LOS HEREDEROS DE CARLOS ARROYO

Por Daniel Mérida (@baloncestero)

Cuando el mejor jugador en la historia del baloncesto de un país está en la recta final de su carrera, queda siempre el duro momento de elegir quién será su sustituto en la selección nacional y quién será el encargado de tomar su liderazgo en la cancha y en el vestuario. En muchas ocasiones, ese jugador no existe o puede que esté desarrollándose y no esté preparado para asumir esa responsabilidad o simplemente esa pesada carga acaba distribuyéndose entre varios jugadores.

Alex Abreu y Carlos Arroyo (Foto: BSN)

Cuando el mejor jugador en la historia del baloncesto de un país está en la recta final de su carrera, queda siempre el duro momento de elegir quién será su sustituto en la selección nacional y quién será el encargado de tomar su liderazgo en la cancha y en el vestuario. En muchas ocasiones, ese jugador no existe o puede que esté desarrollándose y no esté preparado para asumir esa responsabilidad o simplemente esa pesada carga acaba distribuyéndose entre varios jugadores.

En ese punto se está viendo la selección nacional de Puerto Rico desde este pasado verano cuando Carlos Arroyo ya no formó parte del combinado del país caribeño que disputó la FIBA AmeriCup. El entrenador Eddie Casiano y su cuerpo técnico formado entre otros por los asistentes Omar González o Manolo Cintrón dieron una lista de 56 jugadores varias semanas antes del inicio del torneo, una lista donde aparecían varios de los bases de la nueva generación de jugadores que se está gestando en la Isla.

“Este nuevo sistema de competencia FIBA nos obliga a tener un banco de talento más amplio debido a la disponibilidad que puedan tener estos jugadores para las ventanas clasificatorias”, explicó Alfredo Morales, director de operaciones del Programa Nacional. “Tuvimos que ampliar el listado y depende de la disponibilidad y salud de los jugadores se estará evaluando para cada ventana en particular”

Además del descubrimiento del pívot Tyler Davis y el alero Ramón Rivas Jr (hijo del mítico pívot de FC Barcelona y Taugrés) y la llegada de Gian Clavell a la NBA, son varios los bases que ya han entrado en los planes de la FBPUR de cara a un futuro próximo. Algunos de esos ejemplos son Gary Browne o Alex Abreu, graduados ambos en la NCAA en 2015, y Ángel Rodríguez, que se graduó en 2016. Estos cuatros nuevos nombres se sumaron en esta última convocatoria a nombres más experimentados como Carlos Rivera, Denis Clemente o Joseph Soto.

“El próximo Carlos Arroyo posiblemente no ha nacido todavía”, explicaba el experimentado Manolo Cintrón. “Para que un jugador puertorriqueño llegue al nivel que él ha llegado tiene que quererlo como meta desde joven. Carlos siempre quiso llegar a la NBA y ese siempre fue su norte. No era jugar colegial o llegar solo al BSN. Él siempre pensó en grande y trabajó para eso.  Su visión de cancha es otra cosa y metía canastos grandes. Hay chamacos talentosos, pero ahora mismo no veo un reemplazo de ese nivel”

“En Puerto Rico hay un montón de talento entre las edades de 13 a 20 años en la posición de armador, pero que tengan la ética de trabajo de Carlos es otro cantar”, explicó el entrenador Omar González. “En la ética de trabajo es que estriba todo. Carlos no se construyó en un día. Ahora mismo hay mucho talento joven, pero ninguno tiene todas las herramientas que tiene Carlos. Tienen que construirlas para llegar a tener la consistencia que él ha tenido”

Carlos Arroyo y Gary Browne (Foto: Archivo ENDI)

Gary Browne (24 años y 1.85 metros) es el que más creció en la pasada temporada. El del barrio sanjuanero de Cupey se graduó en 2015 en la universidad de West Virginia, pero la pasada temporada fue la suya primera completa como jugador profesional. Browne fue nombrado Mejor Progreso del pasado BSN y se llevó un merecido premio como MVP de la temporada, liderando al equipo revelación Atléticos de San Germán con promedios de 11.8 puntos, 6.4 rebotes y 7.5 asistencias y siendo el complemento para dos jugadores como Devin Ebanks y Justin Keenan y junto a los que conformó el particular Big Three del equipo de la ciudad de las Lomas.

“Tuve que prepararme mentalmente más que físicamente. Sabía que iba a ser pieza grande en el equipo de San Germán y en la temporada muerta trabajé todos los días en la YMCA”, explicaba el base. “Mi lema siempre es ‘Stay with it or get lost’ que significa que tengo que mantenerme trabajando para no perderme. Si dejas de trabajar puedes perderte y quedarte en el montón. Nunca salgo satisfecho de un juego ganemos o perdamos porque siempre hay espacio para mejorar”

Esta temporada jugará en la Winner League de Israel con el Ironi Nes Ziona y ya ha destacado en los primeros partidos del torneo, con dobles dígitos en anotación en los tres primeros partidos y consiguiendo su primer doble-doble en la segunda jornada ante Galil Gilboa.

Eddie Casiano y Alex Abreu (Foto: BSN)

Alex Abreu (26 años y 1.80 metros) también está viviendo su segunda temporada como profesional tras graduarse en West Georgia en 2015 y dejar atrás problemas legales por tráfico de drogas cuando estaba en la universidad de Akron. Tras superar esa etapa oscura, Abreu ya ha jugado en cinco países diferentes: República Dominicana, México, Puerto Rico y Venezuela. Fue precisamente en este último donde el de Bucaapla tuvo sus mayores éxitos en el pasado curso baloncestístico, donde se proclamó campeón de la Liga de las Américas con Guaros de Lara formando una interesante pareja de bases con el internacional venezolano Heissler Guillent. Más tarde, volvió a Puerto Rico para liderar a Santeros de Aguada por segundo torneo consecutivo, donde fue el segundo máximo asistente sólo por detrás de Gary Browne.

“Estoy claro que hay que reemplazar una gran figura puertorriqueña, pero todo el mundo tiene que entender que ni Carlos Arroyo ni José Juan Barea se hicieron de un día para otro”, explicó el base este verano en la concentración de la selección. “Que me mencionen como uno de los posibles nombres es un orgullo, pero queda mucho trabajo para llegar ahí. Los logros que Carlos Arroyo tuvo cuando jugó en la NBA, en Europa o jugando con la selección de Puerto Rico son tantos que no me puedo enfocar en ser Carlos Arroyo”

Ángel Rodríguez

Ángel Rodríguez (24 años y 1.80 metros) vive su segunda temporada como profesional en el Maccabi Haifa israelí. El de San Juan empezó su año rookie con el Cholet de la Pro-A francesa después de ser una prometedora etapa en sus cuatro años con las universidades de Kansas State y Miami, con promedios de casi 12 puntos y 4 asistencias en su año senior. Pese a sus buenas sensaciones en el PIT, finalmente no fue drafteado.

Hay otros nombres a tener en cuenta para ese puesto de base, aunque ninguno de ellos ha formado parte todavía del Programa Nacional. Algunos de estos nombres son el NBA Shabazz Napier o los recién llegados a la NCAA Tremont Walters (Lousiana State) y José Alvarado (Georgia Tech).

“Ángel, Alex y Gary traen juventud. No tienen la experiencia pero están bien preparados”, explicó el seleccionador Eddie Casiano antes de la última convocatoria. “Tienen mucho deseo y hambre de demostrar. Eso es algo bien positivo. No obstante, si van a compararlos con Carlos, obviamente ninguno aún ha sido elite a nivel mundial todavía.  Está en ellos seguir mejorando, aspirar a más y elevar su techo

Carlos Arroyo (Foto: BSN)

“No hay cómo reemplazar a Arroyo ni a Barea”, siguiendo explicando el entrenador de 55 años. “Son muchos años de experiencia internacional. Son jugadores muy buenos y es algo bien difícil. Es como reemplazar a Piculín Ortiz. Los tres vinieron desde categorías menores. Muchos de nuestros jugadores es que su techo es muy bajito, no aspiran a la grandeza y se conforman con ser un poco buenos y no trabajan para ser excelentes. Carlos Arroyo era de los tipos que entrenaba más de dos horas con Julio Toro, que eran de los entrenos más duros que había y luego se iba por ahí a jugar cinco contra cinco dos horas más. Ese era el fuego que tenía para llegar a donde quería”

Tras el quinto puesto en la reciente AmeriCup, la selección de Puerto Rico tiene una nueva oportunidad de poner en juego a esta nueva generación de bases con el arranque de la clasificación al Mundial de China 2019, que los boricuas inaugurarán el jueves 23 de noviembre a Estados Unidos en la ciudad de Florida y posteriormente continuarán en Cuba ante el equipo nacional del país caribeño. Alex Abreu, Gary Browne y Ángel Rodríguez entraron en la preselección de 24 jugadores que se hizo pública hace unos días. ¿Será una nueva oportunidad de ver si alguno de ellos puede tomar el testigo de Carlos Arroyo?

Artículo publicado originalmente
en el #14 de Fullbasket Magazine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s