🇲🇽 ACADEMIA CNAR, UN HOGAR DE SACRIFICIO Y PASIÓN PARA LOS JÓVENES MEXICANOS

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

La ilusión de pertenecer a un proyecto siempre te abalanza a decidirte por él. En la previa solamente tienes en mente el brillante futuro que se te ha marcado y a veces se cae en el error de no concentrarte en lo que será el proceso. Muchos podemos identificarnos con ello y no es para culpar a nadie, sino más bien para remarcar lo importante que ha sido el trabajo dentro de la Academia CNAR para soñar con la que posiblemente sea la mejor generación -generación, no equipo varonil o femenil- que ha visto el baloncesto azteca.

La ilusión de pertenecer a un proyecto siempre te abalanza a decidirte por él. En la previa solamente tienes en mente el brillante futuro que se te ha marcado y a veces se cae en el error de no concentrarte en lo que será el proceso. Muchos podemos identificarnos con ello y no es para culpar a nadie, sino más bien para remarcar lo importante que ha sido el trabajo dentro de la Academia CNAR para soñar con la que posiblemente sea la mejor generación -generación, no equipo varonil o femenil- que ha visto el baloncesto azteca.

Gilberto Berrones y Bryan Ceballos fueron algunos de los que llegaron hace cuatro años a las manos de Enrique Zúñiga para comenzar una aventura que sin duda no sería solo unos días de campo. Y no por hablar de las labores en la duela, sino desde lo que significa desprenderte por completo de tu seres queridos para concentrarte en un complejo de alto rendimiento. Las rutinas simplemente cambian por completo.

“El estar aquí nos ha ayudado a madurar, en comprender que si quieres lograr algo, tienes que sacrificar muchas cosas. Como dice Bryan, no solo llegamos siendo buenos jugadores, sino que nos hemos convertido en mejores personas”, abrió con determinación un Gilberto Berrones que desprendía pasos previo a arrancar una nueva entrevista para MundoBSKT.

Foto: FIBA

A su arribo, el mismo Zúñiga fue quien los recibió con los brazos abiertos, pero también con ladrillos de concreto para dejar a todos en la realidad. Claro que habla mucho de uno el pertenecer a programas como este, el de TEC Hidalgo, en UPAEP, con el CETYS y otros, pero eso no significa que con ello sea suficiente para ser nombrados como los mejores del continente. Por eso, el trabajo es a otro nivel y con una dedicación que ha comenzado a desprender frutos.

“Desde que llegamos aquí, el coach (Enrique Zúñiga) nos dijo que esto iba para largo, que esto iba a ser un proceso que nos iba a costar, pero que después iba a valer la pena. Para nosotros, como cualquier basquetbolista mexicano que sueña con representar a su país, es una meta que no es imposible y que hemos trabajado mucho por ello”, agregó Gil sobre lo que ha significado ser uno de los seleccionados más constantes en categorías menores.

A lo que Bryan continuó: “Nos hemos ayudado mucho y gracias a Enrique hemos mejorado mucho tanto física como técnicamente. El foguearnos con otras universidades nos ha ayudado mucho”.

Los chicos están más que agradecidos, su actitud y su manera de hablar lo dejan muy en claro. Viven como cualquiera de nosotros, sin embargo, se levantan diariamente a trabajar y estudiar arduamente con la mentalidad de conseguir una ficha más grande. Y no únicamente los varones -que normalmente reciben la mayor cantidad de reflectores-, sino también ellas, quienes, con la salida de figuras como Karla Martínez y Mariana Valenzuela a los Estados Unidos, piensan en que el entregarse al cien por ciento traerá resultados más que favorables.

Foto: FIBA

El ejemplo más cercano para todos es el enorme éxito conseguido con el primer lugar del Centrobasket U17 disputado el año pasado en Puerto Rico. Los dos fueron retos colosales al tener que vencer a los anfitriones en el mítico y siempre hostigador Coliseo Roberto Clemente. Desde fuera se veía más que complicado festejar, pero la psicología que se ha trabajado con estos grupos, dejó en claro que las cosas, por lo menos en la cancha, se están haciendo de la manera correcta.

“El hecho de festejar, ver tu bandera, cantar el himno y tener la bandera en tu uniforme es algo asombroso e inexplicable porque sientes todo corriendo al mismo tiempo. Siento que todas estamos listas para lo que venga”, comenzó en una segunda conversación la mazalteca Elisa Rodríguez.

“La relación entre todas es muy sana porque queremos mejorar y demostrar. Fuera de la cancha también es tranquilo y nada de estar peleadas. Estamos peleando un lugar, por supuesto, pero también somos un equipo”, añadió con seguridad la ganadora Morelia Chávez, la cual ya tiene la mente en sudar hasta la última gota por tener su puesto en el combinado que represente al país en el próximo Premundial U18. “Todas vamos con la mentalidad de que habrá jugadoras más altas y fuertes. Para eso nos estamos preparando cada una, independientemente de donde estemos. Vamos con la mentalidad de trabajar para ganar”.

Desde pequeña, Morelia ha sido guiada para practicar y entregar su mejor desempeño. Algunos podrían pensar que después de un oro las labores pueden esperar, pero no, en cambio, el trabajo viene al doble. Desde el día uno, su madre la ha impulsado a esto en todos los aspectos de su vida, pero en el basquetbol, como buena guía que también jugó, la exigencia es mayor, por lo que cada día las palabras de motivación se tornan en un “no te distraigas”, “exígete” y “da tu extra” para no dejarla que se conforme.

Recientemente, las dos selecciones se dieron la tarea de viajar a la ciudad de Guadalajara para realizar un breve pero intenso fogueo con distintas instituciones. Ahí, uno de los nuevos integrantes, actualmente campeón nacional, se dio cuenta de lo que dicen las letras anteriores. Diego Martínez es el más joven de la Academia CNAR con 14 años de edad, mas eso no lo detiene por combatir entre “los grandes” para hacerse notar.

Las oportunidades, como comenta, son únicas y sabe de la pasión que han puesto los demás para ser considerados entre los mejores de la nación: “Con el tiempo y si es algo que tú quieres, lo vas a lograr. A final de cuentas esto es un sueño que quiero hacer y es por lo que debo de seguir haciendo sacrificios. Nada es regalado”.

Foto: Ryan Stetz / NBAE / Getty Images

La palabra sacrificio parece estar más que inmersa en la cabeza de cada uno de estos basquetbolistas. Y al momento que uno la escucha o lee, siempre piensa en lo que cuesta, en lo negativo, pero, como ellos lo platican, hacen sonar este concepto como un paso que te dirigirá sí o sí a los peldaños más altos.

Por ejemplo, la misma Morelia: “Los sacrificios son para ti, así que tú sola te vuelves más responsable. Los sacrificios más importantes que debes de tener siempre es el estar dispuesta a trabajar, siempre dar tu extra, siempre estar enfocada en lo que quieres”.

O como menciona de nuevo Elisa: “Todas estamos compitiendo por ganarnos un lugar, pero el hecho de estar dentro de la cancha junto con tus demás compañeras también te hace mejor. No importa la consecuencia de quedar o no (en una lista), ya tienes esa experiencia de haber compartido la cancha con las mejores jugadoras de México. En la cancha nos exigimos para que todas crezcamos”.

Foto: BASQUETMEX

La realidad que Enrique Zuñiga les mostró al comienzo del viaje ha cambiado de verdad y para bien. Hoy podemos hablar no solo de una U18 competitiva, sino de un conjunto de prospectos mexicanos que tiene hambre de ser el más grande de América y que ahora es de ellos de los que se tendrán que preocupar.

Todos están llenos de orgullo por portar diario y en cada competición el nombre de México al frente. Uno de los que puede ser que más lo perciba -sino es que es el primero- es Jorge Moreno, quien con las próximas palabras sentencia el pensar de esta familia.

“Quiero mi puesto (para el Mundial). Quiero competir contra los mejores y demostrar de lo que soy capaz. Nuestra meta es ganarle a Estados Unidos. Si vamos a ir por algo, lo vamos a hacer bien”.

2 comentarios

  1. Que orgullo por estos deportistas, lástima que el CNAR se viene abajo, esta semana han venido despidiendo a entrenadores por “falta de recursos”. Deberían de investigar esa situacion ya que lo hicieron de un día a otro, aún les deben sueldos. Los depositas están a poco tiempo de las competencias importantes, incluyendo olimpiadas.
    ¡Es una injusticia!

    Me gusta

  2. Gracias Jorge por siempre poner temas con una perspectiva diferente
    Sería interesante tocaras el maxibasquetbol donde seguimos poniendo y logrando objetivos personales con la meta de ser parte de un representativo internacional es un tema interesante

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .