🇲🇽 HEISSLER GUILLENT Y ASTROS APARECEN SIN PIEDAD PARA DEJAR FUERA AL ACTUAL CAMPEÓN

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

Hace unos días, en conferencia de prensa, Sergio Valdeolmillos mencionó que su equipo iba a ser diferente para esta fase, que podíamos ver al Astros de Jalisco que siempre quiso. Más adelante, Heissler Guillent, después de una temporada regular debajo de las expectativas, comentó que llegaba la hora de ganar los encuentros importantes y los dos personajes no pudieron haber estado más acertados para abollar la corona de Soles de Mexicali.

Hace unos días, en conferencia de prensa, Sergio Valdeolmillos mencionó que su equipo iba a ser diferente para esta fase, que podíamos ver al Astros de Jalisco que siempre quiso. Más adelante, Heissler Guillent, después de una temporada regular debajo de las expectativas, comentó que llegaba la hora de ganar los encuentros importantes y los dos personajes no pudieron haber estado más acertados para abollar la corona de Soles de Mexicali.

Foto: Astros de Jalisco

A la mala costumbre que nos está dando, Gustavo Ayón volvió a mostrar su superioridad y Guillent lo acompañó a la ofensiva para acribillar el rancho cachanilla. Esto no hubiera sido posible sin la defensa, la cual también desentonó el planteamiento de Iván Déniz y se robaron el periodo por 27 a 10. En ese momento, la pelea la daban Roberto Acuña y Shonn Miller, pero, a diferencia de ayer, ahora sí vino la reacción del líder con una racha de 13 a 3 para cerrar el juego a tan solo 10 puntos de ventaja.

A la causa se unió el argentino Erik Thomas y este obligó a Sergio Valdeolmillos a pedir un tiempo fuera para evitar que Soles pudiera acomodarse a tan solo una posesión. De este parón se desprendió una pelea de toma y daca, mas Isaac Sosa no permitía que sus rivales se acercaran de más y su puntería la llevó al triple que puso las distancias otra vez en doble dígito. Thomas le respondía, Luke Martínez se juntaba también, pero el boricua no se detenía y le cedió un respiro a Jalisco para irse al descanso con la ventaja en 48-38

Como fue en el primer partido, ahora el comandante que acompañó al Titán fue Marco Ramos para que estos estabilizaron un diferencial de diez puntos. Guillent también seguía recitando su musical de coladas y asistencias, y parecía que la alarma sonaba temprano para Mexicali al meterse en problemas de faltas a la mitad del cuarto. Pero antes de que algo peor pasara, un switch se encendió en el banquillo y vino el contrataque por la vía de Joe Lawson petrificando a Ernesto Oglivie en una clavada fúrica. Esta abrió la puerta para volver a poner el juego en una distancia de tan solo un dígito. El reventar del aro no se detenía y la pintura se hizo de la magia de Lawson y Thomas para que, ingresando a los últimos minutos, Soles diera la vuelta y comenzara la verdadera acción.

Foto: Astros de Jalisco

Entre Lawson y Ayón se empezaron a ver chispas disparadas, por lo que el primero en salir fue el mexicano al hacerse acreedor de cuatro faltas. Para esta instancia, Astros había retomado la ventaja, pero seguía con la respiración de Mexicali en el cuello. Si se despegaban, Lawson llegaba a ponen agua al fuego; hasta que la velocidad y ritmo cambiante de Guillent cambió todo.

Con los triples que encestaba y la locura de piernas que practicaba para llegar hasta la línea de fondo, el venezolano estaba en un modo intratable que provocó la desesperación e incredulidad de Lawson para cometer su quinta falta. Sin darse cuenta, el pilar de Iván Déniz tuvo que sentarse en las laterales para observar la caída de sus compañeros.

Primero, Guillent disparó una bala dramática como el francotirador con mejor respiración y, posteriormente, vino Marco Ramos para hacer lo mismo en los milímetros de la esquina con un Shonn Miller que se estiró al máximo para tratar de evitar una catástrofe. El hecho culminó en Ramos corriendo su cabello azul por toda la cancha y un grito que llenó el Auditorio Arteaga para poner un pie en sus primeras finales como integrante de la institución tapatía. José Estrada pudo dar vida en dos libres, pero los ánimos estaban lejos de soñar y el campeón tuvo que irse cabizbajo con el score adverso por 96 a 85.

Foto: Astros de Jalisco

Heissler Guillent cerró la jornada botando el balón por los últimos momentos y su hoja la dejó brillando con 24 puntos, 1 rebote, 7 asistencias y 3 robos; Ayón se adjudicó otro doble-doble de 20 unidades y 10 tablas. Por Mexicali, Thomas se despidió con 23 tantos y le siguieron Miller y Lawson, siendo el delantero de poder el más productivo con 14 puntos, 3 rebotes y 2 pases al aro.

“Estoy muy contento con el equipo por llegar a la final de conferencia. Esta serie nos ha hecho crecer y en los momentos decisivos tuvimos a jugadores que no les ha temblado la mano, eso importantísimo. Ahora tenemos que disfrutar de esto sin perder los pies del suelo para afrontar la siguiente serie. Hay que ser humildes para seguir cumpliendo los objetivos”, declaró Valdeolmillos después del éxito obtenido.

En el paquete por haber vencido al campeón y más ganador de la liga, Astros de Jalisco tendrá varios días de descanso gracia a que aún espera el resultado de la serie entre Aguacateros de Michoacán y Libertadores de Querétaro, los cuales empataron su serie esta tarde y jugarán el duelo decisivo el viernes por la tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .