🇵🇷 TIMAJH PARKER-RIVERA: “QUIERO SER EL JUGADOR QUE LOS RIVALES NO QUIEREN ENFRENTAR”

El pívot de 27 años emprende su segundo año en el Baloncesto Superior Nacional con nuevos retos, roles y expectativas. Él sabe que tiene muchas y nuevas responsabilidades y las quiere todas, sin excepciones, porque está listo.

Decir que los Gigantes de Carolina esperan mucho esta temporada de su hombre grande Timajh Parker-Rivera se quedaría corto. El pívot de 27 años emprende su segundo año en el Baloncesto Superior Nacional con nuevos retos, roles y expectativas. Él sabe que tiene muchas y nuevas responsabilidades y las quiere todas, sin excepciones, porque está listo.

Previo a la temporada pasada, el dirigente de Carolina (antes Fajardo), Iván Ríos, hablaba de Parker-Rivera como un jugador de impacto desde el arranque por su tamaño y capacidad atlética. El plan no ha cambiado, Parker-Rivera es ahora más que nunca parte esencial de los Gigantes. Para eso, el jugador que lleva el cabello en “dreadlocks” deberá mejorar su aportación de 2020 cuando participó de cinco partidos y produjo 6.6 puntos y 9.6 rebotes en 27 minutos a la vez que lanzó 58 por ciento de campo y un débil 36% desde la línea de los suspiros.

Parker-Rivera vio su primera participación en el BSN interrumpida tras ser convocado al Equipo Nacional para los clasificatorios al AmeriCup de FIBA por lo que no está satisfecho con su desempeño en la liga boricua.

“Nunca estoy satisfecho, esa no fue la mejor demostración la que tuvieron de mí el año pasado”, expresó el jugador a BSNPR. “Siento que me puse a mí mismo en una posición más de apoyo siendo un novato, dejé que otros lideraran el equipo. Este año vengo por todo, soy uno de los líderes, quiero ser el líder y quiero aprovechar esta oportunidad. Quiero ser conocido como un monstruo, alguien que va a hacer un doble-doble todas las noches, jugar duro y ser el jugador que los rivales no quieren enfrentar”.

Así suena un jugador que ha adquirido un nuevo nivel de confianza. En el caso de Parker-Rivera, esta nueva actitud es el resultado de su incursión con la selección mayor y la exposición a un nivel de baloncesto élite como el que enfrentó durante el repechaje olímpico en Serbia hace varias semanas.

“Definitivamente gané mucha confianza jugando con el Equipo Nacional’, explica Parker-Rivera. “Cada día competía con los mejores tipos que tenemos en la isla y también jugando fuera a un alto nivel. Estoy cómodo con el rol, estoy cómodo con las expectativas porque al final del día sé que voy a jugar duro y haré lo que sea para que mi equipo gane. Sé que las expectativas son altas, pero es algo que estaba esperando y es una gran oportunidad para mostrarle a la liga que estoy aquí para quedarme y que seré uno de los nombres familiares”, sostuvo el jugador con base en el estado de Connecticut y con experiencia profesional en Alemania, México, Portugal y Panamá.

Parker-Rivera necesitará ayuda en Carolina, franquicia que regresa al BSN tras 12 años de ausencia. El grupo que irá de rojo y amarillo en esta nueva vuelta, ya sufrió una baja sensible con la lesión de su armador titular Evander Ortíz, quien fuera el Jugador de Mayor Progreso en 2020. Los refuerzos Terrico White y Brandon Costner serán los llamados a proveer la chispa ofensiva cada noche, mientras que Wil Martínez, Derek Reese y Julian Torres deberán aportar en ambos lados de la cancha. En el caso de Parker-Rivera en particular, el cambio debe venir en la parte ofensiva.

“Sí, creo que voy a tener que contribuir mucho más ofensivamente”, aceptó el jugador. “Obviamente siempre traigo los rebotes y la defensa, pero ahora siento que estoy en un rol donde tenemos un buen equipo joven. Nuestros importados son dos grandes anotadores y tenemos otras piezas con Derek Reese y hombres que pueden anotar. Para mí es traer lo que sea que necesitemos, si tengo que anotar en una noche lo haré, haré lo que sea necesario para ganar”.

Ante un panorama de alta presión individual el jugador puede utilizarlo como excusa si las cosas no le van bien o aceptar el reto y crecerse en la ocasión. Parker-Rivera quiere toda la carga, todo el vapor, todo el humo. El hombre tiene fuego en la sangre, es evidente con cada donqueo estruendoso, cada rebote que lucha como fiera o cuando bailaba un poco de dembow dominicano por los pasillos de la burbuja tras una victoria.

Carolina comienza su temporada 2021 hoy miércoles en el Coliseo Guillermo Angulo recibiendo a los Indios de Mayagüez.

Texto: Emmanuel Márquez / Prensa BSN
Foto: Prensa BSN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .