a las jugadoras en Venezuela? “No. Hay que salir del país. No hay liga, por eso todas han salido. Primero por la situación del país y porque no hay liga donde mantenerse jugando. La mayoría están en Chile, Perú y Argentina”.

De tu conocimiento, ¿qué puede imitar Venezuela de España? “Podemos imitar cómo trabajan las canteras. En Sudamérica estamos acostumbrados a que si un niño tiene súper talento, será bueno. Pero el niño que tiene menos talento y las mismas ganas de aprender, lo ignoramos. Si no me equivoco, en Sudamérica no manejamos tanto el entrenamiento de formación, el conocimiento del proceso de aprendizaje de un niño. Al que no domina bien el balón, lo descartamos, pero tenemos que darle un poquito más de oportunidad”.

¿Recuerdas cuando decidiste ser profesional? “Lo recuerdo porque fue la única opción que tuve. Mi primer deporte era el fútbol, pero como practicaba con hombres, no me dediqué como tal. Jugaba fútbol y baloncesto. Un entrenador de baloncesto me llevó a un equipo femenino y me quedé. Si hubiese habido algún equipo de fútbol femenino, a lo mejor me hubiera quedado con el fútbol. Era mejor jugadora de fútbol que de baloncesto jaja”.

¿Te imaginaste alguna vez jugando un Mundial de fútbol? “Siempre había visto los mundiales. En ese tiempo en Venezuela se jugaba mucho porque había Mundial ese año. Todo el mundo hablaba de eso, que Argentina, que Italia, que Brasil, que España… Pero después me puse a jugar baloncesto y quería ser la mejor”.

Volviendo al baloncesto, ¿sigue despierto el sueño de la WNBA? “Es mi sueño. Aunque estando en España, vi que lo que nos dicen de la WNBA no es lo que creemos. He tenido experiencia con jugadoras que han estado allá, jugado en contra. En Europa he jugado con chicas que tienen muchos recursos y no juegan WNBA, que no es lo mismo que la NBA. Primero existió el baloncesto europeo femenino y después la WNBA. No al revés. Jugadoras de baloncesto de Estados Unidos venían a Europa a jugar”.

Entonces, ¿la fama de la WNBA se beneficia de la NBA? “Exactamente. Hay gran talento, es indiscutible, pero no todas las jugadoras de la WNBA tienen ese potencial. Hay mucha diferencia de nivel. Tienes una jugadora que puede ser como Jordan, pero las que la siguen no están ni a la mitad. Si la WNBA es tan buena como dicen, por qué las jugadoras top se van a Europa… Eso no pasa en el masculino. No verás a LeBron jugando en Europa”.

¿El sueño de la mujer basquetbolista está en Europa? “Cuando tienes conocimiento, sí. Tienes Euroliga, Eurocopa y el nivel es muy bueno”.

¿Crees que a nivel mundial hay abandono al baloncesto femenino? “Es un tema delicado. Cuando tienes el conocimiento y si lo planteas así, sí hay abandono. Venimos de una sociedad en que el deporte y el trabajo no estaba hecho para la mujer. Ahora hay mucho más apoyo. No estamos igual que el masculino, pero comparado con años pasados, la mujer sí tiene más espacio. Si hablamos de deporte, donde la gente viene a ver un espectáculo, hay un cambio. El maculino genera más dinero y no podríamos compararlo. ¿Considero que debería haber más apoyo? Sí, pero no político, del gobierno o empresarial, que venga del masculino. Imagina a LeBron, con su sueldo puede tener tres equipos de la WNBA y le quedaría dinero…”.

¿Falta más solidaridad? “Exacto, porque una mujer que juega baloncesto le encanta ir a ver la NBA, pero cuántas veces ves jugadores NBA viendo la WNBA… Pocos. Y cuando van, les toman fotos y salen en todos lados”.

Más amplio que el baloncesto. ¿Cómo vives la transformación mundial a una sociedad más igualitaria, feminista? “Lo que se está viviendo no siempre ha sido así. Se vive más porque hay más información. Todos los seres humanos somos iguales y si tienes talento, no porque seas x o y, te voy a dar menos pago. Como sociedad cometemos muchos errores y no solo con el término feminismo, también, por ejemplo, si eres sudamericano y vas a Europa, tu pago será menos que a un europeo. Estamos atrasados todavía. Si eres doctor en Chile, por qué cuando vas a España o Europa, a países desarrollados, no puedes ser doctor… Sí estoy de acuerdo en revalidad conocimiento, algo que confirme tus estudios, pero no que no puedas ejercer. Pasa en Venezuela, que gente muy preparada les ha tocado limpiar casas, trabajos que no discrimino, pero que no es lo que estudiaste. Es lo mismo con el feminismo. Como sociedad estamos un poco atrasados, porque siempre hay alguien que cree que piensa mejor que los otros y no es así”.

Da la sensación de que eres una persona que se conmueve y que le molestan las injusticias del mundo. “Es algo con lo que no estoy de acuerdo, pero así es el mundo…”.

¿Ves alguna esperanza de que cambie a uno más equitativo, igualitario y con más oportunidades? “Está cambiando. No todo es malo, pero tampoco podemos celebrar por el cambio. Debería existir hace mucho tiempo. Antes el negro tenía que ser esclavo y el indígena no podía trabajar… Si comparamos con antes, estamos más avanzados y ahora se ve más conocimiento, la gente está diciendo que debemos cambiar, que no se puede vivir de la misma forma de antes. No es el foco que lleva la vida. Ahora está llegando ese conocimiento y la gente está sabiendo que no solo es una vida terrenal, también espiritual, algo más allá de lo que vivimos aquí”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .