🇦🇷 ATENAS-BAHÍA, UNA SERIE HISTÓRICA POR LA PERMANENCIA

Comienza a jugarse una serie por la Permanencia. Dos ciudades con tradición, mucho arraigo y planteles talentosos y jóvenes. Detalles de la serie y con profundo análisis. Toda la información que necesitás para seguir el playout.

Sólo uno podrá mantenerse en la elite, la hora de la verdad ha llegado. Comienza jugarse la serie por la Permanencia entre Atenas y Bahía Basket. Será una serie al mejor de tres partidos, el que mayor ventaja consiga en cuanto a cruces ganados, seguirá la próxima temporada en la Liga.

El escenario para todos estos partidos será el Templo del Rock, donde el cronograma oficial indica que el Juego 1 será este martes desde las 21.30. Será un duelo entre dos clubes con tradición, dos ciudades muy basquetboleras y dos planteles talentosos pero muy jóvenes. Se verá cuál tiene más variantes y, sobre todo, el que soportará mejor la presión.

El 25 de mayo del 2019, en Mar del Plata, fue la última vez que se jugó un partido por la Permanencia. Quien perdió esa serie fue Quilmes, en instancia al mejor de 5 en aquel entonces y cayendo ante Atenas (global de 3-0). El Cervecero bajó a la Liga Argentina, mientras que el Griego cordobés, que hoy vuelve a jugar un mano a mano por mantener la categoría, se salvó. Atenas había ganado esos partidos por 93-77 y 99-65 de local, mientras que el tercer punto lo definió por 105-90 en el Once Unidos.

Permanencia: Atenas – Bahía Basket

  • Juego 1 – 21:30 horas – Atenas vs. Bahía Basket (El Templo del Rock)
  • Juego 2 – 21:30 horas – Bahía Basket vs. Atenas (El Templo del Rock)
  • Juego 3 – 21:30 horas – Atenas vs. Bahía Basket (El Templo del Rock)

El antecedente en esta 2020/21: Se enfrentaron en dos oportunidades por fase regular, ambas con triunfos para Atenas. Fue 104-83 en el primer encuentro (23 de diciembre del 2020) y en el antecedente más reciente con festejo cordobés por 101-96 en doble suplementario (18 de marzo del 2021).

 

 

ATENAS DE CÓRDOBA

Culminó la presente fase regular en la 19° colocación con 11-27. Ganó el 28,9% de sus partidos, entendiendo que más allá de haber estado hasta los últimos días con posibilidades de salir de dicho puesto a raíz de un ferviente mano a mano que sostuvo frente a Oberá TC y Ferro durante varias semanas, su performance ha sido irregular.

Esta no es la primera vez que un histórico club como Atenas pasa por este tipo de situación. El Griego vuelve a estar en un escenario complejo, como en la 2018/19, cuando disputó la Permanencia ante Quilmes y se salvó, o como en la 2016/17 cuando terminó 8° en el Norte y estuvo a dos puestos de caer en otra serie por la Permanencia (en ese entonces el décimo fue Echagüe, que perdería la categoría ante Boca). O como también en la 2015/16 donde también salió 8° de su conferencia (esa Permanencia la jugó Sionista, que perdió ante Lanús). El antecedente más reciente, la 2019/20 suspendida por la pandemia, tampoco lo había posicionado muy bien (10-15 de balance).

El oasis en el desierto fue la 2018/19, en la que tuvo una campaña excelente llegando a semifinales (lo barrió San Martín), pero no es una historia que tan frecuentemente pueda contar en estos últimos años el equipo más ganador de la Liga. No hay que olvidar que Atenas es el único que disputó las 36 ediciones de la Liga, y es el más ganador tras conseguir 9 títulos.

Atenas apostó para esta temporada a un plantel joven. Leonardo Lema cargó con la responsabilidad de ser el líder del equipo, y si bien también hay que mencionar al extranjero Josh Nzeakor, por números y por ser el goleador (14,6 puntos y 6 rebotes), fue un tanto irregular. Y en esto de las apuestas, se buscó jugadores con una última buena 2019/20 en la Liga Argentina para darles esa oportunidad de pegar el salto y complementar al grupo.

Algunos no se pudieron acomodar (caso Joaquín Ríos o Tomás Gutiérrez) y en otros casos también se apostó por algunos jugadores que rindieron (Matías Martínez, Tomás Rossi, Gastón Córdoba y Lucas Machuca). El equipo también tiene ese toque de experiencia, como Juan Manuel Torres más Pablo Bruna o Fede Mansilla que llegaron ya iniciado el torneo, y que para este tipo de situaciones serán importantes; mientras que uno de los jóvenes de buena aparición fue Máximo Araujo, de los pibes con momentos bastante positivos (5,9 puntos en 15,9 minutos).

Otro punto a explotar en este aspecto será la juventud del plantel, y en este punto, además de la experiencia de Bruna y Mansilla, hay otros jugadores como Lema, Córdoba, Rossi y Martínez que están promediando arriba de los 25 minutos de juego. En este punto, las variantes y el movimiento del banco será importante, porque incluso Atenas tiene variables a explotar desde los ataques rápidos u ofensivas estacionadas aprovechando su juego interior.

Atenas no pudo encontrar un equilibrio acorde y la apuesta no resultó quizá como se esperaba. Perdió 8 de los últimos 9 partidos que jugó, siendo ante Bahía Basket justamente la única victoria que podemos contabilizar dentro de esta racha (101-96). Lo positivo es que, de esos últimos nueve, hay partidos que se le escaparon por poco, como por ejemplo ante Obras (perdió por 4), Peñarol (se le escapó por 1), Argentino (perdió por 4 en triple suplementario) y Oberá (cayó por 3). Claramente levantó en algo su perfil, pero de todas formas esos resultados negativos se conjugaron con la levantada que sí pudieron tener rivales directos como Ferro y Oberá. Así llegó a esta situación.

En este sentido, la defensa de Atenas no ha funcionado de la mejor forma, y posiblemente sea un atenuante dentro de la serie. Atenas ha jugado a un score bajo durante toda la temporada (tercer equipo que menos puntos anota por juego con 74,1), y en contrapartida es el 5° equipo que más recibe con 80,7 unidades, en un equipo que siempre buscó tener una buena propuesta defensiva no es lo más negativo porque, independientemente de los resultados, su planteo funcionó en parte.

No obstante, en el último tramo de la fase regular su media en defensa subió a 85,8 puntos, un número que se elevó por sobre todo gracias a los choques contra Argentino (116 en contra), Bahía y Libertad. Quizá el punto más fuerte del abismo fue aquella recordada caída contra Olímpico de principios de temporada, ese juego donde los bandeños tuvieron una jornada brillante en triples y el equipo cordobés cayó por 57 unidades de diferencia (115-58). Será tiempo de borrar estos antecedentes no muy buenos y recapitular, porque ahora cada pelota vale el doble en esta instancia.

El entrenador. Cristian Colli tomó el mando de Atenas para esta temporada, en su año debut. Se dio en una situación atípica tras el fallecimiento de Osvaldo Arduh días antes de arrancar oficialmente la temporada. En ese punto, la dupla que conformó con Nicolás Arduh tuvo ese baño de experiencia fuerte. Su primera victoria fue ante Libertad de Sunchales el 8/11 (96-92) luego de perder los primeros dos partidos ante Instituto y Quimsa.

Colli apuesta por un juego defensivo y ahí surge su principal característica. Juega a goleo bajo y eso se pudo ver en el lapso enero-febrero de la Liga, quizá el mejor momento en este aspecto para el equipo, ya con algunos cambios post receso por las fiestas navideñas (sumando a Bruna, Mansilla y Nzeakor), y dejando a sus rivales en 75 o menos puntos en 6 de los 10 partidos que disputó en ese interín.

