🇲🇽🇻🇳 ERIC “EL BRUJO” WEISSLING, NOMINADO AL MEJOR ENTRENADOR DEL AÑO EN VIETNAM

Por Jorge Herrera (@jorgeherreran_)

El texto que están por leer, más que salga de la pluma de su servidor, es traerles las palabras que nos perdemos a veces por la lejanía o desconocimiento de un básquetbol que creemos extremadamente distinto al de occidente. Como bien sabemos, en el último año, las oportunidades laborales para los entrenadores disminuyeron en cantidades desafortunadas y varios decidieron buscar una nueva experiencia, tal y como la exitosa historia de Eric Weissling en Vietnam con los Hanoi Buffaloes.

El texto que están por leer, más que salga de la pluma de su servidor, es traerles las palabras que nos perdemos a veces por la lejanía o desconocimiento de un básquetbol que creemos extremadamente distinto al de occidente. Como bien sabemos, en el último año, las oportunidades laborales para los entrenadores disminuyeron en cantidades desafortunadas y varios decidieron buscar una nueva experiencia, tal y como la exitosa historia de Eric Weissling en Vietnam con los Hanoi Buffaloes.

Foto: Sport5

Para entrar en contexto, el equipo de la ciudad capital fue fundado hace cuatro años y con el coach Todd Purves habían estado siempre en las instancias finales de la Vietnam Basketball Association (VBA). Sin embargo, para el ciclo anterior, el dirigente estadounidense decidió regresar a la Asean League -la competición más importante de la zona- y dejó varado a los Buffaloes. Tal fue la desgracia, que por primera vez la franquicia quedó fuera de la postemporada y con su primera marca perdedora con siete victorias y ocho descalabros.

Ello llevó a la destitución inmediata de Lee Tao Dana y, una vez más, el grupo estaba totalmente desorbitado. En el Draft para esta campaña se realizaron elecciones más “seguras” que de impacto para el equipo y a ello había que incluirle la llega de un nuevo entrenador que nunca había estado en el país y que para los mismos aficionados era un desconocido. Los comentarios no tardaron en caer y la temporada 2020 estaba definida por terceros para ser un año simplemente de pasar la hoja. No obstante, el mexicoamericano Weissling tenía otros planes.

“La oportunidad empezó en enero, que estuve en la ventana de AmeriCup contra Bahamas con la Selección de México. Estuve enfocado en ayudar al coach Sergio Molina con todo el scouting de la selección de Bahamas, ayudando ofensivo y defensivo. En ese momento, me llegó a través del coach de la Selección Nacional la llamada de que están buscando entrenadores en Vietnam. Con la pandemia se puso todo en pausa y la liga pasó de arrancar en mayo a hacerlo en octubre”, relató el antiguo asistente de los San Antonio Spurs durante el programa de Cancha Latina en UCU Web Radio.

Foto: Tien Tuan

Pero para Weissling, el trabajo empezó mucho antes a través de las ahora imprescindibles videollamadas, donde él platicaba con los jugadores, los analizaba, les mostraba la manera de trabajar y mucho más. Mientras tanto, la fanaticada capitalina y la prensa no cambiaban su parecer, incluso por los nombres de esta ocasión dentro de la plantilla. Con el estadounidense Mike Bell como la máxima referencia, solo Dinh Tien Cong, Nguyen Tien Duong y Sang Dinh eran los otros parcialmente reconocidos por el público como piezas importantes. De ahí en adelante, todos se reafirmaron inconformes y poco esperanzados de poder vivir alguna satisfacción en este tan crítico 2020.

En su momento, el principio les dio la razón tras un primer juego más que complicado ante los Thang Long Warriors (52-79) y, posteriormente, una derrota por la mínima diferencia de una canasta ante los Nhatrang Dolphins. Sin embargo, como conocemos y denominaron en Vietnam a Weissling, su energía y felicidad mostrada en cada partido iban a cambiar tarde o temprano el desempeño de sus pupilos. Tras dejar escapar tres de sus primeros cuatro retos, la cara de la moneda se volteó y de los ocho compromisos restantes ganó cinco. Ello los colocó como el tercer mejor combinado del torneo y gracias a un triunfo electrizante ante los sublíderes Warriors, con los cuales, en un ciclo normal, comparten ciudad.

El simple hecho de haber barrido la serie contra los Dolphins les daba vida para estar en los playoffs, pero el director técnico quería más. Con todas las probabilidades en contra, querían depender ellos mismos de su clasificación, por lo que explotaron su mejor trabajo defensivo del año para ganarle el primer cuarto del 19 de noviembre por 23-9 al mismo conjunto de Thang Long. Además, lograron encasillar al estelar Robert Crawford en problemas de faltas y solo tuvieron un pequeño susto cerca del final cuando el partido se cerró a tan solo tres unidades. Pero, para esta instancia, el trabajo duro, la inspiración enseñada a sus alumnos y el creer que podían competir con cualquier, produjo sus frutos y, detrás del arco, Nguyen Tien Dong y Sang Dinh trazaron el camino a la siguiente fase con una gloria de 60-73 en su favor.

Foto: Huy Pham / Sport5

“Al principio de la temporada teníamos como objetivo ir a los playoffs y, como pueden ver, lo hicimos”, declaró Weissling después del partido a Huy Pham de Sport5. “Ya sean nuestros próximos oponentes los Warriors o el Saigon Heat, nosotros pelearemos con lo mejor que tenemos y sorprenderemos a los fans con estos Buffaloes”.

La verdad, para estas alturas, Weissling ya no tenía que hacerlo, él ya había sorprendido a todos. Ya fuera por sus tarjetas de colores para señalar jugadas, pedir ayuda a su asistente para ser su mano derecha durante todo el día, sonreír cada segundo de los partidos, festejar cada juego como si fuera una final o por hacer crecer a sus protagonistas fuera y dentro de la cancha, Eric Weissling ya era alguien de impacto para el baloncesto profesional vietnamita. En las semifinales nacionales se tuvo que despedir pronto debido a dos derrotas consecutivas contra los Warriors, pero ya no como ese 52-79 de principios del campeonato, sino batallando de tú a tú.

Por ello, tomando en cuenta todo lo sucedido, el reconocimiento llegó por parte de la VBA después de terminado el torneo para nominar a Weissling, junto a Ryan Marchand (Dolphins) y Kevin Yurkus -campeón con el Saigon Heat-, a la terna por el premio a Entrenador del Año. Mas eso no sería todo porque, así como se ha entregado él por el equipo, la gente alrededor de los Hanoi Buffaloes respeta hoy más que nunca su labor y algunos hasta lo llaman brujo por haber salvado una temporada prácticamente perdida ante el ojo hanoiense.

Hoy más que nunca, sus palabras son recompensadas, no como un profesional que quiere ser solo exitoso en su país o su zona de confort, sino uno que puede comprobar las habilidades obtenidas a lo largo de los años para demostrar su valía y mostrarle al resto del mundo que el coach mexicano también tiene talento: “Los trabajos son difíciles de encontrar y cuando hay una oportunidad, vas a aprender algo y depende mucho de ti y de la mentalidad con la que llegues a un trabajo. Es muy padre esa parte y quiero mostrar a los entrenadores mexicanos que no tienen sólo que trabajar en México. Hay que abrir las oportunidades y hay mucho para aprender.”

Así, él ya ha abierto una puerta muy importante. A pesar de que al final del día Kevin Yurkus fuera el ganador de este galardón por el bicampeonato con el Heat, Weissling encontró un nuevo lugar en el que lo hacen sentir parte de. Por lo tanto, ¿lo veremos regresar para el 2021? No lo duden, y no solo para competir, sino también para ganar en lo más alto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .