CLAROS Y OSCUROS DE LA PRIMERA VENTANA #FIBAWC EN AMÉRICA

Por Daniel Mérida (@baloncestero)

Como todo aquel evento, torneo o nuevo formato que se estrena, el primer balance está lleno de sus puntos positivos y sus puntos negativos y esta primera ventana FIBA no iba a ser menos. El continente americano tiene una especial idiosincrasia y está más habituado a los formatos de concentración en los torneos como se ven en cada edición de la Liga Sudamericana y la Liga de las Américas. Veamos qué nos dejaron estas primeras dos jornadas de competición en FIBA Américas.

Como todo aquel evento, torneo o nuevo formato que se estrena, el primer balance está lleno de sus puntos positivos y sus puntos negativos y esta primera ventana FIBA no iba a ser menos. El continente americano tiene una especial idiosincrasia y está más habituado a los formatos de concentración en los torneos como se ven en cada edición de la Liga Sudamericana y la Liga de las Américas. Veamos qué nos dejaron estas primeras dos jornadas de competición en FIBA Américas.

LOS VIAJES. Las escalas y las rutas entre las capitales o ciudades de los países de Latinoamérica no es tal fácil y tan regular como podemos ver, por ejemplo, en el continente europeo. La facilidad con la que se pueden enlazar vuelos, con pocas esperas y fáciles escalas complica tanto la llegada de jugadores como los desplazamientos de los equipos a los partidos de visitantes.

Luis Scola (Foto: FIBA)

Hay casos curiosos como el capitán argentino Luis Scola, que se hizo más de 40.000 kilómetros para jugar uno de los dos partidos con la selección y realizó un viaje de 20 horas para llegar a la preparación de su equipo nacional, o el del chileno Sammis Reyes, que viajó 36 horas para llegar a la concentración. Precisamente, su compatriota Pablo Coro explicó en Twitter como la expedición de la selección andina tuvo que hacer hasta cuatro escalas para viajar hasta Colombia: Osorno-Puerto Montt-Santiago-Bogotá-Medellín.

Otro caso a destacar en esta primera ventana fue lo ocurrido con la selección de Panamá, que se concentró directamente en Uruguay por la diversidad de lugares de la que llegaron sus internacionales y apenas tuvieron entrenamientos juntos antes del debut en este torneo clasificatorio,

DIFICULTADES ECONÓMICAS Y ORGANIZATIVAS. Países como Islas Vírgenes o Bahamas no tienen ni siquiera una liga profesional de baloncesto y otros como Panamá, Colombia y Paraguay están dando los primeros pasos hacia la profesionalización de sus ligas con diferentes resultados. En muchos casos, las federaciones realizan grandes esfuerzos para potenciar sus ligas y para que sus selecciones lleguen en las mejores condiciones a estos torneos, pero la falta de estructura en el deporte y de equipos con la suficiente estructura y solidez impiden que el baloncesto avance en estos países tanto como los esfuerzos de sus federaciones hacen.

“Uno de los problemas de este nuevo sistema es que hay muchos equipos nacionales sin dinero y sin jugadores clave”, nos explicaba José Tapias, comisionado de la LPB colombiana, en una interesante conversación en Twitter. “Además se le deben sumar los costos que implica concentrar el equipo de cara a cada juego. Hay chances de clasificar pero a un gran costo. Nosotros hemos intentado acoger la recomendación de FIBA y ha sido un incordio. El aspecto económico es cada vez más un obstáculo insalvable. FIBA piensa las modificaciones para equipos nacionales top. La gran mayoría sufrirá en esta aventura clasificatoria”

La selección de Colombia (Foto: FIBA)

A la imposibilidad de traer a muchos de los internacionales que juegan fuera de cada país, como ocurre con países como Colombia y tantos otros, se unen muchos otros aspectos de organización de cada país. Islas Vírgenes acudió únicamente con ocho jugadores a sus dos partidos de esta primera ventana, los ya habituales problemas internos en el baloncesto mexicano hicieron que fueran los últimos en informar sobre su convocatoria y fueron varios los jugadores del equipo tricolor los que expresaron públicamente su enfado por este retraso en la planificación. De todos quizás el caso más curioso es lo que sucedió con Venezuela, donde sus internacionales Gregory Vargas, David Cubillán y Miguel Ruiz no pudieron acudir a la selección, ya que no pudieron hacerles llegar los billetes de avión debido a las complicaciones para pagar en dólares dichos billetes a empresas de fuera del país, tal y como confirmó el propio ente federativo.

ASISTENCIA A LOS PABELLONES. Uno de los principales puntos en los que la FIBA fundamentaba su decisión de adoptar este nuevo formato era la de acercar a las selecciones a las aficionados de sus respectivos países, ya que hay muchos de los combinados nacionales que se pasan mucho tiempo sin jugar con sus fanaticadas.

Para esta primera ventana, Islas Vírgenes y Paraguay aún no se estrenaron como locales, Puerto Rico se vio obligada a jugar de local en Orlando y los equipos de República Dominicana y Uruguay repitieron localía en Santiago de los Caballeros y Montevideo. Los éxitos de asistencia y de calor de la fanaticada fueron la mayoría, como pueden ser Argentina, México, Chile o Venezuela, mientras que fueron varios los periodistas los que comentaron que las localías de de Colombia y Panamá no cumplieron con las expectativas de asistencia que se tenían.

El Superdomo de La Rioja (Foto: FIBA)
El Domo de León (Foto: FIBA)

El caso más curioso es el de Puerto Rico, que se vio obligado a hacer la concentración y jugar de local en Orlando por los efectos devastadores del huracán María en la Isla y tampoco tuvo el apoyo esperado en el partido ante Estados Unidos que abrió el proceso clasificatorio.

PAÍS ESTADIO CAPACIDAD
Argentina Superdomo (La Rioja) 13.000 espectadores
Bahamas Gimnasio Kendal Isaacs (Nassau) 2.500 espectadores
Brasil Carioca Arena (Río de Janeiro) 16.000 espectadores
Canadá Scotiabank Center (Halifax) 11.000 espectadores
Chile Monumental María Gallardo (Osorno) 4.500 espectadores
Colombia Coliseo Iván Bedout (Medellín) 5.400 espectadores
Cuba Coliseo de la Ciudad Deportiva (La Habana) 15.000 espectadores
Estados Unidos Greensboro Fieldhouse (Greensboro) 2.200 espectadores
México Domo de la Feria (León) 5.000 espectadores
Panamá Coliseo Roberto Durán (Panamá City) 18.000 espectadores
Puerto Rico CFE Arena (Orlando) 10.000 espectadores
Rep. Dominicana Arena del Cibao (Santiago) 7.000 espectadores
Uruguay Palacio Peñarol (Montevideo) 4.700 espectadores
Venezuela Domo Bolivariano (Barquisimeto) 10.000 espectadores

.

JUGADORES QUE SE REIVINDICAN. Además de ver a muchas fanaticadas de disfrutar con sus selecciones nacionales, otros de los grandes aspectos positivos ha sido ver a varios jugadores realizar grandes partidos con sus selecciones, ya sea de forma sorpresiva o bien dando continuidad al buen trabajo que están realizando con sus clubes durante la temporada.

Javier Justiz y Fernando Benítez (Foto: FIBA)

Cuba y República Dominicana se vieron lideradas por Javier Justiz y Rigoberto Mendoza, ambos en un gran momento de forma en la Liga Nacional argentina, Uruguay aprovechó a la perfección el “pick and roll” con su estrella Esteban Batista y los bases Panchi Barrera y Luciano Parodi, el joven base Edwin Mijares completó una gran actuación en la derrota de Venezuela en Brasil, Jeff Van Gundy volvió a sacar buenos resultados de su táctica de hacer equipo con jugadores de la G-League y fue un placer volver a ver a Anderson Varejao disfrutando en una cancha de baloncesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s