🇦🇷 CONOCE EL PROTOCOLO SANITARIO DE LAS BURBUJAS DE LA LIGA NACIONAL

Diego Grippo, Director del Departamento Médico de AdC-CABB, redactó la guía que se destalla en esta nota conjuntamente con sus opiniones. También habla del documento que calcula el riesgo para los partidos, hoy en Córdoba.

Diego Grippo, Director del Departamento Médico de AdC-CABB, redactó la guía que se destalla en esta nota conjuntamente con sus opiniones. También habla del documento que calcula el riesgo para los partidos, hoy en Córdoba.

El sistema de “burbuja”, una sede única donde se disputen todos los partidos, fue la forma más segura que se encontró para empezar a jugar la próxima Liga Nacional y realizar las ventanas de FIBA (27 y 30 de noviembre). Pero, para el éxito de esta modalidad copiada de la NBA y gestionada por la dirigencia del básquet con el Gobierno Nacional, será determinante el enfático respeto del protocolo sanitario que armó el médico Diego Grippo, titular del Comité de Crisis que la Confederación Argentina y la Asociación de Clubes crearon en marzo para hacer frente a las consecuencias de esta pandemia. “El éxito de estas burbujas dependerá del estricto cumplimiento de las guías que FIBA ha enviado y que nosotros hemos adaptado estudiando muchos casos de competencias en distintos países. Nadie deberá descuidarse en la prevención, ni menospreciar el riesgo que existirá. Todo pasará por la responsabilidad individual para que, colectivamente, podamos cumplir con el objetivo de demostrar que el básquet argentino puede organizar un evento de esta magnitud”, asegura Grippo. El médico elaboró un dossier de 19 páginas –ya en poder de los equipos- que incluye la explicación de por qué este formato es la mejor opción y detalla, en otros capítulos, cómo serán los traslados –hasta y dentro de la sede-, las evaluaciones y controles médicos, las comidas, alojamientos, entrenamientos, partidos y el rol de los recursos humanos, el personal médico y los medios de comunicación. Un documento que todavía debe ser aprobado por las autoridades sanitarias del Gobierno Nacional.

“Las claves son varias y las voy a mencionar, pero todo comenzará y terminará en el cumplimiento de las normas detalladas en ese documento”. Ese fue el mensaje principal que Grippo decidió bajar para aquellos que estarán involucrados en la sede. “No sólo me refiero a jugadores o entrenadores. Acá un periodista o un cocinero, por mencionar dos funciones al azar, pueden insertar el virus en la burbuja y generar una propagación”, agrega el bahiense, quien puntualiza que los cuidados serán similares a los que todos llevamos adelante en la vida cotidiana. “El lavado de manos permanente, el distanciamiento social y el uso de las barreras que hoy sabemos que son eficientes (tapabocas, barbijos y máscaras). Luego, claro, la higiene y la ventilación de todos los espacios utilizables, en los hoteles, los transportes y los estadios. Todo eso es esencial. Yo estuve analizando los protocolos de distintas competencias en diferentes países (la NBA, España, Alemania, Inglaterra) y si bien no todos son iguales, es verdad que son parecidos y, en las cuestiones básicas, resultan todos idénticos”, aclara Grippo.

Siguiendo con las premisas básicas para el éxito sanitario de la burbuja, el médico habló de la importancia de los dos tests que deberán realizarse todos los protagonistas en la semana previa al viaje. Una tercera prueba será obligatoria antes de comenzar los partidos y, posiblemente, en algunos casos, una cuarta, si hay sospechas durante la disputa del torneo. Grippo también hizo hincapié en dos temas. Primero, el cambio de hábitos que los protagonistas deberán internalizar para evitar riesgos. “El tema de choque los cinco o ‘nos juntamos a charlar y tomar mate en la habitación del utilero’ no pueden pasar, por ejemplo. En eso necesitaremos la responsabilidad de todos los involucrados”, comenta. Lo segundo será la eficacia de la organización en todos los temas de prevención y controles. “Será un esfuerzo de logística y todo deberá funcionar como un relojito, cada engranaje cumpliendo su función con precisión”, explica. Grippo, por último, considera que otra pata valiosa será la capacitación previa de cada una de las personas que asistan a la burbuja. “Que toda la información la incorporen antes será muy valioso. Uno, cuando lee rápidamente el protocolo, le parece que será de compleja aplicación, pero no es así. Sólo requiere reforzar medidas y conductas que todos tomamos todo los días en nuestra vida diaria”, precisa quien en estos días seguirá con reuniones con el Comité de Crisis y los organizadores del evento.

