FRANCO BALBI: “NO ESTÁ BUENO QUE LOS EXTRANJEROS COBREN AL DÍA Y LOS NACIONALES NOS BANQUEMOS MUCHAS COSAS”

Franco Balbi pasó por “La entrevista de la semana” y se prendió a una charla imperdible y cruda sobre muchísimos temas. El base de 28 años habló sobre su salto al Flamengo de Brasil, los motivos para salir del país, el momento de la Liga Nacional, los manejos y malestares que soportan los jugadores, su paso por Ferro, los problemas del último año allí, su vuelta a la Selección, el nivel de los bases y mucho más. 

Franco Balbi pasó por “La entrevista de la semana” y se prendió a una charla imperdible y cruda sobre muchísimos temas. El base de 28 años habló sobre su salto al Flamengo de Brasil, los motivos para salir del país, el momento de la Liga Nacional, los manejos y malestares que soportan los jugadores, su paso por Ferro, los problemas del último año allí, su vuelta a la Selección, el nivel de los bases y mucho más.

¿Cómo nace esto de Flamengo?
Tuve un contacto con el entrenador, quien me preguntó si me interesaba salir del país e ir a jugar a Brasil… En principio buscaba poder salir de Argentina para ir a sumar experiencia en otro lado. Y que fuera Flamengo, que es un club muy importante a nivel internacional, hizo todo mejor. Era una propuesta muy tentadora.

¿Por qué tenías la intención de irte del país, más allá de las ganas lógicas que puede tener todo jugador?
Necesitar salir es una cuestión personal para seguir creciendo, para probarme y desafiarme afuera, para ver si me gusta y me puedo adaptar… Quiero probar otra experiencia, jugar con jugadores y en una liga diferente, que no se conoce tanto o más allá de lo que podemos ver en la Liga de las Américas y la Sudamericana. Era más que nada eso, buscar un primer paso para ver si después llega otra oportunidad de poder ir a Europa. Es una apuesta la que hago, y espero que salga todo bien.

¿Qué pensás que le podés dar vos con tu juego a un equipo así, y qué le puede dar este paso a tu juego?
Creo que puedo seguir sumándole muchas cosas al juego. Al entrenador le gusta jugar con mucha dinámica e intensidad, y es una de las cosas que se necesita para el nivel internacional actual. Hoy se busca correr mucho la cancha por encima del jugar estacionado, y eso es un aprendizaje porque se trata de una de las ligas en las que más se lo hace. Después, lo que le puedo dar al equipo es todo por lo que se me conoce en Argentina, aportar mi cuota de asistencias y gol, con energía y ganas para que las cosas salgan bien, para conseguir títulos en Flamengo.

¿Dudaste por el hecho de dejar el país o fue una decisión fácil?
No, tenía claro que si salía algo del exterior, sea Europa o algo fuera de Argentina, lo iba a tomar. Y si seguía en el país, había hablado para continuar en Ferro por una cuestión de comodidad, de no querer moverme mucho. Surgió esta posibilidad e hice todo lo posible para tomarla.

Imagino que uno siempre quiere salir para mejorar desde todo punto de vista. ¿El momento de la Liga Nacional y el desgaste que genera, más desde lo mental que desde lo físico, sumado al año complicado en Ferro, fueron factores que sumaron para tu decisión de irte del país?
Sí. Quizás hoy en día, con 27 ó 28 años, el hecho de jugar tantos partidos no era algo que sentía mucho desde lo físico, pero sí mentalmente. Y cuando te va mal, lo sentís y sufrís peor. Pero sí, el hecho de que no se sepa bien para qué lado va la Liga influye. Si bien es competitiva, porque hay muchos equipos fuertes, tiene cosas… Hay muchos extranjeros, por ejemplo, y eso quita trabajo a los nacionales. Y no está bueno eso, qué se yo… Quería buscar otros horizontes para seguir creciendo, para poder tomar experiencia de otras ligas y ver qué es lo que en Argentina se estaba haciendo mal. Es un crecimiento también, porque me podría servir para aportar desde otro lado cuando pueda regresar, por el hecho de ver qué se hizo bien o mal. En todos lados hay cosas que se hacen bien y mal. En Argentina había mucha incertidumbre también en cuanto al mercado y los contratos, con equipos que se movieron poco, con la situación económica que influye. A veces por menos plata te traen un extranjero, y te quieren desvalorizar tu trabajo en ese sentido. Todo influye para tomar decisiones, para buscar nuevos horizontes.

¿Vos y otros chicos se sentían desvalorizados por esto último que mencionás?
Sí. A ver… Gracias a Dios no me ha faltado trabajo en Argentina, he tenido buenas propuestas incluso para esta temporada, no voy a ser hipócrita en ese aspecto. Pero sí el hecho de que, por ejemplo, por unos mangos más o menos te traigan a otra persona que no es del país. Si fuera un argentino, está bien e incluso te hace ver qué cosas podés mejorar. Pero bueno, si nosotros mismos no cuidamos lo que tenemos, lo vamos a sufrir mucho. Hay muchos chicos en Argentina que hoy están sin trabajo, y tienen familias por mantener. Y no está bueno que por la misma plata, o un poco más o menos, traigan un extranjero en su lugar. O no está bueno que los extranjeros cobren al día, y los nacionales nos banquemos muchas cosas que no está bueno bancarse. Y por no ser hijo de puta o mala leche con la institución que te está contratando, uno no hace nada. Son cosas que como jugadores debemos mejorar, y del otro lado se debe entender que los que somos protagonistas dentro de la competencia somos los jugadores y no los de afuera.

Siento que les molesta ese mensaje que suele aparecer de “el jugador nacional es caro”. ¿Es así?
Este año hablaba con Fernando Funes, que él estaba en Comunicaciones, y me decía “Cabeza, nos pagan del 1 al 5 del mes, algo que en toda mi carrera no lo había vivido”. Y yo le respondía que es algo que tiene que ser para todos los equipos. O sea, era como si los dirigentes de Comunicaciones, por pagar del 1 al 5, fueran extraterrestres o de otro mundo. Y es lo que debería pasar en todos los clubes. Obviamente que nosotros no vamos a hacer eso de que si no nos pagan no entrenamos, no viajamos o no jugamos. Eso no va con nosotros y no va a cambiar. Pero sí debemos hacernos respetar mucho más. Es mucho más sencillo si el club que te contrata te paga del 1 al 5 porque te podés organizar mucho mejor en tu vida. Vos quizás tenés una familia que mantener, y con el salario de un mes tenés que mantener a una familia durante cinco meses. No es algo normal. Nosotros trabajamos, es nuestro trabajo. Muchos dirán “eh, pero estás haciendo un deporte”. Sí, está bien, yo hago un deporte porque me gusta y tengo la posibilidad de ganar plata por este deporte, pero no por eso me vas a deber cinco meses. Es algo que no tiene sentido. Y bueno, se dice que el nacional es caro… Argentina es cara, es cara para vivir, para alquilar un departamento, para un montón de cosas. Obviamente que el jugador va a ser caro. Y también nace de los dirigentes. Capaz que tenés dos o tres ofertas y, por decir una cosa, uno te ofrece 18 y viene otro que dice “no, yo te pago 24”. Y bueno, como dicen muchos, a veces por la plata baila el mono, y nosotros somos profesionales, vivimos de esto y no es muy larga nuestra carrera. Hoy quizás se estira un poco más, pero son pocos los que pueden jugar hasta los 40 años. Entonces no veo mal que cada jugador aproveche y trate de sacarle el jugo a lo que pida o crea necesario que debe cobrar.

¿Estar ahora desde afuera te permite liberarte y decir cosas que quizás antes te guardabas?
No sé si estoy más liberado. Siempre hablé y dije lo que pensaba y sentía. Creo que son muchas las cosas que tenemos que mejorar para que la Liga siga siendo competitiva. Muchos se quejan de San Lorenzo, de Quimsa… No está mal lo que hacen, porque elevan la vara de la competición, todos le van a querer ganar al campeón, al que más plata gastó. Y hay otra cosa, gastar mucha plata no te garantiza nada. Estuve en Argentino de Junín, donde salimos cuartos en la Liga jugando con siete jugadores, ganándole en su momento a Libertad de Sunchales, que tenía un equipazo, ganándole a Olímpico y su buen equipo, perdiendo con un Regatas que después fue subcampeón… Gastar mucha plata no te garantiza nada, pero sí te eleva la vara para que todos sigan apostando y mejorando. Pero bueno, sin dudas que hay muchas cosas para mejorar.

Ya pasó el tiempo y quizás procesaste más las cosas. ¿Cómo podés definir la última temporada en Ferro, que empezó de una manera y terminó de forma completamente distinta?
De por sí fue una competencia larguísima. Se nos hizo muy larga, más por el hecho de que cuando perdés es todo cuesta arriba y más complicado. Pero a principio no esperaba que sucediera lo que sucedió, de pelear por el descenso. En el Súper 20 no nos fue bien como esperábamos, se hicieron los cambios que Ariel (Rearte) y la dirigencia creían necesarios en ese momento, y después un punto clave fue la salida de Thompson cuando volvimos de la Liga de las Américas. Nunca le pudimos encontrar un reemplazo, y estuvimos entre 16 y 18 partidos jugando con dos jugadores menos. Eso, en una Liga que es muy larga, lo sentís y pagás. Después había que reacomodar todo y tirar un volantazo para ver si podíamos zafar. No nos dio, no pudimos hacerlo. Por suerte pudimos mantener la categoría, ganar la serie contra Salta y dejar a Ferro en la primera división, que terminó siendo un alivio para nosotros.

Más allá de los nombres, ¿les sorprendió el cambio de entrenador a mitad de temporada? Porque pasó después de quedar eliminados en una instancia decisiva de un torneo internacional, algo que no es para cualquiera…
Particularmente me sorprendió mucho. De hecho, me enteré cuando fuimos a entrenar a la mañana siguiente de quedar afuera del cuadrangular de la Liga de las Américas. Nos enteramos todos un martes, y a las 24 horas teníamos que viajar a Quimsa y Olímpico en Santiago del Estero. Realmente los ánimos eran los peores, y sentíamos que en ese momento íbamos a poner la cabeza, sin saber hacia dónde íbamos a ir. No se sabía nada sobre el entrenador que iba a venir, nos faltaban jugadores, no teníamos idea de lo que podía pasar. Estábamos como perdidos, y eso afecta mucho. Por más que trates de ponerle todo adentro de la cancha, en algún momento las cosas pasan factura.

Como capitán del equipo y referente para hablar, ¿pensás que se podrían haber hecho las cosas diferente adentro y afuera de la cancha?
Sí, sí. A priori, con el equipo que se había armado, no estaba mal para ser animadores de la competencia. Por eso vuelvo a lo que te decía, no importa cuánta plata gastes o qué jugadores traigas, lo que importa es cómo hacés para que el equipo funcione. En el Súper 20 no lo pudimos hacer funcionar, lo encontramos un poco en la Liga de las Américas, y con la salida de Ariel quedamos todos medio en shock y sin saber hacia dónde íbamos a ir, no veíamos ninguna señal de lo que podía llegar a pasar. Y son cosas para mejorar, porque Ferro es un club de puta madre, que tiene mucha gente que es hincha de la institución y no de un deporte: Pero necesita crecer en ese tema también, en no hacer tantas cosas de impulsivo y sí ser un poco más tranquilo, analizando y pensando. Son cosas que se aprenden y se necesitan pasar para no volver a cometerlas. Creo que Ferro seguirá creciendo y estando en los primeros planos porque así lo manda su historia, y el que vista la camiseta tendrá la presión de saber que Ferro tiene que ser uno de los animadores de la competencia, porque es la realidad de Ferro, que está volviendo a ser ese equipo protagonista.

Antes decías que fueron a poner la cabeza. ¿Cuán solo se siente el jugador en ese momento?
Sentimos que estábamos solos desde lo basquetbolístico. En sí, la dirigencia nunca se borró y estuvo al lado nuestro. Es más, nunca me había pasado que los dirigentes estén en todos los viajes, y está bueno porque los tenés todo el día al lado tuyo si tenés que reclamar algo, te hace las cosas más fácil. Pero yo sentía que no sabía lo que iba a pasar, si íbamos a terminar los que estábamos, si venían refuerzos, si llegaba un entrenador… No teníamos bien en claro la situación. Pero bueno, nosotros seguíamos para adelante como corresponde. Y, al fin y al cabo, los chicos que estaban son los que seguirán en la Liga Nacional, son argentinos que después tienen que seguir buscando un contrato y no nos beneficiaba en nada hacer otras cosas. Y ojalá el día de mañana cuando alguno vuelva a Ferro, se le reconozca el esfuerzo y las cosas que se bancó por el club. Estaría bueno que le pase a todos los que vuelven a un club anterior. Estaría bueno que no se los valore por el hecho de cómo jugaron o cómo les fue sino por lo que hicieron, por lo que se bancaron. Está bueno ser reconocido por esas cosas, y no ser exitista de que si jugaste por el descenso te voy a putear porque me llevaste a eso. Son muchas las cosas que nos llevaron a jugar por evitar el descenso, no fue algo que se dio en el último partido. Venía arrastrado desde después del Súper 20.

Ferro fue el primer gran salto de tu carrera después de tu paso por Argentino de Junín. ¿Cómo definirías tu etapa ahí?
Fue espectacular. No haber conseguido algún título o estado un poquito más arriba en el año que perdimos con Quilmes quizás es una cuota pendiente, pero me ayudó muchísimo a crecer en algunas cosas, me dio otra imagen adentro y afuera de la competencia. Y si hoy estoy acá en Flamengo es en parte por lo que pude hacer en Ferro. Por eso les había dado mi palabra a los dirigentes que si seguía en Argentina lo iba a hacer en Ferro. Como salto de calidad de Argentino a Ferro, se trata de un salto muy grande. Cumplió mis expectativas, espero haber cumplido las de la gente de club y ojalá pueda ser uno de los clubes a donde pueda regresar cuando me toque.

En el medio de esta temporada, pudiste volver a la Selección en la ventana de Eliminatorias de febrero. ¿Cómo fue ese momento?
Fue muy lindo, siempre lo es porque es la aspiración máxima a concretar. Traté de disfrutar y aprovechar al máximo todos los minutos y entrenamientos. Quizás sentí que podría haber hecho un poco más, lo siento así. Tal vez la inexperiencia o la ansiedad te puede jugar en contra, y en ciertos momentos se dio así. Pero bueno, son cosas por las que necesitás pasar para mejorar. Ojalá pueda volver a estar y pueda aportar mucho más de lo que me tocó aportar en esa ventana.

¿Juega o influye también el hecho de saber que estás en una posición que tiene nombres muy fuertes?
Sí, tiene nombres fuertes y para larguísimo tiempo. Facundo (Campazzo) está increíble. De Luca (Vildoza) particularmente me sorprendió mucho su temporada en Baskonia. No porque lo creía incapaz, sino porque estuvo todo el tiempo en Mar del Plata, su ciudad, y te tenés que bancar el hecho de irte lejos de tu familia. Y se la bancó, lo hizo muy bien. Y también está Nico (Laprovittola), que terminó con una temporada muy buena en Joventut después de no haber podido encontrar su lugar. El sentirse protagonista de nuevo lo potenció mucho, y es un jugador con mucho talento que a veces es cuestionado por nada. Ahí tenés tres, y en el U21 tenés a Facu Corvalán, Lautaro López; a Fer Zurbriggen que se lesionó y no pudo estar… Hay bases para tirar para arriba. Y poder estar adentro de ese circuito es muy satisfactorio. Siempre quiero estar y ser parte de eso, y que te tengan en cuenta es muy lindo.

¿Qué ves del equipo en general en esta etapa?
Es una Selección que está en pleno crecimiento. Que muchos chicos estén jugando en Europa le hace muy bien, es un roce diferente y ojalá puedan irse muchos más. Tener a Luis (Scola) hace que estés todo el tiempo concentrado, con energía y mejorando constantemente. Se están haciendo bien las cosas. Obviamente que hoy en día no vas a encontrar los resultados de lo que fue una generación muy exitosa para el básquet argentino, pero teniendo este tipo de competición con los que están afuera, con los de la Liga que están creciendo mucho y con el talento que siempre hay, se va a poder equiparar con equipos que son potencias. Hoy quizás no lo somos, porque el recambio es muy grande. Pero está ese legado de la Generación Dorada de trabajar todo el tiempo, ser competitivo, nunca dar por perdido nada. Ese es el camino, y ojala a futuro se puedan tener muchos logros internacionales.

Fuente:
Leandro Fernández/Prensa CABB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.