La figura. Lo decíamos previamente: Atenas apostó a tener como eje del equipo a Leo Lema, que más allá de su juventud (tiene 22 años) tuvo que llevar con esa responsabilidad y maduró junto con el equipo dentro de ese rol. Tuvo pasajes y es claramente el líder de este grupo (promedió 12,1 puntos y 6,3 rebotes en estos 38 partidos), aunque también hay que tener en cuenta cómo estuvo rodeado.

En cuanto a la temporada del pampeano respecto a cómo asimiló su juego y desde lo conceptual, Lema ha tenido que jugar hasta incluso como interno a raíz de la falta de variantes en buena parte de la campaña, por lo que más allá de eso también apunta a un baño de experiencia para el pibe que en el medio del torneo recibió el llamado de la selección argentina. Talento puro y una proyección más que interesante.

Se dijo: “Tenemos el peso de estar defendiendo la camiseta del equipo más ganador de la Liga, y a eso lo tenemos que transformar en energía positiva para aprovecharla en los partidos. Debemos mantener la concentración durante los momentos buenos; y en los momentos en que no salen las cosas en ofensiva, mentalizarnos en que podemos manejar el ritmo de partidos, que es algo clave para jugar contra Bahía. Sin dudas va a ser un playoffs de mucha intensidad. Creo que el que controle más la cantidad de errores será quien tenga una ventaja. Somos dos equipos con muchos jugadores jóvenes, y por eso pienso que el manejo de la ansiedad puede ser una clave. Nosotros debemos hacer valer esa pequeña cuota de experiencia que tenemos por sobre ellos para manejar los ritmos y momentos”, Pablo Bruna.

 

BAHÍA BASKET

Bahía Basket llega a esta Permanencia tras finalizar en el 20° lugar de la tabla, con su destino en esta situación ya decretado desde hace tiempo. El equipo dirigido por la dupla Laura Cors-Martín Luis solo pudo festejar en 4 de los 38 partidos, con una efectividad del 10,5% en cuanto a triunfos. Claramente en este aspecto pasa una situación complicada, habiendo festejado ante equipos como Peñarol (83-78 el 18/11), San Martín (90-88 el 11/12), Argentino (91-90 el 8/1) y Oberá (83-79 el 12/2).

Se podrían marcar algunos detalles claros desde los resultados, como que su mayor seguidilla sin ganar fue de 12 derrotas consecutivas (entre el 11 de enero y el 11 de febrero), o que perdió los últimos 8 partidos de la fase regular. Pero a pesar de que los números son tajantes y marcan la situación del equipo dentro de la tabla, lejos estaríamos de hablar de objetivos para este equipo independientemente de que por supuesto intentará ganar esta serie para salvar la categoría.

Primero que nada es válido aclarar nuevamente que el proyecto de Bahía pasa por otro costado. No habla de los resultados sino del progreso de los jóvenes, y a partir de eso el escenario es totalmente distinto. Un equipo que apostó a tener uno de los planteles más jóvenes (si no es el más joven de todos) de la historia de la Liga Nacional. Promedio de edad de 19,4 en la actualidad, apoyando a un grupo de jugadores que busca minutos, roce de alta competencia y que en este punto logró su cometido. Acá empieza a tejerse otra historia, y no es algo nuevo, sino que año tras año Bahía ha estado persiguiendo el mismo objetivo y los resultados en cuanto a esa evolución que busca en los jóvenes está demostrada (los Vaulet, Fjellerup, Corvalán, Revido, Whelan, Martín Fernández, entre otros). La mejor cantera del país, apuntando a la formación, que hoy deberá superar una prueba para evitar caer a la segunda división.

Este año no fue la excepción. Guiados por un fantástico Caio Pacheco, que con su juego es de lo mejor del equipo en estos últimos años y una de las figuras de la Liga, tampoco hay que olvidar a otros exponentes como Fausto Ruesga, Federico Elías o Bautista Lugarini, que tomaron mayores responsabilidades cuando el brasileño estrella se fue cedido hace poco a la ACB. Y pasará por estos factores, entendiendo que también estamos ante un equipo que buscará mucho vértigo, ofensivas rápidas, y que más allá de haber trabajado mucho durante estos meses sigue teniendo un punto a mejorar en su defensa (es el equipo que más puntos en contra recibe con 90,3 de media).

Quizá uno de los problemas de este joven Bahía fue que, a diferencia de otros años, no tuvo una voz de experiencia marcada. Acá podemos hacer hincapié en la salida de un histórico de la institución como Jamaal Levy, el panameño que venía siendo uno de esos pilares en temporadas anteriores y que hoy se encuentra jugando Liga Argentina con Depo Viedma. Otro factor fue la falta de rotación dentro del juego interior, donde se puede mencionar a un chico que fue creciendo bastante como Gabriel Novaes dentro de esta experiencia que le tocó afrontar. Y no se apostó a contratar extranjeros para liderar al equipo, porque más allá de que previamente lo había hecho no fue viable en este esquema. Entonces, con ese grupo de jóvenes que en promedio no llegan siquiera a los 20 años, se lanzó al certamen priorizando el desarrollo y la formación.

Y saliendo fuera de lo individual, podría decirse que mucho de esta versión de Bahía apuesta y mucho al tiro de tres puntos, más allá de ese vértigo del que hablábamos. Y acá también hay un punto que marcar, porque Bahía tiene una media muy interesante de 8,6 en triples por partido, 9° en la general de los veinte equipos de la Liga y por debajo de elencos que también muestran una tendencia en este aspecto como Quimsa, Boca, Olímpico e Hispano. Ahora bien, la atención se centra en la efectividad, ya que un 29,3% de acierto es bajo (326 triples sobre 1112 intentos), siendo el 4° equipo que más lanzó en este apartado (Hispano 1164, Argentino 1114 y Olímpico 1113) pero el que menos puntería tuvo de ellos.

Aunque no destaca en rubros colectivos, sí tiene destacados a nivel individual. Y en este punto, más allá de hacer hincapié en su defensa, no hay que olvidar que Bahía tiene a dos de sus jugadores dentro del Top 5 de máximos anotadores de la Liga, con Fede Elías (16,8) y Caio (16,5) teniendo mucho caudal de puntos. Otro punto es Ruesga, top 5 también en rebotes (8,3 de promedio), y aclarar que también Caio es el actual líder en asistencias de la temporada (5,3). Equipo que, más allá de que su defensa muestra complicaciones más allá de trabajar y evolucionar en detalles importantes durante estos meses, tiene argumentos sólidos y peligrosos adelante con los que puede explotar.

La entrenadora: Laura Cors atraviesa su primera experiencia dentro de la Liga Nacional. Quedará en la historia al ser la primera mujer en dirigir a un equipo en la Liga de manera oficial, donde más allá de los resultados y ese balance negativo de 4-34 estamos ante una gran experiencia para la bahiense de 53 años. Siendo una de los tres miembros que tiene el cuerpo técnico (junto con Martín Luis y Augusto Meneses).

La carrera de Cors va mucho más allá de lo que pueda sintetizarse en esta Liga, hablaríamos de una mínima parte. Y es que su experiencia dentro del básquet femenino es dilatada, reconocida y una de las mejores entrenadoras, conocedora a la perfección de la rama y siendo formadora en un club de enorme historia como Lanús. Juego equilibrado, defensa férrea y transiciones efectivas siempre fueron sus propuestas, ahora volcándolo en el joven proyecto de su ciudad, una ciudad emblema e histórica que desde siempre respira básquet.

La figura. Caio Pacheco es sin dudas el principal faro de este equipo. El brasieño, revulsivo y dinámico en su juego, ha evolucionado notoriamente a través de las últimas temporadas y con su llegada al cuadro bahiense. En este último año tomó mayores responsabilidades y está teniendo números de lujo, con 16,5 puntos, 5,2 rebotes y 5,3 asistencias, siendo el líder en este último rubro y uno de los cinco mejores anotadores de la temporada.

Su punto gris posiblemente sea su cantidad de pérdidas (3,4), aunque también es un riesgo que toma por su estilo de juego y por llevar las riendas del equipo como ese eje que es. No estará pasando quizá por su mejor año desde el perímetro (29,7%), pero está claro que es uno de los jugadores más talentosos de la competencia, es internacional con su seleccionado de Brasil y esto le valió una llegada a la ACB, donde fue cedido al Murcia por un mes y ahora ya se encuentra de regreso para jugar esta Permanencia.

Se dijo: “El balance de la temporada es altamente positivo. Los jugadores progresaron individual y colectivamente, el estímulo de competencia lo tuvieron. Teniendo en cuenta su corta edad, le pudimos dar muchos minutos de calidad. Bahía es un lugar de aprendizaje y desarrollo, donde tal vez el objetivo del proyecto pasa por otro lado, apuntamos más a la formación. Como clave, nosotros vamos a buscar no tener tantas bajas en el rendimiento colectivo, tanto ofensivo como defensivo, algo propio también de la edad. Queremos ser constantes y consistentes durante más tiempo en el juego. Sabemos que lo podemos hacer, y vamos en búsqueda de ello”, Laura Cors.

 

MANO A MANO DE LA SERIE
  • Las transiciones de Bahía Basket y ese juego con vértigo, son sin dudas una de las grandes características de Bahía. Si Atenas logra hacer pesar su defensa y estancar esas ofensivas rápidas de mucha velocidad bahiense, sin dudas la balanza se inclinará en favor al Griego. No obstante, más allá de que Bahía no superó la línea de los 77 puntos en 4 de los últimos 5 partidos, con la reincorporación de Caio Pacheco y el antecedente de que en el único de estos juegos que superó los 77 fue justamente ante Atenas (le anotó 96, más allá de la derrota) aparece como una luz positiva para el cuadro de Laura Cors.
  • Parecidos:  Los dos equipos están top 5 en pérdidas, y en este punto, ofensivamente deberán reajustar este detalle. Independientemente de que Bahía juega a altas posesiones y que eso puede provocar un mayor número de pérdidas, los dirigidos por Laura Cors tienen un registro de 14,6 (2° en la Liga) mientras que el Griego lleva una marca de 13,9 (4°). ¿Qué puede cambiar esa ecuación? Un apartado en la defensa, donde Atenas es el 7° equipo que más robos provoca por juego con 7,2 de media.
  • Atenas con mayor repartición de puntos, Bahía apoyado en figuras más puntuales: Aunque tienen registros ofensivos globales casi idénticos (74,1 para el Griego y 74,6 para Bahía), la mayor rotación de Atenas respecto a puntos en la mano de cada jugador ofrece una variante que puede ser diferente, y esto es porque tiene mayores amenazas. Registra 24,8 desde los suplentes, ante un Bahía con marca de 17,4.
    ¿Donde radica esto? Puede respaldarse en que Atenas tiene 6 jugadores que anotan 8 o más puntos de promedio por juego: Nzeakor (14,6), Lema (21,1), Martínez (9,4), Rossi (9,2), Mansilla (8,8) y Machuca (8,4). Bahía por su parte respalda mucho de su ofensiva en Elías (16,8), Caio (16,5) y Ruesga (13,0), los tres habituales iniciales, además de contabilizar en este aspecto también a otro joven talento como Bautista Lugarini (9,8).
  • Cruce de jóvenes talentos. Tanto Lema como Caio son dos de los mejores exponentes que tiene la temporada en particular con esta Liga de jóvenes promesas. De selección ambos, más allá de que no tendrán un enfrentamiento directo, sí puede ser muy interesante ese duelo Lema vs. Ruesga (entendiendo que puedan emparejarse), dos jugadores atléticos que están en constante evolución y son un reloj determinante dentro de cada pelota y decisión que toman.

Texto y Fotos: La Liga Contenidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .