LOS EQUIPOS ARGENTINOS, LOS GRANDES GANADORES DE LA FASE DE GRUPOS DE LA LIGA DE LAS AMÉRICAS

Por Daniel Mérida (@baloncestero)

El pleno argentino en esta primera fase de la Liga de las Américas no es una casualidad. Pese a que ningún equipo argentino es campeón desde que en 2010 lo hiciera Regatas, sí que se están mostrando como los más fuertes de esta temporada y las razones sobre la que se sostiene esta superioridad son varias.

El pleno argentino en esta primera fase de la Liga de las Américas no es una casualidad. Pese a que ningún equipo argentino es campeón desde que en 2010 lo hiciera Regatas, sí que se están mostrando como los más fuertes de esta temporada y las razones sobre la que se sostiene esta superioridad son varias.

El país con más equipos en el torneo. Es una obviedad que si Argentina cuenta con un mayor número de equipos en el torneo, debe ser el país que tenga más equipos en la segunda ronda. Sirva como dato que del 25% de equipos en primera ronda se va a pasar al 50% en la ronda semifinal. De todas formas, que Argentina sea el más representante es una simple consecuencia de las dos próximos razonamientos.

Una mayor estructura. Liga Nacional, TNA y Torneo Federal hacen de Argentina el único país de su entorno con tres divisiones profesionales, lo que hace que el baloncesto argentino sea el que goza de una mayor estructura de toda Latinoamérica. La salud de cada una de esas divisiones y la forma de organización es otra cuestión distinta a este debate, pero sí son unos esquemas fijos y que permiten que sea un baloncesto que siempre esté en crecimiento y permita la aparición de muchos y buenos jugadores. Esta mayor estructura no es producto de un día, sino de la construcción de varios años, y debería hacer que con la brecha de la liga argentina con el resto se vaya abriendo temporada a temporada.

En comparación con otros países, Brasil estrenó la Liga Ouro en 2014 y este año va con récord de participantes con nueve equipos, mientras que el año pasado tuvo 6 y en 2016 fueron 4 equipos los que la disputaron. Chile también tienen dos divisiones, pero quizás el salto de calidad es mucho mayor y la presencia de ligas como la Libcentro y la Liga Saesa también le dan estructura, pero no tanto como ocurre en Argentina.

Uruguay tiene a la LUB y por debajo el Torneo de Ascenso, otros como Puerto Rico, México o Venezuela son ligas cerradas sin ascensos ni descensos, donde los equipos se mudan de ciudad al más puro estilo NBA o incluso piden recesos por una temporada cuando no tienen recursos para salir. Un buen ejemplo de liga en crecimiento sería la de Panamá, una de las ligas jóvenes del continente junto a Colombia, Ecuador o Bolivia y que todavía necesitan seguir madurando algún año más.

¿La liga más saneada y constante a nivel continental? Para esta Liga de las Américas, se da la situación de que no hay federaciones sancionadas, como ocurriera en 2017 con Brasil o 2016 con México. De los amazónicos, Mogi ya clasificó, Paulistano cayó eliminado y Baurú acaba de cerrar junto a Guaros los equipos en semifinales, mientras que los dos equipos mexicanos coincidieron en el mismo grupo y sólo clasificó el campeón Fuerza Regia.

El nivel de los campeones de Uruguay y Chile ha dejado muchísimo que desear en el torneo, pese a que Hebraica venía siendo un clásico y un protagonista de ediciones anteriores. La falta de ritmo de los equipos de Puerto Rico repitió un año más con principal razón de su eliminación en esta primera ronda, a pesar de presentar planteles de primer nivel, que con más tiempo de preparación serían clarísimos candidatos al título. De hecho, Leones de Ponce alcanzó la Final Four el año pasado.

De Venezuela, poco que contar, con un país sumido en un gran problema económico y social, una LPB como fiel reflejo de esa problemática y sólo el caso extraordinario de Guaros de Lara sobrevive con la varita mágica de la familia Hernández. Este año tenían tres cupos y sólo los bicampeones dijeron presentes, yendo los otros dos cupos para Ferro y Baurú.

Mayor rodaje y ritmo de partidos. A pesar de los mandatos de FIBA, el baloncesto en Latinoamérica siempre se ha caracterizado por la alternancia de ligas en los diferentes meses del año. Argentina suele ser la primera en comenzar, junto a Uruguay y Chile, México y Brasil algunas semanas más tarde, Venezuela y Puerto Rico siempre se iban hasta los meses de marzo o abril, otras como República Dominicana arrancaban en junio y otras incluso han tenido diferentes fechas en función de si había sponsor esa temporada, equipos suficientes o infinitas combinaciones que hacían retrasar los torneos.

El caso más particular de todos ellos quizás sea el del baloncesto dominicano, cuya Liga Nacional solía empezar la última en la temporada e incluso cuando ninguna de las demás estaba ya en juego, pero que tiene multitud de torneos regionales que se disputan a lo largo del año para mantener viva a la pelota naranja durante casi los doce meses del año. Sin embargo, este va a ser un año donde varios de los torneos se van a jugar a lo largo del mes de febrero, para unificar calendarios y adaptarse a las ventanas FIBA.

Comparativa con la Liga Sudamericana. El dominio de equipos argentinos y brasileños en el otro torneo continental, aunque en los últimos años fue más brasileño, podría hacer presagiar un mayor número de éxitos para los argentinos en los últimos años y no ha sido así. Que los últimos dos subcampeones de la Liga Sudamericana sean argentinos y la presencia de Bahía Basket en la última Final Four son noticias positivas y unos magníficos presagios en ese sentido.

Tener que jugarse una clasificación en tres días consecutivas y muchas ocasiones tras un largo e incomodo viaje, trastoca los planes iniciales y los pronósticos en casi todos los casos y suele permitir sorpresas en la Liga de las Américas. La lógica dice que el “sorteo” repartirá a los cuatro argentinos entre los dos cuadrangulares semifinales y se jugarán el billete a la gran final ante Fuerza Regia, Mogi das Cruzes y los dos clasificados de este próximo fin de semana, que a priori deberían ser Baurú y Guaros de Lara.

Teniendo en cuenta esto, ¿es posible soñar con un pleno argentino también en la Final Four?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.