🇲🇽 LIBRETA DE APUNTES FINAL PARA LA LNBP 2021

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

2 de septiembre de 2021, la fecha de una nueva prueba para la LNBP que resiste a los problemas de pandemia para darle básquetbol a la gente. Ya con candidato al título decidido, así se para la competición previo al gran arranque.

Llegó la semana que hemos esperado por un año: la semana de arranque de la LNBP 2021. En la última edición comenzaba sin ser duro y mencionaba que había muchas dudas y muchos temas a tener en mente para trabajar. Afortunadamente, uno de esos temas, el sanitario, parece que se ha resuelto de buena manera al anunciar una vacunación total dentro de la liga en contra del COVID-19 y un aforo en cada sede que no rebase el 50 por ciento de asistencia. Sin embargo, en lo deportivo podemos confirmar que, si no eres Fuerza Regia, tu equipo no la está pasando bien este año para jugar en una edición tan desangelada.

Lo he comentado en mis redes sociales. Se siente la pesadez de esta liga, una que sale más por compromiso que por tener los recursos suficientes para subsistir y brillar entre otras. Muy pocos han sido a nivel nacional los que hablan de ella; antes de la presentación, la información era mínima y sin darle importancia a refuerzos, cambios o la pretemporada de los equipos. Gracias a la Copa Dorada se pudieron revivir un poco las emociones, pero, siendo sinceros, ésta no alcanzó el impacto esperado a pesar de que Soles de Mexicali saliera campeón y con un equipo que, ya viéndolo en cancha, confirma ser el candidato para ganar su conferencia.

La competencia real no podremos definirla partido a partido y será en el cierre de la campaña regular que podamos definir si alguien podrá hacerle daño a los cachanillas o al equipo de Nicolás Caslánguida. Así que, en vez de ser un torneo de tres meses, la verdad es que es de semanas y esto no termina por ser atractivo ni deportivamente adecuado, por lo que económicamente también suena imposible que los números vayan a quedar -supuestamente- negros como fue en 2020. Antes de que siquiera comience, insisto de nuevo, el básquetbol profesional necesita una solución urgente para los años por venir.

ASTROS DE JALISCO, EL NUEVO ODIADO DE LA LIGA

En 2017 se empezó la historia de Capitanes irrumpiendo de gran manera en todos los sectores de la liga. Sin embargo, éste empezó a hacerle competencia al equipo de Sergio Ganem y el resto es historia. Más de una palabra se guardaron en ese equipo para no salir más perjudicados, pero la salida a la G-League no fue sólo por querer llegar a la NBA, sino que los empujaron hasta terminar con su paciencia y la relación se rompió por completo.

Ahora, una situación idéntica pasa por Astros de Jalisco. Su primer año pasó sin ningún tema de gran revuelo, pero el pasado vino a romper todo con la llegada de Gustavo Ayón y los protocolos de COVID-19, que se rompieron en toda la liga, pero que sólo fueron sancionables para algunos, entre ellos la quinteta tapatía. Suspensiones, discusiones y mucho más ha pasado entre la liga y la franquicia, y para esta temporada, antes de arrancar, fuentes cercanas al equipo comentaron a Cancha Latina que la vida se la están haciendo imposible a Teo Zubia y su grupo de trabajo.

Si ya era suficiente con una reducción de presupuesto con la salida de Salvador Quirarte, ahora -como ha sido con otros conjuntos- la liga le ha pedido o aconsejado, como gusten verlo, a Astros que corra a Zubia, al coach Sergio Valdeolmillos y Gustavo Ayón. ¿Y por qué viene todo esto? En primera, por el choque que existe entre Ayón y Sergio Ganem. Después, por continuar la acción de seguir vetando jugadores al gusto propio. Los últimos que me vienen de momento a la mente son Marco Ramos e Idris Alvarado y ahora se trata de dejar fuera a Héctor Hernández.

Foto: Astros de Jalisco

A principio de este año se jugaron la Liga de Básquetbol Estatal de Chihuahua (LBE) -socia de la LNBP- y la Liga Chihuahuense, la nueva competición local que terminó por ser mucho más seguida y apoyada en la región este ciclo. Dentro de esa competición, Pioneros de Delicias se consagró campeón y para hacerlo contó en sus filas con Héctor Hernández y Arim Solares. Por lo tanto, al jugar con la liga enemiga, los dos están ahora vetados y a la espera de una respuesta. Por Hernández, como comentó Sergio Valdeolmillos, sólo está entrenando con el equipo.

A pesar de su posible ausencia, Astros ya luce mejor con las últimas tres incorporaciones de Avry Holmes, Ike Diogu y Jorge Gutiérrez. Sin embargo, no me parece un súper equipo ni tampoco el favorito del Oeste. De hecho, como previa del torneo, no me tentaría el corazón al ponerlo por debajo de Panteras de Aguascalientes. Pero, como siempre digo: tiempo al tiempo.

SOLES DE MEXICALI Y LA DIFÍCIL SALIDA A TIJUANA

En primera instancia venía a “defender” a la franquicia, pero un traspaso me hizo saltar en la duda una vez más. Me disculpo de antemano por no tener el tiempo de investigarlo más a fondo, pero creo que en las últimas semanas han habido un tema de choque en Mexicali.

Foto: Soles de Mexicali

Sabemos que nadie la está pasando bien y, hasta donde tenía entendido, Soles de Mexicali podrá ser el más campeón, pero el equipo está sufriendo mucho económicamente para subsistir, al grado de que ya ha buscado a terceros -no patrocinadores- para tratar de ayudar a la organización. Mucho de esto lo iba a culpar al mal manejo que han tenido la liga y los equipos para pelear con la pandemia, pero la llegada del importado Terik Bridgeman me hace preguntarme cómo un equipo que la está pasando tan mal sigue haciendo contrataciones del calibre que ellos están haciendo. Y el punto en el que más me molesta la intriga es por qué el equipo puede y sigue gastando a este nivel si se supone que no van a jugar este año en el Auditorio PSF porque necesitan dinero.

La afición cachanilla no se tomó nada bien la decisión de tener que ir a Tijuana y ahora me hacen pensar que es con justa razón. Sí, la gente quiere ver a su equipo ganar con los mejores protagonistas, pero también quieren ver a su equipo y a muchos les retiraron esa oportunidad sin saber si a mediados de septiembre y en octubre ya se podría tener gente en el gimnasio. Es claro que es un tema de dinero el ir a la sede de Zonkeys y en un momento me parecía correcto si sólo pensaba en “lo mal” que estaban, pero ahora, viendo que siguen sumando jugadores de gran talla, ¿por qué no ajustaron la nómina para poder jugar en casa y poder llevar a la afición de vuelta en cuanto se diera el permiso del gobierno?

FUERZA REGIA ARRANCARÁ COMO EL FAVORITO

El que Nicolás Casalánguida tomara el puesto de Paco Olmos aseguró que el equipo de Fuerza Regia vaya a estar sí o sí en la gran final de la LNBP. En su momento escribimos que llenar los zapatos del español no sería nada sencillo, pero con el plantel conjuntado parece ser que no habrá ningún problema. Con Kyle Fuller y Rodney Green como líderes, el equipo luce sólido y se complementa por doquier. Paul Stoll, Gabriel Girón, Daniel Bejarano y Eddie Girón serán buenas piezas cuando los primeros dos no estén pasando por una buena tarde y en la parte alta hay mucha confianza que puede recaer tanto en J.J. Ávila como Facundo Piñeiro.

A pesar de que no haya más piezas de las que disfrutó Casalánguida en Aguacateros de Michoacán, su equipo en nombres es prácticamente perfecto, el único detalle serán los hombres en el poste. Oderah Anosike impone cierto dominio por su físico, pero en su tiempo en México no ha sido nunca clave para ningún costado de la duela. Por otro lado, Kelvin Jones regresa para redimirse de una primera temporada terrible y con poco tiempo de juego por lesión. Alguna vez lo platiqué con el coach, estos tres meses no sirven para desarrollar jugadores, pero esperemos pueda tener un recambio en Kelvin Jones que dé minutos de descanso a otros sin poner en jaque los resultados.

Por lo visto en pretemporada, mantendré mi postura de que el rival más peligroso que tendrán serán los Plateros de Fresnillo de Pepe Pidal. Si alguien le ha hecho la vida difícil a los regiomontanos en los últimos años, ese es Pidal.

PANTERAS DE AGUASCALIENTES, EL ENEMIGO SILENCIOSO

Aunque Libertadores y Panteras sean los que se pelean este título, me quedo en este principio con lo que pueda hacer Sebastián Ginóbili. A pesar de que el tiempo en Instituto no haya sido el mejor, su dinámica puede ser que carbure de buena manera en un equipo comandado por Jonathan Machuca y la experiencia de varias piezas en el circuito. Más de lo que era el año pasado con hombres como Will Artino o Derek Reese destacando en lo individual, la química de este quinteto será la base del éxito porque los roles estelares deberían repartirse con sencillez al tener a Fabián Jaimes y Ernesto Oglivie como tus mejores defensores y compensando al ataque con hombres de la talla de Machuca en distribución, Gary Ricks en disparos y Kevin O’Brien (el “mexicano”) y Blake Hamilton siendo los revolucionarios.

Además, el cuerpo de mexicanos que complementan el equipo puede ser uno de los mejores de la liga al ser vasto y con buenos nombres como Israel Gutiérrez, Joshua Ibarra, Idris Alvarado -que voló el año pasado- e Iván Montano, quien es mi candidato número uno a ser el novato del año. Y no sólo por ser de los pocos que podrán entrar en esta nominación, sino porque creo que pueda ser igual de impactante en el club como Georgie Pacheco lo hizo en su primer año. Muchos años se nos prometió y se nos habló de este chico para ser un tipo de generación, ahora es momento de que lo compruebe.

Foto: Panteras de Aguascalientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .