🇲🇽 LIBRETA DE APUNTES: MÉXICO SALVA EL ERROR TOSCANO EN LA VENTANA

Por Jorge Herrera (@jorgehenav)

La Selección Mexicana comenzó la última Ventana FIBA con la difícil decisión de haber llamado a Juan Toscano en vez de Daniel Amigo. Ello los llevó a una derrota con Colombia que parecía su sentencia, pero la luz les permitió vivir en Brasil. ¿Qué sucedió en cada juego? ¿Necesita la Selección de una NBA solo por jugar ahí?

Mientras Sergio Valdeolmillos se mantuvo como entrenador de la Selección Mexicana, el conjunto azteca vivió una estabilidad y respeto pocas veces visto en nuestro básquetbol. El orden fue ganando terreno para tener concentraciones adecuadas, una base de jugadores para cada convocatoria y una competición seria en cada torneo. Desafortunadamente, tras su salida, todo eso se perdió y empezamos a ver un ir y venir de entrenadores que poco pudieron hacer para mantener a México en una buena posición. Siendo ocho los que pasaran en un lapso de diez años, ahora Omar Quintero luce como el salvador; su trabajo ha puesto a la Selección en buena imagen, pero en la última Ventana FIBA estuvo cerca de perder ese prestigio.

Terminando la temporada de la NBA, la República se sacudió al celebrar la noticia de tener al primer mexicano en la historia como campeón de la liga. Al ser parte de los Golden State Warriors, el mexicoamericano de Oakland, Juan Toscano, pudo alzar el trofeo Larry O’Brien y ese puso todos los reflectores sobre de él. A pesar de tener mínima participación en la recta final de la campaña, el alero se convirtió en uno de los elementos más populares del equipo y, por consecuente, la afición que poco sigue el baloncesto azteca comenzó a pedirlo de vuelta en el representativo nacional.

La última vez que Toscano-Anderson había utilizado un jersey verde había sido en diciembre de 2018 y, debido al tema de tener que participar como nacionalizado, su convocatoria cada vez se hacía más complicada, por lo que ya no era considerado en los sistemas a poder crear y más cuando llegó a la Asociación. Como bien sabemos, no es común que los jugadores tengan las facilidades de representar a su país y en México -por la mala organización- es aún más difícil. Sin embargo, para esta ocasión, el título, el arribo a los Lakers y el cambio de agencia a Klutch Sports, empujaron una situación que estuvo cerca de provocar un desastre para el proyecto de Quintero y sus aspiraciones al Mundial de Filipinas-Japón-Indonesia 2023.

JUAN TOSCANO NO DEBIÓ HABER SIDO CONVOCADO

Foto: FIBA

Para la cuarta ventana de la Eliminatoria, México iniciaría su andar en la segunda fase enfrentando a los combinados de Colombia y Brasil: el primer reto debía ser un juego a modo y en el segundo se esperaba ver de qué estaba hecha la quinteta de Quintero ante rivales de mayor calibre. El roster prácticamente estaba definido para lo que se había disputado en encuentros anteriores, pero el tema de Juan Toscano se presentó para la disrupción del mismo.

Así como lo comentó el secretario general de FIBA, Andrea Zagklis, la Federación no tiene una sola intención de cambiar los espacios que pueden ocupar los nacionalizados en los equipos. Esto entonces pone contra la pared a Quintero y su staff técnico porque la siguiente pregunta se presentó: ¿Ir con el chico popular campeón de la NBA o respetar el proceso y sistema llamando a Daniel Amigo? Lo lógica del deporte te pediría decidieras por la segunda opción, pero los factores externos como la NBA, la publicidad y el marketing, tuvieron mayor peso y en la lista final nos encontramos con el hijo de madre michoacana tomando el lugar de Amigo.

Haya cedido el lugar o no como lo comentaron las autoridades de la Selección, Toscano no debió haber sido parte de este grupo pensando en la instancia crucial en que se encuentra la Selección. El ahora miembro de los Lakers no conocía el sistema de Omar, su posición -afortunadamente- está bien cuidada con talento para competir a nivel FIBA y el restar al único pívot de calidad en el grupo cobraría factura sí o sí. México no es Estados Unidos -un conjunto de individualidades-, se ha creado un grupo donde cada hombre ofrece juego clave en la planeación de Quintero y tampoco es como que el juego de “JTA” fuera de súper estrella para no poder prescindir de su talento. Desde el punto de vista personal, no porque pertenezca a la NBA lo hace automáticamente un basquetbolista fuera de serie en FIBA. ¿O hay que recordar cómo sufrió Antetokounmpo en su incursión en China 2019?

Además, si uno observa al rival previo a lo que fueron los partidos, ¿quién consideraba que era un plus la presencia de Toscano cuando perdías a Amigo y había que enfrentarse a pívots como Jaime Echenique, Andrés Ibargüen, Augusto Lima, Lucas Mariano y Cristian Felicio? Ni siquiera contando con Edgar Garibay se hubiera justificado la decisión.

LA TERRIBLE SORPRESA DE PERDER CONTRA COLOMBIA

A grandes rasgos hemos visto cómo el cambio de plantel podía ser erróneo para México. Ahora, con partido definido y perdido, podemos acercarnos aún a más argumentos.

Foto: FIBA

A pesar de todo y aunque Colombia venía de vencer a Brasil en tiempo extra, la línea se mantenía en que los guerreros tenían que ganar sí o sí en Chihuahua y al principio del encuentro lo dejaban claro en dos parciales casi perfectos. El primero fue totalmente suyo, pero, al momento de tener a Alex Pérez y Toscano en cancha, la velocidad de tiro, que caracteriza el juego del coach, fue disminuyendo al tener a dos hombres exteriores que no tienen tiro de media y larga distancia como es el caso del resto en Paul Stoll, Gabriel Girón, Orlando Méndez y Paco Cruz. Sin embargo, eso ni el desgaste de piernas en pintura afectó el resultado y los locales se irían con cerca de una ventaja de 20 puntos al descanso.

Desafortunadamente, después de los libres fallados por el campeón NBA, Colombia comenzó la reacción desde el perímetro con Braian Angola. México empezó a sentir la presión y esta se reflejaba en el reclamo de faltas no marcadas a su favor. Ganando por diez, Toscano se fijaba más en ello y su error personal fue no cuidar las suyas, poniéndose en peligro con poco más de tres minutos por jugar en el tercer cuarto. Además, alrededor de él se caía el equipo porque los anotadores desaparecieron, al no desahogar juego en pintura, la lejanía se fue desgastando al grado de que se terminaría la segunda mitad con apenas 25 puntos.

La defensa también estaba deshecha con los cafetaleros empezando a ganar rebotes ofensivos al por mayor y, con un Alex Pérez que poco defiende, jugar cuatro contra cinco no mejora para nada las cosas. Jorge Gutiérrez merecía par de minutos más -jugó un total de 25-.

Temprano en el último periodo es cuando todas las deficiencias salieron a relucir, tanto en duela como el banquillo. Las tablas en ataque por Colombia las regalaban como en feria del pueblo, el arbitraje afectó en ofensiva a México y las piernas a los rebotes se habían terminado. Irwin Ávalos, Héctor Hernández e incluso Gael Bonilla tuvieron que ser recambios con más actividad para evitar esta última situación y el llamar al público a gritar por los suyos no iba a ser la mejor solución para salvar el partido. Tampoco la respuesta frente al aro se presentaría y la última jugada fue mal ejecutada al aislar a Stoll y decidir que Girón tomara el triple cuando había que liberar a Gutiérrez y Cruz para hacerlo.

Para este entonces, Toscano ya estaba expulsado y sin ser el líder que ha comentado ser al estar escondido en la banca cuando el resto volaba eufórico en cada gran oportunidad de sus compañeros para ganar. El tiempo suplementario fue totalmente de Colombia gracias a la ferocidad del ya mencionado Ibargüen y sin mucho que reconstruir al frente, el boleto al Mundial entró en suma peligrosidad considerando que Puerto Rico había vencido horas antes a Brasil.

LA CAÍDA DEL HÉROE

Foto: FIBA

Con gran narrativa, la historia del héroe nacional terminó por caerse después de la derrota ante Colombia. Pocas horas más tarde, el departamento de comunicación de la Selección informó que Juan Toscano y Alex Pérez se separaban de la concentración para resolver asuntos profesionales y personales. En el caso de Pérez se trató como tema personal y, por Toscano, apareció la excusa recurrente del jugador NBA: desistir para poder preparar la siguiente campaña con su nuevo equipo.

Por el armador no es la primera vez que deja a Omar Quintero -ya había rechazado un llamado después de que el coach lo fuera a invitar en Turquía-, mientras que con Toscano todo juega en contra. En el nuevo contrato con su agencia se estipula que tenía que jugar con la Selección (sin definir la cantidad de partidos) y los Lakers y la NBA ya le había concedido el permiso para jugar toda la Ventana y también la Americup a disputarse en septiembre. Así que su “enorme” compromiso con el combinado tricolor se quedará en cuestión al ser visto también al día siguiente preparando su temporada en una boda que compartió vía TikTok. Desconozco si ello le siga dando pie para ser la figura, héroe y líder en esta que, por supuesto, no es su Selección.

Para el actual proceso con destino a Asia, ninguno de los dos debe ser llamado de nuevo.

EL RENACER EN JARAGUÁ DO SUL

Con la despedida de estos dos, Daniel Amigo tuvo la oportunidad de volver en el espacio de nacionalizado y ello le cayó como anillo al dedo para Omar Quintero y todo el grupo para el trabajo en cancha.

Teniendo a Fabián Jaimes y Amigo en pintura, la tranquilidad volvió por completo y se convierte en una gran pareja a nivel continental. Gracias a la rotación que esto permite, la diferencia en protección del aro se hizo notar ante Brasil al permitirles menos rebotes que a Colombia (47 vs. 52) y diez puntos menos en la pintura (30 vs. 40).

Foto: FIBA

Pensando que la derrota en Puerto Rico sería un despertar para los cariocas, lo peor se esperaba en contra de los aztecas. No obstante, como dijo Omar Quintero después del triunfo por 72-82, este grupo es el equipo con el que comenzaron, el que se conoce, y ellos mismos supieron salir adelante después de su primer descalabro en casa. Tal se notó que en el primer cuarto devoraron con defensa a Brasil al provocar un sinfín de pases erróneos y robos que acababan en puntos para México.

El control del marcador siempre estuvo en su poder y, las dos veces que los dirigidos por Gustavo Conti pudieron romper la muralla, ahora sí hubo reacción en ataque para los norteamericanos que supieron detener siempre la ofensiva decisiva de ellos para igualar el score. Detalles mágicos eran la manera de encajonar al rebote, la realización de pick and rolls con Amigo y poder desahogar el movimiento del balón en el área colorada para después ver los triples de todos. Desde Irwin Ávalos, que tuvo una actuación más que destacada con 16 puntos, hasta Paul Stoll, que se fue perfecto detrás del arcoíris y con el lanzamiento que mandó a enfriar los corazones brasileños en el cierre del encuentro.

Sin ir hacia el partido perfecto, México aún sufre en no dejar que el rival sea quien defina el ritmo de juego y eso estuvo por perjudicarlo cuando añadimos el terrible arbitraje que se presentó en el periodo final y en toda la ventana en distintas sedes. Afortunadamente para ellos, esa superioridad de diez puntos se recuperó y la felicidad del combinado se hizo notar cuando se vio la sonrisa de Gael Bonilla en el triple de Stoll y que el joven diamante del Barcelona finiquitara en el duelo con una tapa en la esquina del tabloncillo.

VENTANA DE ESPERANZA PARA EL FUTURO

Puede ser que la meta de la Ventana luzca igual de cómo se imaginaba, ganar uno y perder el otro, mas no es solo eso. Haber ganado en Brasil cambió por completo la situación del grupo E, ya que se ha abierto la puerta a que se tengan dos boletos disponibles para asistir a la justa mundial -Estados Unidos prácticamente tiene asegurado uno de los tres con marca de 7-1-. México, Brasil y Uruguay tienen récord de 5-3 y Puerto Rico únicamente está un juego debajo de eso (4-4).

Muchos creen que el mejor cuarto lugar saldrá del grupo de Venezuela y Argentina, por lo que México tiene que asegurar lo que hoy tiene en sus manos. La siguiente ventana se juega totalmente en casa ante Brasil y Uruguay, último rival “desconocido” en la Eliminatoria. Ante los charrúas, la mayor preocupación será tener el perímetro en su mejor nivel, esto debido a que no será tarea fácil jugarle de tú a tú a Jayson Granger y su compañía conformada por Bruno Fitipaldo, Luciano Parodi, Joaquín Rodríguez y hasta Santiago Vescovi, graduado de la NBA Academy Latinoamérica.

Se especula que la Ciudad de México sería la sede para estos enfrentamientos, así que regresar a cualquier plaza en la capital debería de dar mucho mejor apoyo a un equipo ya conformado y conocido en su totalidad. Sin movimientos sorpresa a nivel interno y creyendo que se verá a una Brasil similar, México ahora tiene la misión clara y alcanzable: ganar sus cuatro juegos restantes y volver a una Copa del Mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.