🇺🇸🇲🇽 JUAN TOSCANO: “MI TIEMPO EN LATINOAMÉRICA FUE MUY BUENO EN MI VIDA”

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

Es complicado el ver quien hable de volver tan pronto; estar en un momento y pensar en lo que te llevó hasta ahí a veces son ideas que quedan a un lado. Y no de una mala manera, sino por la concentración y el enfoque que establece uno para seguir creciendo en el ámbito que se encuentre. Sin embargo, para Juan Toscano esto es diferente en una mente que mantiene presente a cada uno de los que lo apoyaron en su camino a la NBA, pero sin perder la noción de lo que pasará después de ese sueño.

Es complicado el ver quien hable de volver tan pronto; estar en un momento y pensar en lo que te llevó hasta ahí a veces son ideas que quedan a un lado. Y no de una mala manera, sino por la concentración y el enfoque que establece uno para seguir creciendo en el ámbito que se encuentre. Sin embargo, para Juan Toscano esto es diferente en una mente que mantiene presente a cada uno de los que lo apoyaron en su camino a la NBA y sin perder la noción de lo que pasará después de ese sueño.

Foto: Yahoo! Sports

Como lo hemos conocido a la perfección en este último año y medio, tras salir de Marquette, Toscano vistió los colores de la Selección Mexicana para después hacer una travesía por México, Venezuela, Argentina y hasta España. En el UCAM Murcia le hizo falta una oportunidad, mientras que en Bucaneros y Obras sólo fue tiempo lo que no jugó a su favor para demostrar su calidad. Pero ello no lo detuvo, más bien, siguió dando herramientas para consagrarse campeón en suelo azteca con Fuerza Regia y, posteriormente, cumplir el sueño de millones alrededor del planeta: llegar a la Asociación.

También conocemos que infinidad de jugadores han declarado que lo complicado no es llegar, sino mantenerte y más en un grupo laureado como el de Golden State: “Con la oportunidad voy a mostrar lo que puedo hacer. El mundo no es perfecto, no puedo llorar de mi posición o contrato. Voy a seguir trabajando por un contrato real con el equipo”.

Toscano quedó a la deriva de poder jugar una nueva campaña, pero ha tenido el apoyo y cada palabra de su entrenador y compañeros para dar a entender el tipo de jugador que es: una persona sin ego y que trabajará tan duro como siempre lo ha hecho porque para él no se trata de dinero, fama y ser alguien diferente para una persona, sino de dejar una huella con su carrera.

Foto: AP

“Yo no juego por el dinero; me levanto cada día a jugar este deporte porque es lo que más me gusta y así es más fácil para mi mente y espíritu el trabajar hasta donde quiero llegar”, comentó el mexicoamericano en conferencia de prensa. “Pensar sólo en dinero puede destruir tu mentalidad y todo lo que tienes planeado. Estoy jugando en la mejor liga del mundo; es más importante ser recordado como uno de los cinco mexicanos en jugar en la NBA que ganar dos millones de dólares. La imagen que tenga en México siempre será más importante”.

Para llegar a entenderlo, su consciente detectó que no es un chico más en pisar las duelas estadounidenses. Al contrario, él es una figura, junto a Al Horford y Facundo Campazzo, que representana toda una cultura, una región y más que nada México, el país que le abrió las puertas para dar su salto al escenario profesional. Sus responsabilidades han crecido, pero no todo fue de la noche a la mañana. Todo fue una labor de años en la que, como le comentó a Ignacio Miranda en la charla, no podría haber sido posible sin uno de los entrenadores más ganadores en la historia del baloncesto mexicano.

“Mi tiempo en Latinoamérica fue muy bueno en mi vida. Maduré mucho con la ayuda del gran Paco Olmos: es un gran entrenador, un gran amigo y fue clave en mi desarrollo porque siempre tenía paciencia conmigo. Todos los que me conocen saben que me gusta competir y nada de perder, por lo que a veces me ponía muy loco en mis 22 o 23 años con Paco. Me ayudó mucho y Fuerza Regia fue clave en mi crecimiento para poder llegar acá. También en Obras fue algo diferente por el estilo de juego en el que debes tener un alto IQ para jugar en Argentina como España. Cuando llegué a esos dos países, pude ver que ya sabía de básquetbol, pero que tienes que ser más que atlético, con mucha más inteligencia y más habilidades. Tienes que trabajar distinto porque no puedes estar clavando siempre o simplemente saltando, tienes que saber colar, lanzar flotadoras, terminar alto sobre el cristal (…) Tengo que agradecerle mucho a Paco Olmos porque él fue la gran clave para mí”, explicó.

Incluso, cuando se le cuestionó sobre su tiempo restante para seguir con la naranja en sus manos, el oriundo de Oakland permitió a los medios adentrarse en su corazón.

Foto: Fuerza Regia

“A veces extraño Fuerza Regia y Monterrey, jugar en México. Un día quiero regresar a la LNBP para jugar un año o dos. Estoy muy feliz con este buen momento en mi vida, con mi familia, salud, la NBA, ganando dinero. Mi situación no es mala, sería una falta de respeto para los dioses del básquetbol si lo pensara así”, añadió. “Ojalá pueda jugar 10 año más, pero, si no, estoy en un muy buen lugar personalmente. He pensado qué voy a hacer después del básquet con mi vida; no quiero solo ser un gran jugador, pienso ser entrenador o dueño de un equipo en la LNBP, a lo mejor el presidente de la liga, no sé”.

Y es que el tiempo nunca está a favor de uno, tal fue el caso de este ciclo en el que no sabía si seguiría jugando para la institución de sus amores y todo vino de inmediato encima. Jugar en Europa, otro equipo de la NBA, salir, Toscano no lo tenía muy claro. Afortunadamente, su coach y la directiva le han otorgado confianza tras el desempeño obtenido a través del trabajo de su rol, otra faceta que lo ha hecho madurar como antes: “Me di cuenta de que hay cosas más importantes en la vida y cambié muchas maneras de pensar sobre el dinero, mi trabajo, mi familia y cómo hago las cosas”.

Su voz actual de general azteca quiere dar a entender que sí, hoy está viviendo una fantasía, mas no queda todo ahí. El dos veces campeón en La Fortaleza quiere dejar su nombre, pero también sus enseñanzas. Habrá mucho tiempo para viajar, la playa, el fútbol y comer -sus actividades favoritas-, no obstante, mientras eso llega, su tarea está en dejar algo a las futuras generaciones: jóvenes que puedan ver por el básquetbol en todas sus facetas, hasta la que les muestre que no están peleando por el deporte, sino por descubrir cómo “la vida es más grande que el básquet”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .