🇵🇷 NUNI OMOT: «HABÍA ESCUCHADO MUY BUENAS COSAS DEL BSN Y PUERTO RICO»

El 24 de mayo entra a cancha por primera vez como el nuevo alero de los Leones de Ponce Anunwa Omot, mejor conocido como Nuni. Su llegada se hizo notar desde ese primer juego. No solo sus indiscutibles destrezas como atleta profesional sino la carisma que carga con su sonrisa de oreja a oreja que bien podrían decir de él lo mucho que disfruta el juego.

El 24 de mayo entra a cancha por primera vez como el nuevo alero de los Leones de Ponce Anunwa Omot, mejor conocido como Nuni. Su llegada se hizo notar desde ese primer juego. No solo sus indiscutibles destrezas como atleta profesional sino la carisma que carga con su sonrisa de oreja a oreja que bien podrían decir de él lo mucho que disfruta el juego.

La celebración de sus anotaciones y en particular la de sus compañeros lo hicieron sentir como un refuerzo especial, de esos que los fans del BSN y en particular los de Ponce, pueden agarrarle cariño instantáneo.

“Escuché a un par de jugadores hablar del BSN como liga. Mi agente me lo mencionó mientras estaba en Europa y el equipo para el que jugaba no logró entrar a Playoffs… me preguntó si aun quería jugar y mencionó a PR… ya tenía un par de amigos jugando en la isla y ya había escuchado muy buenas cosas…” contó Anunwa quien promedió 16.9 puntos por juego en su temporada regular en Ponce.

Nuni Omot, quien es natural de Sudán del Sur en África, tiene una historia verdaderamente increíble. Antes de que naciera su familia viajó a Etiopía pera escapar una guerra civil en la que murieron millones de personas. Cuando su hermano era apenas un niño, lograron salir, mayormente a pie, hacia Kenya (400 millas), haciendo las caminatas en la oscuridad de la noche. Esa travesía culminó con ellos en un campo de concentración en las Naciones Unidas donde nace Nuni.

Ya para el 1996 logran mudarse a Minnesota pero su padre, por razones médicas, no pudo entrar a Estados Unidos. Esto significó un cambio en el núcleo de la familia. A su mamá le tocó asumir con mucha valentía ser madre única y tuvo múltiples trabajos para sacar adelante a Nuni y a su hermano. Quienes han presenciado una madre correr todas las bases por sus hijos sabe que aunque puede ser muy fuerte en ocasiones, es una escuela de vida invaluable. Estar atento aun cuando se pasan adversidades puede ser suficiente para aprender a empujarse a sí mismo para dar la carrera.

“…viniendo de África es fuerte porque las probabilidades de salir de allí son bien finitas… ha sido clave la perseverancia por encima de los que duden de eso. Son muchas las personas que no creyeron en mí y eso me ha llevado a trabajar más duro hasta llegar a donde quiero. Aun no estoy en donde quiero llegar pero me siento capaz de llegar a ese punto. Mi familia juega una gran parte, mi mamá… yo fui testigo de lo duro que tuvo que trabajar para mantenernos a mí y a mi hermano y siento la responsabilidad de poder devolverle en la manera que sea posible eso que hizo por nosotros.”, dijo un Omot convencido.

No es secreto que el baloncesto se ha convertido en la vía en la que pudo alcanzar ese objetivo de vida aun cuando tenía otras posibilidades.

“Crecí jugando pelota, corriendo pista y campo y jugando fútbol. Lo que me hizo escoger el baloncesto fue que en escuela superior crecí un montón y rápido… de repente era bien alto y sentí que el baloncesto hacía sentido. Era bien delgado… la pelota y pista y campo se me hacían muy aburridos ya. O sea, era más joven y tenía mucha más energía y me gustaba correr pero mientras más pasó el tiempo más me enamoré del baloncesto.”, recordó Nuni quien ha jugado en la G-League y en las ligas de Macedonia del Norte, Holanda, Turquía, Polonia y Alemania antes de aterrizar en Ponce, Puerto Rico.

Tiene como motivación clave en su vida un propósito que trasciende el juego, “… solo quiero poder servir de inspiración a los chicos de donde vengo y de todas partes del mundo que puedan tener problemas de confianza… yo también he estado en ese lugar de no creer en mí mismo y me enfoqué en seguir trabajando duro y en los momentos en los que he pensado rendirme es cuando más fuerte me tocó ser en no ceder y continuar… manteniendo la fe en mí mismo aun cuando otros no crean en mi… eso me ha llevado más lejos de lo que imaginé.”

Se le puede ver de lejos, si uno se fija. La seguridad que se tiene. Ver al refuerzo desplazarse por las canchas del BSN ha sido un festín y cuando dejas al alero cerca del aro hay tremendo espectáculo con su 6’9” de estatura.

Curiosamente, ese primer juego de Omot fue contra los Vaqueros de Bayamón quienes se la han puesto bien difícil en la Semifinal actual. Hoy, Domingo 31 de Julio, se enfrentan por cuarta vez en una serie que va 3-0 a favor de los Vaqueros de Bayamón. Nuni ha visto su aportación mermarse a 7 puntos por juego en una Semifinal en la que se han visto dominados en todos los aspectos de juego.

“Sé que muchos dudan de nosotros… debemos ajustarnos a lo que mejor sabemos hacer y salir con el pensamiento renovado… siento que vamos a estar satisfechos con lo que hagamos de la serie pero debemos mantener nuestros principios y el resto llega por añadidura.”, mencionó Nuni al tener el difícil inicio de serie Semifinal.

Independiente del resultado de esta noche, sea la oportunidad de “librarla” o el disfrute de al menos haberle dado la pelea al equipo que les ha ganado 3 de 3, pensar a Omot en Puerto Rico es ejemplo vivo de que el mundo sí puede ser bien pequeño.

“Desde que llegué ha sido increíble, honestamente no puedo pedir más, la comida es genial, la cultura, los fans, la hospitalidad… todo ha sido maravilloso. Me han abierto las puertas y me dieron la bienvenida a mí y a mi familia cuando vinieron… me han hecho sentir en casa.”, compartió el jugador con un alcance de brazos que alcanzan los 7’1” de estatura.

Escucharle hablar de cómo lo recibió La Perla del Sur y ver como lo deja todo juego a juego hace que solo quede desearle que alcance ese punto que añora. Hoy por hoy se disfruta sus días “geniales” que describe:

“… comienza con haber tenido 8 horas de sueño, levantarme, meditar, un buen desayuno, relajarme, agarrar el Playstation y jugar con amigos. Ir al gimnasio y hacer el trabajo, almorzar brutal, cenar brutal, pasar tiempo con mi familia, eso… soy bastante simple, no me gusta hacer mucho, me gusta la simpleza, me gusta estar “chilling”, así que cualquier oportunidad para relajarme y disfrutarme lo que la vida ofrece, eso es un gran día.”

El cuarto juego de la Semifinal entre Vaqueros de Bayamón y Leones de Ponce por Punto2 a las 8pm en directo desde el Auditorio Juan “Pachín” Vicens.

Texto y Foto: Prensa BSN

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.