🇨🇺 LA EVOLUCIÓN DE KAREL GUZMÁN

Por Henry Morales (@henrysoyyo86)

A Karel Guzmán tuve la oportunidad de verlo en acción desde sus comienzos, por aquellos años formaba parte de la nueva generación de Capitalinos que venía emergiendo en la Liga Superior de Baloncesto. En aquella nómina figuraba junto a otro estelar de su generación como Jasiel Rivero en un equipo comandado por los experimentados Orestes Torres y Lisván Valdés.

A Karel Guzmán tuve la oportunidad de verlo en acción desde sus comienzos, por aquellos años formaba parte de la nueva generación de Capitalinos que venía emergiendo en la Liga Superior de Baloncesto. En aquella nómina figuraba junto a otro estelar de su generación como Jasiel Rivero en un equipo comandado por los experimentados Orestes Torres y Lisván Valdés.

Guzmán es un alero que alcanza los 1.90 metros de altura, sin embargo cuando se queda suspendido en el aire parece alcanzar las estrellas con sus saltos dotados de una potencia increíble. Su evolución da al traste con el momento histórico que le tocó vivir, puesto que coincidió con la apertura del Deporte Cubano al profesionalismo, cosa que lo catapultó a evolucionar como basketbolista.

Karel nació en el municipio de Boyeros, al sur de la La Habana. Apenas casi recién cumplidos los 20 años de edad llegó a la máxima división del baloncesto cubano con el equipo insignia del basket habanero, Capitalinos. Luego de disputar tres Ligas Superiores de Baloncesto en Cuba (LSB), por aquellos años en La Habana todos veían que estaba tocando techo en el nivel nacional y era hora de probarse fuera. Quizás como anillo al dedo le cayó la participación de Capitalinos en Liga de las Américas 2016, donde frente a los Guaros de Lara dejó una actuación bastante respetable anotándole 20 cartones para liderar la ofensiva cubana. Al estar expuesto a la vista de los cazatalentos, era tan solo cuestión de tiempo para que se fijarán en él.

Guzmán vió recompensado su talento y trabajo al ser firmado por el club argentino Ciclista Juninense. Su llegada al club dio pie al escepticismo, a lo cuál le salió al paso con grandes actuaciones y plasmar en su primera temporada fuera de Cuba un promedio de 16.8 puntos, 4.3 rebotes, 1.8 asistencias, 1.8 robos y 0.3 tapones, en 30.8 minutos en cancha. Sus formidables desempeños en partidos clave hicieron que el Ciclista Olímpico de La Banda lo firmara por tres años apostando fuertemente por el cubanito.

Su llegada a Olímpico se dio para suplir al ex-NBA Dionte Christmas. A su arribo al Negro se apoderó casi instantáneamente de la titularidad y sus notables condiciones físicas le han hecho resaltar en La Liga Argentina. En más de una ocasión dejó muestras de su calidad en la cancha que le otorgan un nombre dentro del gremio de periodistas que siguen la competición del país sudamericano.

Hijo de la espectacularidad es la denominación que merece Karel Guzmán, el muchacho evolucionó en los últimos dos años a una velocidad tremenda. Hoy es capaz de hacer unos mates que levanten todo un auditorio o hasta de romper las tablas de un aro debido a su descomunal fuerza cuando se cuelga del mismo. El chico indudablemente es un show, un tipo vistoso que gusta del básquet espectacular y urbano. Vale destacar que ocasiones parece que Karel juega como si extrapolarse su persona a una cancha de cemento en algún lugar de La Habana. Su facilidad en la penetración, su velocidad de desplazamientos en la conducción del balón son virtudes no menos despreciables de las cuales presume.

Aún su margen de crecimiento es amplió, mejorar su puntería desde la línea de tres puntos, su regularidad en el día a día y sobró todo su nivel de juego son cosas en las que deberá enfocar su trabajo el habanero. La verdad que a sus 24 años de edad aún creo que podría llamar la atención de un grande de la LNB o quién sabe si una llamada de la ACB hace sonar su teléfono, si logra mejorar los aspectos anteriormente mencionados quizás estas predicciones de alguna manera pudieran convertirse en realidad.

Karel solo tiene una persona que lo puede detener en su camino y es el mismo. Un gran futuro por delante se le vislumbra en el horizonte, mejorar en si mismo no es una opción si no más bien es una inversión de tiempo, ganas y amor a su juego.

Osmel Oliva(izquierda) marcado por Karel Guzmán (derecha)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.