NICOLÁS FERREYRA: “ANCUD ES UN EQUIPO MENTALMENTE FUERTE, ACOSTUMBRADO A LA ADVERSIDAD”

Por José Miguel González (@14coto)

El argentino ha sido pieza importante en Valdivia, que este sábado disputará ante Ancud el séptimo y último partido de la final de la conferencia Sur en la Liga Nacional de Básquetbol de Chile. Se definirá el rival de Los Leones.

Este sábado se disputa una verdadera final en la Liga Nacional de Básquetbol chilena. Se trata del séptimo y último partido en busca del campeón de la conferencia Sur, donde Valdivia recibirá a Ancud en el Coliseo Antonio Azurmendy. A las 20.00 horas chilena saldrá al aire la pelota para conocer al rival de Los Leones en la final absoluta del campeonato. Uno de los protagonistas, como lo ha sido durante toda la LNB, será el argentino Nicolás Ferreyra, quien se ha convertido en pieza clave en el esquema del CDV, bajo el mando de Juan Manuel Córdoba, en su primer año fuera de la liga argentina.

Ferreyra, con amabilidad y desde el frío sur de Chile, atiende el teléfono para comentar de Ancud, de su experiencia como extranjero y de la final que se toma la agenda sabatina en el básquetbol nacional.

¿Cómo analizas el sexto partido, cuando cayeron ante Ancud y la serie quedó 3-3?
Más allá de saber que estábamos a un paso del objetivo, iba a ser un partido muy difícil. Ancud en casa juega de otra manera. Teníamos que pensar mucho en no cometer errores. De entrada no estuvimos a la altura, quizás por la ansiedad de estar tan cerca del objetivo. Ellos jugaron como lo que era: un partido en el que no tenían margen de error. Con su energía pudieron sacar una ventaja que nos costó descontar. Es un equipo muy duro que viene de dejar fuera al campeón y que ahora nos pone en una situación límite.

¿Por dónde se definirá el partido definitivo?
Más allá de lo técnico y táctico, de esquemas, que prácticamente está todo visto, va a pasar por la emotividad y la inteligencia emocional. Tenemos que dejar esas emociones y la ansiedad de lado, pensar en lo que hicimos durante el año en caso y plantearlo como un partido importante. De local nos hacemos fuertes. Hay que confiar en nuestro grupo y cuerpo técnico y el desarrollo del juego irá diciendo para qué estamos.

IMG_4947
Ferreyra conduce en el cuarto juego de la final del Sur (Foto: Claudio Colguen).

¿Cómo está el plantel? ¿Se ilusionan con una final nacional después de tres años?
El plantel está muy bien, somos un grupo que se ha ido puliendo con el año. Todavía lo hacemos. Fuimos encontrando lentamente la función de cada uno y nos hemos ido ensamblando. Cuando en un equipo dentro de una liga de tantos meses empieza a ocurrir esto es todo más armonioso y uno disfruta de estar juntos, de jugar, de esa dinámica y química. La irregularidad ha sido un enemigo este año, pero estamos ilusionados.

¿Cómo definirías el juego del CDV?
Hemos tratado de poner nuestra impronta en el tema defensivo y, a partir de ahí, ser un grupo disciplinado. Desde la defensa generar una ofensiva con rotación de balón, en la que todos se sientan cómodos. Esta versión del CDV ha tratado de involucrar y hacerle entender a sus jugadores nacionales que son igual o más importantes que las fichas extranjeras. Tratamos que el juego parta de los nacionales y que los jugadores importantes del banco lleguen con confianza. Es una temporada larga y estoy convencido que los que a cabo esto son los nacionales, los que no les toca jugar mucho, los que entrenan todo el día, los juveniles… Es importante que todos contagien energía y se sientan importantes. Somos todos un engranaje.

¿Entonces cuál debe ser el aporte de un extranjero?
Darle un poco de aire de calidad, si se quiere decir, a esos sistemas ofensivos o defensivos que ya tiene el equipo. Uno necesita jugadores que resuelvan en momentos donde las cosas no salen, que descomprima partidos trabados. Es cierto que uno necesita bastante tiempo y a veces no alcanza la temporada para tener química con el equipo. Cuando trabajas y ganas es más fácil pulir las cosas que cuando el equipo va mal. Los extranjeros ayudan, en ocasiones, a darle un plus a la idea del equipo. Por ejemplo el español Calvo en Puerto Varas. Darle calidad ofensiva en momentos donde las cosas no salen. Acá se ven más esa clase de extranjeros que jugadores de rol.

En tu primera experiencia fuera de Argentina, ¿qué te ha parecido la liga chilena?
Es muy intensa en lo físico, por muchos momentos se juega a una sola intensidad alta. Hay veces que es carente de espacio y hace que cometas errores. Se genera un ida y vuelta que, al sumar que en la mayoría de la temporada son dos partidos seguidos, genera una carga física y mental muy grande. Es mi primera vez jugando acá, pero el nivel ha crecido, está mejorando un montón de aspectos y me pone feliz del lado que me toca, parte de un equipo protagonista. En los últimos años la liga ha crecido rápido, es positivo para el básquet chileno y para el sudamericano, porque eleva el nivel de los países que lo rodean.

¿Algo que se pueda imitar de la liga argentina?
Es difícil, la liga argentina ha pasado por un montón de detalles, metamorfosis, crisis y cosas que han funcionado. Probar y cometer errores hace que saques cosas positivas y la liga argentina, al tener varios años con una cultura bastante grande hizo que mejoraran el desarrollo de los juveniles. Eso por ahora no lo he visto en Chile. Más allá de todo lo que tiene que ver con la Liga Nacional y los jugadores mayores, es algo a tener en cuenta el desarrollo y la transición de jóvenes. Tienen que tener una competencia, creo que la Liga Saesa (liga del sur de Chile donde hay competencias por categorías de edad hasta la serie adulta) es una buena prueba para ellos.

Tú mismo organizabas un campus para jóvenes.
En mi ciudad, en los momentos de break entre temporadas, tengo un campus para chicos, no para profesionales, sino una escuela de orientación deportiva enfocada a los buenos hábitos y cosas que le sirven a un chico para aplicarlas en su entorneo escolar, familiar o de trabajo. También en entornos deportivos. Son pocos días para enseñar técnicas de juego o hacer un seguimiento mientras aprende, nosotros orientamos a cosas que le puedan quedar, aprender y aplicar en diferentes ámbitos de su vida cotidiana.

¿Habrá otro campus?
Todavía no lo sé. Haberme venido a Chile hace que no pueda organizar como estando en Argentina. Esperemos que este receso me dé tiempo de poder organizar. El receso que pasó no lo pudimos hacer y tanto mi grupo de trabajo como yo quedamos con las ganas. Esperemos que estos días, cuando terminan casi todas las ligas, tener un break y poder hacerlo. Depende de muchas cosas, como del municipio, de lugares que tengamos disponibles…

10781665024_IMG_3829
Nicolás Ferreyra defiende a Franco Morales en Valdiva vs Las Ánimas (Foto: Víctor Moreira).

¿Si se termina la liga, tienes contrato con Valdivia?
Si se termina la temporada terminaría mi vínculo con el CDV y después vería qué voy a hacer, qué opciones tengo. Por empezar, lo que más necesito es mi familia, por lo menos deseo volver aunque sea unos días a mi ciudad y estar con ellos. Me hacen falta y es la parte más difícil de estar lejos. Cuando termina esto, ojalá dentro de un mes, mi vínculo se terminaría.

¿Qué te ha parecido Valdivia, la ciudad y su gente?
Eso ha sido de menor a mayor, una cosa que hoy día me cuesta asimilar el cariño y cómo se vive el básquet. Se sigue a un club en toda la parte del sur. Me habían dicho que era bastante diferente a otras partes del país, pero tenía que vivirlo. Realmente es diferente, una experiencia única. Me he sentido muy cómodo, bien con la gente que apoya al equipo y que me ha brindado su casa. Me llevo un montón de cosas, muchas amistades para toda la vida. Más allá de que termine este fin de semana o en un mes, me llevo una experiencia enriquecedora de conocer una ciudad hermosa y gente con la que generé una amistad. Estoy muy contento de haber elegido venir acá, uno se siente parte de la ciudad. Todo el equipo lo vive de esa manera.

Volviendo a la final, ¿cuál es la mayor virtud de Ancud?
Nunca dan las cosas por terminadas. En diferentes ámbitos del juego y la temporada lo han demostrado. Es un equipo mentalmente fuerte, que estuvieron acostumbrados a la adversidad en todo el año. Eso hizo que tuvieran un plus, que se pusieran bastante firmes y que en estos momentos tengan personalidad. Son equipos que de venir de una no tan buena o irregular temporada pasan a tener momentos claves como con Las Ánimas y la final del sábado. Es una de sus mayores virtudes, por más que estén atrás en el marcador y en la serie, siguen firmes tratando de lograr su objetivo. A nosotros nos tiene que tener motivados y alerta sabiendo que hasta que no termine el partido nada está dicho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.