Ya está determinado que haya un hotel exclusivo para los protagonistas –con un sector aislado para los empleados, estacionamiento propio y un espacio abierto de movilidad- y otro para las demás personas (dirigentes, periodistas, entre otros) que no tendrán contacto directo con los protagonistas. Se encuentra definido todo lo que deberán proveer los hospedajes: material preventivo, alfombras higiénicas, dispensadores de soluciones hidroalcohólica y geles, capacidad suficiente para alojar a las personas en habitaciones singles, limpieza diaria de todas las habitaciones y lugares comunes, y un servicio de lavandería acorde a las nuevas necesidades. También están precisadas las exigencias en el tema comidas, como cubertería envasada individual y bebidas individuales embotelladas, todo realizado en comedores amplios, ventilados y debidamente higienizados, sin superponer horarios de los distintos planteles. Las canchas de entrenamientos y juegos tendrán circuitos delimitados para ingreso y egreso (distintos), se evitará el uso de los vestuarios durante las prácticas, habrá lugares para limpieza de calzado y deberán respetarse a rajatabla los horarios (1 hora de práctica como máximo, 15 minutos entre la salida de un equipo y la entrada del siguiente, por caso). Cada jugador deberá llevar una muda de ropa, un kit de higiene personal y un par extra de zapatillas extra, para juego y entrenamiento. Hay un marcado énfasis en que los lugares cerrados deben ser permanentemente ventilados y aseados, con suficientes dispensadores de geles y soluciones hidroalcohólicas. Durante los partidos, habrá zonas claramente delimitadas y señalizadas para los distintos protagonistas, de acuerdo a su rol en el torneo. Y, además, tanto en los hoteles como en los estadios, habrá puestos de control médico en cada uno de los accesos.

En las ciudades habrá dos centros de salud destinados a la competencia: uno para posibles enfermos de Covid y el otro para atender lesiones o cuestiones habituales que sucedan en un torneo. El protocolo tiene todo determinado, incluso una forma de reaccionar a las contingencias. “Si hay un positivo o alguien con sintomatología de Covid, se lo aislará en otro piso del hotel que estará especialmente preparado para ese fin”, detalla Grippo. La organización designará una Comisión Médica cuyos roles serán asesorar y apoyar en la toma de decisiones, además de ser la responsable de la vigilancia y seguimientos de todos los procedimientos. Todo, además, estará controlado por un especialista en bioseguridad e incluso FIBA, si las ventanas se confirman en las mismas sedes que La Liga Nacional (hoy siguen siendo Córdoba capital y Carlos Paz), enviará a una persona especializada para el control del protocolo. En relación al transporte, para los equipos de La Liga Nacional se desaconseja el traslado en avión en favor de los micros de los equipos. En el caso de las ventanas FIBA, no hay otra opción.

La mejor noticia, luego de la autorización del comienzo de los entrenamientos, ha sido la evaluación del riesgo de propagación de la enfermedad que el Comité de Crisis ha realizado en esta previa de la competencia, en base a una guía enviada por FIBA. “Siguiendo los lineamientos y viendo las respuestas de los organizadores ante las diversas preguntas que la guía plantea, el riesgo de propagación en las sedes elegidas da hoy entre bajo y muy bajo, aunque todo puede cambiar dependiendo de distintos factores”, informa Grippo. Este documento proporciona una lista de verificación de mitigación y evaluación de riesgos, en base a la información reunida y que luego, a través de una matriz de decisión, arroja una puntuación por cada respuesta y así calcula el riesgo a través de un score final. El documento, que incluye 67 preguntas y 277 acciones de mitigación, arroja hoy -según el cuadro de referencia- un riesgo entre Muy Bajo y  Bajo, cuando los niveles llegan hasta Muy Alto. El resultado en esta previa es clave para luego armar una estrategia efectiva para garantizar los resultados del operativo y, por ahora, dan un panorama alentador. Aunque, claro, responsabilidad y –eficaz- organización serán las palabras claves cuando los partidos comiencen en poco más de un mes.

Texto: Prensa AdC y Prensa CABB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .