🇲🇽 MÁS PODERÍO ESTADOUNIDENSE: ABEJAS DE LEÓN CONTRATA A KYLE CASEY

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

Al final del día, el básquetbol le ha dado otra oportunidad. Harvard es una de las universidades más reconocidas a nivel académico alrededor del mundo y todos tienen la mira sobre ella de sol a luna. En 2012, un caso de deshonestidad estudiantil envolvió a jugadores pertenecientes a su equipo de básquetbol, por lo que nombres salieron a la luz y entre ellos estuvo el de Kyle Casey, quien ha vivido uno de los caminos más extraños en el baloncesto colegial, para ahora ser un seleccionado nacional y nuevo jugador de las Abejas de León.

Al final del día, el básquetbol le ha dado otra oportunidad. Harvard es una de las universidades más reconocidas a nivel académico alrededor del mundo y todos tienen la mira sobre ella de sol a luna. En 2012, un caso de deshonestidad estudiantil envolvió a jugadores pertenecientes a su equipo de básquetbol, por lo que nombres salieron a la luz y entre ellos estuvo el de Kyle Casey, quien ha vivido uno de los caminos más extraños en el baloncesto colegial, para ahora ser un seleccionado nacional y nuevo jugador de las Abejas de León.

Más de 100 estudiantes fueron señalados dentro del acontecimiento de engaño más grande en la historia de una escuela perteneciente a la Ivy League. Para el cierre de semestre, ciertos alumnos de Harvard aplicaron un examen final en casa, pero varios de ellos fueron acusados de colaboración durante esta prueba, además de la realización de plagio. Esto llamó la atención de distintos medios y entre las investigaciones fueron presentados Casey y su compañero de equipo Brandyn Curry como sospechosos.

Foto: The Washington Post / AP

Este par se encontraba en el penúltimo año de la licenciatura y, para no perder su año de elegibilidad en la NBA, decidieron darse de baja, no inscribirse para el próximo semestre y realizar los distintos procesos que les permitieran volver, debido a que recibieron la asesoría correcta con la cual no fueron encontrados culpables y les aprobaron regresar a la academia.

“No fue nada agradable. En cuanto el nombre de Brandyn salió, lo primero que pensé fue ‘Rápido, tenemos que llevarte a casa y alejarte de esto’”, comentó su madre Selina en entrevista a USA Today.

Así que, mientras Curry volvió a casa y trabajó por más de seis meses en una aseguradora, Casey tomó la misma decisión después de pasar un tiempo en Nueva York. Andrew Mirken, entrenador de River School, lo llamó para que trabajara ese mismo semestre con él en su ciudad natal de Weston, Massachusetts. Ahí, el delantero se encargó de laborar dentro de la organización 3PointFoundation, fundada por el mismo Mirken y Neil Jacobs, abogado de los Boston Celtics. Esta fundación cuenta con un programa posterior a clases, el cual se encarga de ayudar a chicos y chicas académicamente y con habilidades de baloncesto para que estos tengan la oportunidad de poder asistir en un futuro a la universidad.

“Tenemos pequeños que han sido disparados, que sus hermanos han sido asesinados y que algunos padres están encarcelados. Por eso, cuando les presentas un modelo afroamericano a seguir, uno joven, que estudia en una escuela de la Ivy League, puede hacer un verdadero cambio en sus vidas”, declaró Mirken al New York Times a principios del 2013.

Foto: Katherin Taylor / The New York Times

“Este lugar tiene una gran atmósfera”, añadió Casey en esa plática. “Ha sido una búsqueda del alma porque, cuando te sientes en la parte más alta del mundo y luego te arrebatan todo, es un golpe de realidad. Es un momento de humildad que te hace volver a poner los pies en la tierra y te ayudar a pensar qué hacer de tu vida”.

Sin embargo, por consecuencia de la magnitud del problema, despegarse de las pláticas del deporte ráfaga no fue una opción. Mientras los medios se dedicaron a recordar sus nombres en cada partido, ellos estaban ahí, a lo lejos, pero presentes apoyando al equipo de sus amigos que ganó el torneo de conferencia ese año por segunda vez y que llevaron a cabo una de las sorpresas más grandes de la historia del torneo final de la NCAA con una victoria sobre el sembrado No. 3 New Mexico.

Había dolor, sin duda. Pero su pelea fue mucho mayor para mejorar personalmente y, de esta manera, poder reingresar a un equipo que, al final del día, respetó su amistad y honradez comprobada para elegirlos a él y Curry como capitanes de último año junto a Laurent Rivard.

Tommy Amaker, todavía coach de Harvard, sabía en ese entonces que estas no eran un par de transferencias como cualquier otra, pero aún así se enunció a USA Today como apto para llevar una renovada historia a cabo: “Platicamos mucho en torno a este año, sobre todo de lo importante que iba a ser la palabra ‘sacrificio’. Si todos están dispuestos a hacer un sacrificio por el bien de todos, nuestras oportunidades de un muy especial y maravilloso año se pueden dar”.

Foto: Ron Chenoy / USA Today Sports

Y Amaker tuvo razón. Bajo una renovada unión, los Harvard Crimson tuvieron un récord de 27 a 5 y con ello viajaron los momentos de volver a ganar su zona y asombrar una vez más con un triunfo en contra de los pronósticos ante Cincinnati, colegio el cual arribó al NCAA Tournament como quinto sembrado. Para ese ciclo, Casey finalizó con promedios de 9.6 puntos por partido, 5.6 rebotes y 1.2 asistencias.

De ahí se despidió para emprender su carrera profesional, la cual arrancó en la Summer League con Brooklyn y un partido de pretemporada con los Phoenix Suns. Al no poder firmar un contrato con ninguna de las partes, tuvo que probarse en su primer año en Eslovenia con el Helios Domzale, currículum el cual le permitió regresar a los pasillos de la NBA, pero ahora desde la G-League con el Bakersfield Jam en 2015. Ahí alzó medias de 8 unidades, 4.9 tablas y 1.7 pases al aro, con lo cual pudo regresar a Europa y, más adelante, sellar más tiempo en la liga de desarrollo, ahora con el Wisconsin Herd.

Sus números se mantenieron similares, por lo que subir a la Asociación todavía no era una opción y entonces tuvo que probarse con el Memphis Hustle. Bajo los colores de la filial de los Grizzlies, las cosas mejoraron y, gracias a las visorías de Steve Van Gudy, el estadounidense recibió la invitación para representar a su país en las ventanas clasificatorias para el Mundial de España 2019. Con participación ante Panamá y Argentina, el jugador de 2 metros de altura apoyó con 5.5 puntos por enfrentamiento, además de 3.5 rebotes.

Incluso, en este andar, también ha viajado a América del Sur y hasta el otro lado del mundo. Casey jugó en Chile para Leones de Quilpué durante la final nacional de 2019 ante Valdivia y, posteriormente, fue hasta las tierras niponas para participar en la B2 League con el Earthfriends Tokio Z.

No queda duda que este es otro cartel fuera de lo habitual, pero todavía con mucho que aportar a los 30 años de edad en una liga que de manera extraordinaria llevará a cabo la celebración de su 20 aniversario. Con Leron Black y Yancy Gates, Abejas de León lucen un tridente norteamericano listo para competir ante franquicias de alto calibre como lo son hoy en día Soles de Mexicali y Aguacateros de Michoacán, por lo que la cuarta experiencia en el extranjero para Kyle Casey será con expectativas a ser una nueva estrella para la gente guerrera de Guanajuato.

León arranca el próximo 11 de septiembre su participación en la LNBP contra Libertadores de Querétaro desde el Domo de la Feria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .