🎙️🇲🇽🇦🇷 NICOLÁS CASALÁNGUIDA: “ES UN HONOR QUE LA GENTE DE MICHOACÁN ME HAYA SOLICITADO”

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

El sueño lucía roto y alrededor de la organización se vivió un aire de tristeza tras anunciar que Aguacateros de Michoacán no iba a participar en la edición 2020 de la LNBP. El subcampeón del Oeste no estaba conforme en un principio con las condiciones de la liga y, así como de sorpresa tomó a todos, también a su entrenador Nicolás Casalánguida, quien recibió la noticia de manera abrupta. Sergio Ganem abrió la posibilidad de confirmar decisiones hasta el 30 de junio y, asimismo de manera inesperada, la franquicia michoacana esperó al acomodo de ciertos factores para cambiar de opinión y poner una sonrisa en la fanaticada del estado.

El sueño lucía roto y alrededor de la organización se vivió un aire de tristeza tras anunciar que Aguacateros de Michoacán no iba a participar en la edición 2020 de la LNBP. El subcampeón del Oeste no estaba conforme en un principio con las condiciones de la liga y, así como de sorpresa tomó a todos, también a su entrenador Nicolás Casalánguida, quien recibió la noticia de manera abrupta. Sergio Ganem abrió la posibilidad de confirmar decisiones hasta el 30 de junio y, asimismo de manera inesperada, la franquicia michoacana esperó al acomodo de ciertos factores para cambiar de opinión y poner una sonrisa en la fanaticada del estado.

El primero de julio se amaneció con un fresco verde que trajo ilusión. A través del presidente Donaldo Ortiz, la organización informó al público de su participación en el próximo ciclo del máximo certamen azteca a disputarse entre el 10 de septiembre y la primera semana de diciembre. Ello no vino solo, ya que el mensaje incluyó el llamado de renovación de Casalánguida y su primer asistente, el venezolano Ronald Guillén.

Foto: Todo Basquet / Aguacateros de Michoacán

El antiguo dirigente de Atenas tuvo su primer año como entrenador en jefe en México con grandes éxitos. Con una base importante de mexicanos, cerró la campaña regular con 23 triunfos y 13 derrotas en la posición No. 3 de la Zona Oeste y pasó a eliminar a los Capitanes de la Ciudad de México en las semifinales de conferencia. Esto los dirigió a Mexicali, donde llevaron la final hasta un séptimo juego, sellando así su temporada de caballo negro.

“Fue una situación difícil porque habíamos planteado continuar el proyecto deportivo de Aguacateros una vez que terminó la temporada pasada y habíamos adquirido un compromiso. Luego, con la situación de la pandemia, el estado de Michoacán decidió que la prioridad era la cuestión sanitaria para enfocarse y por eso desistió en un primer momento de jugar la competencia de la liga profesional de México”, comentó Casalánguida en exclusiva a Cancha Latina sobre su sentir durante la incertidumbre. “Era lógico para mí que esa prioridad existiera. Pero por otro lado me generó una pena y una lástima el no poder continuar un proyecto que había comenzado muy bien. Ahora, una vez que se confirmó la participación del equipo y que se reconsideró la idea, nos deja un alivio”.

A diferencia del aviso de retiro, en esta ocasión la organización estuvo en contacto con el coach para preverlo de una inclusión cercanamente segura. El oficio fue enviado con tiempo y las oficinas supremas correspondieron a este; ahí es donde empieza la aventura. Al igual que el curso pasado, la directiva no lo pensó más de lo necesario y le entregó las llaves de la franquicia al también ex asistente de la Argentina de Sergio Hernández.

“Por segundo año consecutivo, la dirigencia me dio total libertad para armar el proyecto y el equipo. Eso es un motivo importante para volver porque el hecho de que me permitan armar la estructura, tanto del equipo como de los jugadores y cuerpo técnico, es para mí -y para cualquier entrenador- una tarea muy importante”, continuó.

Como es conocido en México, los equipos en su mayoría son apoyados por los gobiernos de cada estado y ciudad y Aguacateros de Michoacán no es la excepción. Por ello y a falta de público en las gradas, los verdes tienen que armar una nueva etapa con el 50% del presupuesto disponible en otras ocasiones, mas no hay que descartarlos para realizar un papel igual de importante.

 

A pesar de lo anterior, desde el banquillo se busca mantener la idea de un equipo competitivo y la primera señal de ello es la reincorporación de Tristan Spurlock: “Mi idea inicial radica en sostener al equipo entendiendo que Aguacateros entra al último una vez más -porque el año pasado también fuimos uno de los últimos en llegar al mercado- y buscaremos mantener la columna vertebral de la temporada pasada que fue exitosa. Estamos hablando con los jugadores que estuvieron en su mayoría y luego iremos haciendo los ajustes que consideramos correspondientes para mantener la idea de un equipo competitivo. En ese marco quizá haya un espacio para 1 o 2 jugadores argentinos”.

La nómina puede ser baja para pensar en llamar altos contratos como el de Lucio Redivo o lograr convencer a una figura nacional como Marcos Mata, pero en ello no se cierra el mercado, por lo que el staff de entrenadores se encuentra tranquilo entre la formación más completa de la quinteta y el pensar en objetivos que se podrían calcar en la escuadra, tales como un título nacional.

“Si uno no tiene equipo, no puede hablar de objetivos. Primero lo formaremos y, una vez hecho eso, vamos a intentar ser el combinado más competitivo posible. Esa es la ecuación y, ya que esté conformado el plantel, nos pondremos los objetivos para la temporada que viene. Así lo armamos el año pasado y así será en esta”, respondió Casalánguida ante la cuestión de establecer una meta a dos meses de arrancar.

Ligado a eso concierne la participación de jugadores mexicanos, a los que en distintas ocasiones han sido puestos contra la pared en torno a su participación dentro de la LNBP. A lo largo de su carrera, y como en la Liga Nacional se estipula, Casalánguida utiliza a juveniles argentinos de hasta 17 años. Sin embargo, en México no es factible llevar a chicos de esa edad al nivel profesional, por lo que hoy -más que nada para los próximos enfrentamientos- hay que mantener cierta calma por ver a más jóvenes como Omar de Haro en el equipo.

“Argentina tiene una organización que no es tan simple de imitar de un día para otro. El hacer un paralelo con una idiosincrasia distinta, en un lugar distinto, con una cultura distinta es muy difícil. Yo prefiero pensar en Morelia, prefiero pensar en las posibilidades de Michoacán, en la cultura basquetbolista del lugar donde me toca trabajar y optimizar lo que se tiene de talento mexicano”, señaló el comodorense en dirección a la labor integral que se aproxima. “No voy a pensar en trasladar un modelo porque eso no es aconsejable, entendiendo que las culturas son distintas y que las ideas son diferentes al igual que los sistemas. Nuestra búsqueda como equipo de trabajo radica en mejorar los espacios que hay en la ciudad y el estado”.

Foto: Aguacateros de Michoacán

Así, muchos piensan que entonces quedaría cuestionar por qué se va a jugar, cuál va a ser la motivación para esta batalla ráfaga de tres meses. Un pensamiento enteramente erróneo.

Gran parte del futbol del continente americano ha malacostumbrado al aficionado en creer que lo más grande para un club es el título y los múltiples reconocimientos que pueda recibir. Sin embargo, a Aguacateros -con diferencia a su primer intento- no le desentona ese juicio, debido a que quiere dejar su verdadero sello con la integración de un plan diverso para el avance técnico y profesional del baloncesto en la ciudad de Morelia y otras regiones aledañas.

El proyecto está planeado para arrancar lo más pronto posible con entrenadores y preparadores de Michoacán, además de reunir a un grupo de jóvenes entre los 13 y 17 años. Bajo tres pilares, el programa parece tener pies y cabeza, ahora falta ver su crecimiento con el paso de los días.

“Como entrenador, es un honor que la gente de Michoacán me haya solicitado un programa integral para el básquetbol, no solamente en cuanto al equipo profesional, sino también a lo que concierne a la formación de entrenadores del estado porque estamos pensando en colaborar en la formación de docentes del básquetbol del estado. En segundo lugar, está la detección de talento y plan de altura escolar en todo el estado y, en tercero, la formación de las fuerzas básicas de Aguacateros, algo que no tiene hoy en día. No se trata solo de dirigir el equipo profesional, sino también reorganizar la estructura interna. El primer paso que queremos dar es un curso de capacitación a todos los docentes de Michoacán y creo que estamos cerca de concretarlo”, expuso el también seleccionador de la Albiceleste en Praga 2013 (Mundial U19).

A su explicación, el plan no se encuentra flotando como lo cree Jesús Huerta, presidente actual de la Asociación Michoacana de Baloncesto: “El proyecto implica en primer lugar la participación de Ronald Guillén como asistente y él también va a colaborar con los pilares que tienen que ver con el programa de desarrollo integral. Estará Jesús Tejeda que es nuestro preparador físico y tiene vasta experiencia en los trabajos con básquetbol formativo y profesional. Después de ellos está un grupo de trabajo que estamos pensando con algún entrenador de Morelia para el desarrollo de las fuerzas básicas. Iremos elaborando un plan de trabajo con otros recursos humanos que van a colaborar con todo este trabajo que es amplio y exigente. Estamos en esa etapa: la formación del equipo de trabajo para ejecutar el plan”.

Tal como lo platicamos, se convierte alentador poder ir más allá del brillo. No hay duda de que el ver a tu equipo ganar te llena de alegría y ánimo por seguir cerca al combinado, pero que ellos, cada integrante, te abra el camino para también hacerte sentir parte de su historia es un capítulo totalmente distinto. El futuro que se pueda entregar mediante distintos matices y las estructuras es la clave que permitirá una evolución próspera.

La conjunción de todo vela por la solidez de Aguacateros en cada uno de sus aspectos, sencillamente para llegar a ser una franquicia insignia de la LNBP. Con poco más de 3 años de vida y la salida de los Monarcas Morelia, la organización tendrá los ojos y la inversión necesaria para asentarse de manera más segura, como hoy pueden presumir combinados históricos como Soles de Mexicali y Fuerza Regia.

Un nuevo legado está por comenzar en Michoacán. El básquetbol está por recibir el respeto que se ha merecido por años y vivirá una oportunidad única de respirar este deporte. Aún sin dar los primeros 5 pasos, es prometedor el estar bien plantado, tener una base y así, comenzar a crear un nuevo imperio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .