🇦🇷 VILLA MITRE SE ESTRENÓ Y ESTIRÓ LA FINAL DE LA LIGA ARGENTINA

Con la obligación de ganar, el conjunto bahiense se lució en una noche a pura defensa y con la aparición estelar de una de sus figuras para ponerse 1-2 en las Finales ante un Unión que buscará cerrar la serie el viernes en Ferro.

Después de once triples fallados en la serie, Franco Amigo calibró la mira y se sacó la mufa en una noche inolvidable en el Templo del Rock: encadenó dos triples consecutivos en el último cuarto, anotó 27 puntos en 39 minutos y lideró a un Villa Mitre rebelde que no estaba dispuesto a volverse a Bahía Blanca antes de tiempo.

Tras los dos triunfos iniciales de Unión, el conjunto dirigido por Lisandro De Tomasi defendió con intensidad, mantuvo durante los cuarenta minutos su concentración y se alimentó de la producción ofensiva de su escolta para imponerse por 77-68 en la tercera final. El resultado postergó la celebración del Tatengue, que se mantiene en ventaja en las Finales por 2-1 y tendra una nueva oportunidad de coronarse el próximo viernes a las 19 cuando vuelvan a medirse en el Estadio de Ferro.

El partido se jugó como se juegan las finales: con los dientes apretados, dejando la piel sobre el parquet y con el corazón en la mano. Villa Mitre con la ilusión de evitar la eliminación y mantener vivo su sueño frente a un Unión que pretendía sentenciar las Finales y adueñarse del único boleto rumbo a la Liga Nacional.

El propio Amigo lo había advertido en la previa: “Estuvimos dos veces a punto de quedar afuera y estamos acostumbrados a jugar estas cosas. Confío plenamente en el equipo y en el cuerpo técnico”. Y Villa Mitre plasmó su notable resiliencia en un juego que dominó de principio a fin, con una defensa inexpugnable que limitó considerablemente a la ofensiva de Unión a un 33% de cancha y 20% de tres, después de un arranque furioso en el que encontró respuestas inéditas hasta ahora en la serie en una ofensiva que había dependido en exceso de Ramiro Heinrich.

Los bahienses no necesitaron una gran actuación suya porque Juan Javier Bollo Suárez, José Gutiérrez y el propio Amigo aparecieron desde bien temprano, encontrando espacios que Unión les había negado durante los primeros dos encuentros. Sin puntos de Heinrich, Villa Mitre había construido una ventaja inicial de diez puntos pero Gastón Bertona achicó a seis la diferencia con dos bombazos para cerrar los primeros diez minutos.

Unión siempre estuvo en partido porque su profunda rotación entrega soluciones permanentes. A contramano de lo que sucede en una rotación corta como la de Villa Mitre, el conjunto santafesino dispone de múltiples variantes a disposición de Juan Francisco Ponce. Miguel Isola hizo su presentación con tres bombazos para cerrar una primera mitad con apenas dos puntos de ventaja para el Tricolor (37-35). La diferencia era demasiado exigua para la superioridad del Tricolor.

El tercer cuarto se jugó como una batalla de costa a costa, con dos defensas que brillaron y frustaron a sus respectivos ataques. Recién sobre el cierre pudo sacar un pequeño margen Villa Mitre con un parcial de 7-0 que le permitió adelantarse y cerrar cuatro arriba en el tercer cuarto.

En el cuarto parcial, Amigo encontró rápido dos triples y se sacó la mufa de una serie en la que había fallado en sus once intentos desde el perímetro. Luciéndose en ataque y sin resignar su fortaleza defensiva, Villa Mitre mantuvo los movimientos ofensivos que le permitieron encontrar tiros más cómodos y construyó una ventaja que fue determinante. Otra vez con una rotación limitada a a seis jugadores que sumaron 19 o más minutos, el desgaste no se sintió en un equipo que se nutrió también de los 10 puntos de Gutiérrez, los 12 de Harina y los once de Heinrich además de los 7 de Cecchi y los 7 de Bollo Suárez.

Unión, que tuvo otra vez en Leonardo Lema a su máximo anotador con 12 puntos, intentó reaccionar pero Villa Mitre nunca cedió los ocho puntos de ventaja que había conseguido con los dos triples de Amigo para mantenerse en la lucha en unas Finales de comienzo adverso tras las dos derrotas iniciales. Con un día de descanso, el elenco bahiense tendrá que esquivar otro match point en contra este viernes en Ferro.

El regreso de un guerrero: Amigo la rompió y guió al triunfo. Soldado siempre listo para la batalla, trabajador silencioso, e incansable, que rinde todas las noches y aporta en diversos rubros y en los intangibles. Franco Amigo es una pieza decisiva del engranaje colectivo de Villa Mitre, ese equipo que avanza en bloque con una conectividad sólida. El alero se destapó en el round indicado, en la noche sin mañana para el Tricolor y construyó una producción de ensueño.

El nacido en San Pedro padeció de anemia ofensiva en los dos primeros puntos de las Finales, justo él que es el máximo anotador del elenco con 14.1 puntos, aunque en un entramado de cuatro hombres arriba de las 13 unidades de promedio. Lo cierto es que el también kinesiólogo apenas convirtió 5 y 4 puntos en los dos juegos anteriores y sobre todo padeció de una mirilla torcida con 3/26 en tiros de campo (0/7 en triples).

Todas esas dificultades para anotar se transmutaron en un partido global de excelencia este miércoles, porque Franco se erigió en la figura excluyente con una planilla impresionante de 27 puntos (8/10 en dobles y 2/6 en triples), 10 rebotes, 3 asistencias, 1 recupero y 36 de valoración en 39.5 minutos en cancha.

La noche anterior a este match apasionante, que implicaba un escenario de extrema necesidad para el Tricolor, Amigo le contaba al diario La Nueva Provincia: “Tuve una temporada muy buena en cuanto a porcentajes, me da lástima que la pelota no entró en los dos partidos. Me genera un poco de impotencia llegar a esta instancia y que la bola no ingrese. Igual confío en la normalidad mía de los 35 cotejos anteriores y no de estos últimos”.

Evidentemente, el perimetral se motorizó en un baño de confianza y convicción, porque aportó soluciones toda la noche, ya sea con tiros de descargas, apareciendo del lado débil, cortando al aro, penetrando y hasta generando algunos dobles largos de muy buena factura.

Franco dijo presente desde el primer cuarto, en consonancia con la decisión de todo el equipo de saltar con mayor determinación al campo y a ejecutar desde el arranque una prueba de carácter, en ese segmento aportó siete unidades. En el segundo, el sanpedrino continuó conectado en ataque con seis unidades, mientras que en el tercer se mimetizó con un tramo de mucha intensidad defensiva global y poca fluidez en ataque, por lo cual solo encestó un doble. Y lo mejor de Amigo llegó en el último capítulo, en el que metió sus dos bombas para dejar atrás el 0/11 que traía en la serie, y se constituyó en la vía principal con 12 puntos en todo el episodio.

Texto: Prensa AdC
Fotos: Marcelo Figueras / La Liga Contenidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .